El seminario, misión de todos

Carta de
Mons. D. Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

2017_morga_iruzubieta_celso

Domingo 17 de marzo de 2019

Queridos fieles:

“El Seminario, misión de todos” es el lema para este año del Día del Semanario. La jornada se celebra el 19 de marzo, solemnidad de San José. En las comunidades autónomas, en las que San José no es festivo, como sucede en la nuestra, se celebra el domingo más cercano.

Este año, el 17 de marzo, segundo domingo de Cuaresma. El lema quiere remarcar cómo las vocaciones al ministerio sacerdotal son un regalo de Dios a toda la Iglesia, que, por tanto, requiere la participación activa de todos los fieles como miembros del Cuerpo de Cristo. Es un lema que invita a cada una, a cada uno de los católicos, a meter el corazón -todo entero- en esta tarea. Para todos los que amáis de corazón a la Iglesia, que gozáis y sufrís con Ella, esta es ahora una tarea prioritaria.

Hago una llamada a todos los padres y madres, a todas la familias cristianas, a todos los sacerdotes, a los profesores, a los enfermos, a los niños y jóvenes, a las parroquias, a las asociaciones y cofradías de nuestra Archidiócesis, a todos los que tenéis “a cuore” la Iglesia para implicarnos todos a una en esta tarea prioritaria. Convencidos de que es Dios mismo quien modela el corazón de cada cristiano pero que se vale de cada una, de cada uno de los fieles, como instrumentos libres, para llegar al corazón de las personas. Sobre todo, debemos estar convencidos de que escuchará nuestra oración, si la hacemos con fe y es una oración perseverante. “Rogad pues al Dueño de la mies…”. Esas palabras del Señor no pueden fallar. Falla nuestra oración, que no es lo suficientemente fiel y perseverante.

Su designio salvador como Padre, llevado a cabo mediante la encarnación, muerte y resurrección de su Hijo y la acción perenne del Espíritu Santo, está siempre operando en el mundo, para que la Iglesia crezca incesantemente en número y en santidad y para que haya bautizados que puedan escuchar su voz que llama constantemente a algunos a un servicio de ministerio sacerdotal sin vuelta atrás.

No podemos pensar: “Eso es cosa de Dios” o “Vamos a pasar página y pensar en una Iglesia solo laical”. Sabemos qué Iglesia ha fundado Cristo. No hay otra ni podemos inventar otra. Y en esta Iglesia querida por Cristo, Él, para llevar a término su designio salvador, quiere siempre implicarnos; quiere que nosotros prestemos nuestra colaboración. Pensemos lo que significa ser, de verdad, el Cuerpo Místico de Cristo o ser el Pueblo de Dios.

Hemos de poner de nuestra parte lo que Él nos pide en esta tarea. Aquí entra en juego nuestra libertad y responsabilidad. ¡Qué pena si no secundáramos su voluntad de salvación!

morga_firma
 Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s