El amor cuida la vida

Carta de
Mons. D. Julián Barrio Barrio
Arzobispo de Santiago de Compostela

2017_barrio_barrio_julian

Jornada por la Vida 2019

Queridos diocesanos:

Hoy, día 25 de marzo, celebramos litúrgicamente la solemnidad de la Anunciación del Señor. En este contexto la Iglesia en España celebra la Jornada por la Vida. “El amor cuida la vida” es el lema para orientarnos en nuestra reflexión y compromiso cristiano.

La apuesta por la defensa de la vida se fundamenta en la dignidad integral de la persona, preocupación mayor en medio de una cultura post-humanista en la que el valor de la vida humana se va diluyendo. En alguna ocasión nos hemos sentido interpelados cuando alguien se pregunta si la vida de tal o cual persona, ante el sufrimiento que experimenta por una enfermedad o un proceso de envejecimiento, “merece la pena ser vivida”. Pues sí, toda vida merece la pena ser vivida desde la dimensión del amor y del sentir religioso que no desaparecerá jamás porque no se puede eliminar del corazón del hombre la promesa sobre el significado  de la propia vida.

“Nadie tiene amor más grande que el da la vida” (Jn 15,13). Hemos de ser conscientes de que la vida está para darla y de que o la damos o se nos disipa porque no la podemos almacenar. Jesús nos dijo que había venido para que tuviéramos vida y la tuviéramos en abundancia (cf. Jn 10,10). Y él entregó su vida por nosotros. “Unidos en un único amor, creer en el amor que Cristo  nos tiene y al que nos llama implica una «lógica nueva» que necesariamente hemos de asumir y enseñar”[1].

En esta Jornada tomamos conciencia de que hemos de avivar nuestra sensibilidad y responsabilidad en el cuidado y en la defensa de la vida humana, realidad “sagrada” de la que somos responsables, y “valor innegociable”,  en cualquier circunstancia o condición, que no se puede considerar como una mercancía “con la que se comercia y se manipula al propio gusto”. El papa Francisco menciona entre otros “horrores” de la “cultura del descarte” el hecho de que muchos niños no lleguen nunca a ver la luz, víctimas del aborto. El aborto no es un asunto sujeto a supuestas reformas o modernizaciones, porque no es progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana[2]. Es más, “no se puede construir una sociedad democrática, libre, justa y pacífica, si no se defienden y respetan los derechos de todos los seres humanos fundamentados en su dignidad inalienable y, especialmente, el derecho a la vida, que es el principal de todos”[3]. “El Evangelio del amor de Dios al hombre, el Evangelio de la dignidad de la persona humana y el Evangelio de la vida son un único e indisoluble Evangelio”[4]. Por esto, “solo es posible ver en verdad la vida humana desde la luz de ese amor primero de Dios, donde encuentra su verdadero origen. Esto es lo que hace proclamar a la Iglesia con fuerza: la vida es siempre un bien. Ha nacido de ese amor primero y por eso pide ser acogida y reconocida como digna de ser amada. No hay vidas humanas desechables o indignas que puedan ser por eso mismo eliminadas sin más. Dios es el garante de su vida… Reconocer la dignidad de una vida es empeñarse en conducirla a su plenitud que está en vivir una alianza de amor”[5].

Agradecemos la dedicación de tantas personas que, tanto en instituciones eclesiales como civiles, trabajan incansablemente, apoyando y acompañando la realidad de la vida. Proteger y defender la vida humana desde el instante de su concepción hasta la muerte natural es tarea de todos. La vida humana aunque se vea afectada por la vulnerabilidad siempre merece ser vivida. “Las personas discapacitadas nos muestran la grandeza de su corazón y de su existencia. Son los campeones de la vida por su coraje, un ejemplo para todos y un verdadero testimonio de la grandeza de su existencia. Reflejan los valores más genuinos del ser humano, que posee un valor infinito con independencia de cualquier condicionamiento físico, psíquico, social o de cualquier otra índole. Son personas grandes, capaces de darlo todo, capaces de enriquecer a los demás y capaces de acoger a todos”[6]. La experiencia nos dice que cuidar la vida por amor es recibir amor. Bien lo saben sobre todo los padres.

Orar por la vida

Es necesario que cada comunidad cristiana, cada grupo o asociación, cada familia, y cada creyente, rece al Dios Creador, defendiendo la vida en unión con otras personas que sin ser creyentes consideran “el derecho a la vida de todo ser humano como patrimonio común de la razón humana”. Que el Señor por la intercesión maternal de María santísima, nos conceda la gracia de que vaya creciendo el respeto por el carácter sagrado de la vida y aumente cada vez más el número de quienes contribuyen a favorecer en el mundo la cultura de la vida.

Os saluda con afecto y bendice en el Señor,

firma_barrio
 Julián Barrio Barrio
Arzobispo de Santiago de Compostela


[1] Mensaje de los Obispos de la Subcomisión de la Familia en la Jornada por la Vida 2019.

[2] Cf. FRANCISCO, Evangelii gaudium, 213-214.

[3] Nota de la CCXXXIII Comisión Permanente de la CEE, 2.

[4] JUAN PABLO II, Evangelium vitae, 2

[5] Mensaje de los Obispos de la Subcomisión de la Familia en la Jornada por la Vida 2019.

[6] Nota de los Obispos de la Subcomisión de la Familia en la Jornada por la Vida 2015. 4.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s