Como nosotros, también en la tentación

Carta de
Mons. D. Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

2017_morga_iruzubieta_celso

Domingo 31 de marzo de 2019

Queridos fieles:

Comenzábamos la Cuaresma recordando las tentaciones de Jesús en el desierto. Es una escena de los Evangelios llena de misterio, que debemos meditar pidiendo al Señor que nos haga entender la enseñanza que contiene. Jesucristo tentado; ¡Dios hecho hombre que se somete a la tentación, que deja hacer al maligno!

Cristo es perfecto hombre, igual a nosotros, excepto en el pecado (Heb 4,15). Se somete a la tentación porque sentir la tentación no es pecado. De esta escena evangélica, que precede la vida pública de Jesús, dice San Juan Crisóstomo que así: “como nuestro Señor todo lo hacía y soportaba para nuestra enseñanza, quiso también ser conducido al desierto y trabar allí combate con el diablo, a fin de que los bautizados, si después del bautismo sufren mayores tentaciones, no se turben por eso, como si no fuera de esperar” (In Math. Hom, 13,1).

El gran escritor ruso Dostoievski ha comentado esta escena evangélica, en su obra Los Hermanos Karamazov, considerándola como una síntesis de toda la historia de la humanidad y de la naturaleza humana.

Se trata de un dialogo, o mejor de un monologo -porque Cristo permanece siempre callado-, entre el Inquisidor de Sevilla y Jesucristo. El Inquisidor reprocha fuertemente a Jesucristo no haber consentido a esas sugestiones de satanás. “Si hubieras consentido a convertir las piedras en panes –le reprocha el Inquisidor– habrías resuelto el problema de la injusticia social de la humanidad, habrías acabado con el flagelo del hambre, del frío, de la miseria. Y todos te hubieran seguido aclamándote por rey. En cambio, inexplicablemente respondiste: ´No solo de pan vive el hombre (Lc 4,4)´”.

El Inquisidor le reprende, asimismo, por su falta de consentimiento a la segunda sugestión, “te daré todo el poder y la gloria de los reinos…..si me adoras”.

“¿Por qué no la aceptaste?, le reprocha el Inquisidor. Hoy todo el mundo sería tuyo, todo el mundo te aclamaría. ¿Por qué desairaste ese don? Si hubieras seguido el consejo del potente espíritu, habrías realizado cuanto el hombre busca en la tierra, a saber: a quien adorar, a quien confiar su conciencia y el modo de unirse todos, finalmente, en un común y concorde hormigueo, porque el ansia de la unión universal es el último tormento del hombre”.

“La tentación última de tirarte desde el alero del Templo. ¿Por qué no lo hiciste? Todos te hubieran aclamado por un milagro tan clamoroso, que no hubiera dejado lugar a ninguna duda. Y lo mismo hiciste muy mal cuando no quisiste descender de la cruz, como te pidieron los allí presentes y, con ellos, también todos nosotros: desciende de la cruz, desciende de la cruz. ¿Por qué no lo hiciste?” Jesús no respondió al Inquisidor pero su silencio habla muy claro, dice Dostoievski: habría coaccionado nuestro acto de adhesión a Él.

Ahí está el punto por el cual Jesús no consintió a las tentaciones. No quiere de ningún modo que abdiquemos de nuestra libertad. Él lucha como un hombre cualquiera, como un segundo Adán, para enseñarnos y ayudarnos a vencer donde el primer Adán sucumbió. Nos muestra que el hombre puede vencer con la fuerza de su inteligencia y voluntad, pero sobre todo con la fuerza de la ayuda de Dios si nos mantenemos en la escucha y obediencia a su Palabra.

Jesús vence con la fuerza de la Palabra de Dios. Jesús nos muestra que, con Él, que es la Palabra viva del Padre, se puede vencer y permanecer libres, porque el pecado es esclavitud y desgracia. Como dice San Agustín: “Si hemos sido tentados en Él, también en Él vencemos al demonio. ¿Te fijas en que Cristo fue tentado, y no te fijas en que venció? Reconócete a ti mismo tentado en Él, y reconócete también vencedor en Él. Podía haber evitado el demonio, pero si no hubiese sido tentado, no te habría aleccionado para la victoria cuando tú fueras tentado”.

morga_firma
 Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s