El envío de los setenta y dos

Carta de
Mons. D. Gerardo Melgar Viciosa
Obispo de Ciudad Real

2017_melgar_viciosa_gerardo

Domingo 7 de julio de 2019

Queridos hermanos:

Este texto tiene toda una serie de ingredientes que iluminan con gran claridad cómo ha sido nuestro envío por parte del Señor y cómo debe ser nuestra respuesta y nuestro trabajo evangelizador.

El Señor designó a otros setenta y dos.

Los números en la Biblia tienen siempre un simbolismo y significado. Con el número setenta y dos nos muestra que la misión evangelizadora es misión y tarea de todos los discípulos de Jesús, no solo de los Doce.

Por otra parte, hace referencia a las setenta y dos ciudades paganas, por lo que nos está hablando de que la evangelización es misionera, los envía a anunciar el mensaje salvador a los que no lo conocen.

Nosotros somos enviados, pero en el envío y en la realización de la misión hemos de ser conscientes de que envía a todos los que formamos la comunidad cristiana.

Como diría el papa Francisco: «Todos, por el hecho de estar bautizados somos agentes responsables de la evangelización del mundo» y, por lo mismo, nuestra tarea evangelizadora debe ser comunitaria, tarea y misión de toda la comunidad, de sacerdotes, religiosos y seglares.

Los envía de dos en dos.

El enviarlos de dos en dos era  para que su testimonio tuviera valor jurídico como indicaba la ley en Deuteronomio 17.

El envío de dos en dos nos está diciendo que no podemos evangelizar en solitario, como francotiradores, sino que tenemos que hacerlo en comunidad, contando con los demás.

Para que fueran delante a todas las ciudades y sitios adonde pensaba  ir Él

Así indica claramente que la tarea que les encomienda no era predicar su propio mensaje, sino el de Jesús, preparar su camino y dar testimonio de Él. La misión consiste en  preparar el camino, en preparar a los hombres para que la acción del Espíritu encuentre una tierra bien preparada y Él haga fructificar la obra de nuestras manos.

Mirad que os envío como a ovejas en medio de lobos.

Jesús no engaña, nos dice que no va a ser tarea fácil, es más, nos muestra toda la dificultad que entraña la misión evangelizadora.

Somos enviados como corderos en medio de lobos. Por eso no debemos extrañarnos de que nos resulte difícil, porque somos enviados a un medio adverso.

Nosotros vamos con el mensaje de Jesús a un mundo y un ambiente en el que este mensaje no es valorado, y vamos a encontrar mucha gente en contra de él y en contra nuestra como portadores de su mensaje.

No llevéis dinero, ni alforja, ni calzado

La misión es una misión exigente, supone desprendimiento, supone y exige pobreza desde la que debemos llevar adelante la misión.

No os detengáis a saludar a nadie por el camino

Jesús con esta frase no les dice que pasen de la gente o que sean maleducados, sino que la misión es urgente, que no podemos perder el tiempo en otras cosas secundarias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s