Padre y amigo, maestro y pastor

Carta de
Mons. D. Mario Iceta Gavicagogeascoa
Obispo de Bilbao

2017_iceta_gavicagogeascoa_mario

Los encuentros marcan nuestra vida. Mi encuentro por primera vez con don Juan José se produjo, no podía tener mejor escenario, dentro de otro espectacular e histórico encuentro: el de miles de jóvenes con el entonces pontífice Juan Pablo II, hoy santo, en Cuatro Vientos (Madrid) el sábado 3 de mayo de 2003.

Entre ellos me encontraba acompañando a un grupo de jóvenes de la parroquia de Almodóvar del Río, donde ejercía como párroco. Estando la diócesis vacante por el nombramiento de don Javier Martínez como Arzobispo de Granada, este encuentro estuvo marcado por la curiosidad hacia quien ya algunos comentaban como muy probable Obispo diocesano de Córdoba.

Convertidos los rumores en realidad el 28 de julio de 2003, el hasta ese momento Obispo auxiliar de Toledo, fue nombrado Obispo de Córdoba. En la diócesis cordobesa fue acogido con el respeto, cariño y afecto a que acostumbran mis queridos cordobeses. Su estancia en Córdoba fue breve, poco más de cinco años, debido a su nombramiento como Arzobispo coadjutor de Sevilla el 13 de noviembre de 2008, pero su brevedad quedó compensada al ser años muy intensos que han dejado profunda huella en la Iglesia y la sociedad cordobesa.

Nuestro encuentro, a la sombra de un gran santo, dio paso a una relación de generosa confianza por su parte, considerando un verdadero privilegio en mi vida el haber sido llamado por don Juan José a colaborar estrechamente con él, en el año 2004 como su vicario episcopal territorial de la Campiña y desde finales de 2007 como vicario general de la diócesis, situación interrumpida en febrero de 2008 cuando el Santo Padre me nombró Obispo auxiliar de Bilbao.

En los cuatro años de colaboración con don Juan José, tuve el inmenso privilegio de descubrir a un hombre recio, trabajador infatigable, bondadoso, respetuoso, sencillo, amable, cuidadoso en las cosas pequeñas, con inmensa capacidad para querer a las personas y participar de sus alegrías y de sus sufrimientos, exquisito en el trato, discreto, veraz, de profunda fe, de gran amor a la Iglesia, preocupado por sus sacerdotes y fi eles, entregado sin reservas a impulsar la tarea evangelizadora de la Iglesia, preocupado por los enfermos, los ancianos, los empobrecidos, los excluidos. Su testimonio y presencia siempre han traído a mi memoria la fi gura de Natanael, cuando Jesús afirma de él que es un hombre íntegro, en el que no hay engaño.

La brevedad del espacio que me han concedido no me permite exponer, como quisiera, la labor inmensa que realizó en Córdoba. Es imposible ilustrar con detalles el gran impulso evangelizador que llevó a cabo, con un plan de evangelización bien trabado; ni contar las entrañables anécdotas en las visitas habituales a las parroquias, centros diocesanos, cofradías, monasterios de clausura; ni extenderme en el desarrollo de la Acción Católica, el impulso a la acción socio-caritativa de múltiples entidades diocesanas; el apoyo a la Pastoral Vocacional y al Seminario; el cuidado espiritual de los sacerdotes y el trato frecuente con ellos, la visita a los monasterios, las comunidades religiosas… Muchos me han dicho que don Juan José fue para ellos un obispo que les había querido, y que habían percibido este afecto en el trato cercano, esmerado y sincero.

Merece hacer una especial referencia al cuidado del patrimonio monumental de la diócesis que fue de gran calado en este tiempo, restaurándose el crucero y el presbiterio de la Catedral, reformándose totalmente el edificio del Seminario y la casa sacerdotal, resultando ejemplar y pionero; asimismo, se reforma y rehabilita el Palacio Episcopal, además de muchas intervenciones sobre el patrimonio monumental diocesano, consciente de la importancia de legar a las futuras generaciones lo que la Santa Iglesia ha recibido de las anteriores y que tenemos la responsabilidad de cuidar y preservar con esmero como administradores de algo que no es nuestro, sino del Pueblo santo de Dios.

El traslado de don Juan José a Sevilla privó a los cordobeses de haber seguido disfrutando de un padre en la fe discreto, sencillo y entregado. La Iglesia hispalense, a cambio, recibía en don Juan José un buen pastor, siguiendo la estela de sus predecesores que, cada cual con su estilo, sirvieron con entrega y pasión a la Iglesia en Sevilla. Va a hacer once años que don Juan José pastorea esta querida Iglesia.

A pesar del transcurso del tiempo y de la distancia física entre Sevilla y Bilbao, los lazos de amistad que me unen a don Juan José no se han debilitado, sino muy al contrario, han crecido y profundizado. Para mi vida ha sido y es un padre y amigo, maestro y pastor, de quien he aprendido humildemente el amoris officium de cuidar de la porción del Pueblo de Dios que el Señor me ha confiado, queriendo a las personas, respetando los tiempos y procesos, “no añadiendo aflicción al afligido” (como muchas veces le he oído decir) y poniendo todo en manos del Señor Jesús que es quien guía y sostiene a su Iglesia y a nosotros sus pobres servidores.

Me uno gozoso a la celebración del cincuenta aniversario de su ordenación sacerdotal. Coincidiendo con el inicio de curso en la diócesis de Bilbao, me es imposible estar presente físicamente, pero ciertamente estaré en espíritu y corazón junto a tantos amigos y buenas gentes que quieren agradecer al Señor el don grande que nos hace en la persona, vida y ministerio de don Juan José. Que Dios le siga bendiciendo, sosteniendo y acompañando. Y que en nosotros encuentre amigos fi eles y leales que le hagan la vida más grata y luminosa en la tarea que Dios le ha encomendado.

Ad multos Annos, querido don Juan José.

iceta_firma
✠ Mario Iceta Gavicagogeascoa
Obispo de Bilbao

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s