Y de nuevo llegó el tiempo de Adviento

Carta de
Mons. D. Gerardo Melgar Viciosa
Obispo de Ciudad Real

2017_melgar_viciosa_gerardo

Domingo 1 de diciembre de 2019

En este mundo en el que todos estamos tan ocupados y el tiempo corre tan deprisa, de nuevo, llegó el tiempo de Adviento.

Cada uno sabe los advientos que ha vivido en su vida y cada uno conoce lo que han significado los demás advientos para él. No queremos que este Adviento sea uno más de los que pasan sin pena ni gloria. Queremos que este Adviento sea realmente lo que siempre debió ser para nosotros, los cristianos, que sea realmente encuentro. Encuentro mío con el Señor que está llegando y nos busca y nos llama a que le hagamos presente en nuestra vida cotidiana.

El Adviento debe ser encuentro de cada uno de nosotros con el Señor que viene a nosotros para ofrecernos su salvación. Por eso, en el Adviento, Él es el protagonista, como un Dios que quiere acercarse a los hombres, que nos ofrece un nuevo modo de vivir, una salvación plena y la esperanza divina que se hace humana, pero cada uno de nosotros somos coprotagonistas, porque este tiempo litúrgico nos prepara para el encuentro con Él, que viene.

El Adviento pide de nosotros que seamos personas llenas de esperanza, apasionados por encontrarnos con el Señor que se nos ofrece como salvación. Nos pide que le sigamos como personas que creen que Cristo, el Salvador, que quiere ser compañero de camino nuestro, que comparte todo lo nuestro menos el pecado y que da sentido a todo nuestro esfuerzo y nuestra entrega por ser fieles al nuevo modo de vivir que Él nos ofrece como ideal y meta concreta.

El Adviento es ese tiempo litúrgico para darnos cuenta y estar convencidos de que el Señor sigue viniendo a nuestra vida y nos llama a que la transformemos según su modelo, que es el Dios cercano que sigue creyendo en nosotros, y cuenta con nosotros, y ha querido necesitarnos para poder salvarnos y que otros se salven con nosotros.

Adviento es tener fe en un Dios que nos ama a fondo perdido y por eso se encarna, que con su amor da sentido a nuestra vida, a nuestras fatigas y sufrimientos, a nuestras alegrías y gozos, que nos invita a preparar nuestra vida para acogerlo, para dejar que entre en nuestra vida y nos transforme según el modelo que Él viene a ofrecernos.

Adviento es Él y somos nosotros. Él, porque es el que viene a nosotros y nosotros porque nos preparamos para el encuentro con Él, para aceptarle en nuestra existencia de cada día, para dejar que entre en nuestra vida y nos haga de verdad sus seguidores y discípulos.

No dejemos pasar este Adviento como uno más en nuestra de vida en la que tal vez hemos tenido tantos que han pasado bastante desapercibidos.

Preparemos nuestro corazón y pensemos lo que debemos preparar en nosotros, las actitudes que hemos de dejar y las otras que Él nos ofrece y que debemos asumir en nosotros para que, por medio de la preparación de su venida, se produzca en nosotros el encuentro real con nuestro Dios cercano, que se preocupa de nosotros y que tanto nos ama, que no ha tenido a mal hacerse uno de nosotros en todo menos en el pecado.

firma_melgar
✠ Gerardo Melgar Viciosa
Obispo de Ciudad Real

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s