Juan el Bautista y María, dos modelos claros del Adviento

Carta de
Mons. D. Gerardo Melgar Viciosa
Obispo de Ciudad Real

2017_melgar_viciosa_gerardo

Domingo 8 de diciembre de 2019

El evangelio de este do­mingo y la solemnidad de la Inmaculada Con­cepción nos presentan a dos personajes centrales del Adviento: Juan el Bautista y Ma­ría.

Ellos son dos personajes centra­les del Adviento porque nadie como ellos preparó la llegada del salva­dor.

Juan el Bautista es el precursor del salvador, el hombre elegido por Dios para anunciar que la llegada de su Hijo está cerca, que es inminente y para urgir a los hombres, al pueblo de Israel, a prepararse, a enderezar todo cuanto haya torcido en sus vi­das, a quitar de la vida el pecado y vivir de acuerdo con lo que va a su­poner la llegada del salvador.

Él es aquel de quien había predi­cho el profeta Isaías: «Voz del que grita en el desierto: Preparad el ca­mino del Señor».

María es la encarnación de lo que Juan predica. Ella es la elegida de Dios para ser su madre, la que va a hacer posible que Cristo se haga presente y se encarne para que se realice el plan de salvación que Dios tiene para salvar al mundo de su pe­cado.

Ella es el primer fruto excelente de este plan salvífico de Dios sobre los hombres. María, en previsión de los méritos de Cristo, fue preserva­da de toda mancha de pecado ori­ginal desde el primer instante de su concepción.

En un mundo pecador, la gracia divina ha hecho surgir a María como una criatura absolutamente pura y limpia de pecado.

El plan del Padre de enviar a su Hijo a la humanidad exigía, para la mujer destinada a llevarlo en su seno, una perfecta santidad que fue­se reflejo de la santidad divina. «Pu­rísima había de ser, la que trajera al mundo al Cordero inmaculado que quita el pecado del mundo» rezare­mos en el prefacio de esta eucaristía.

La preservación del pecado en María es obra solo de la gracia, pues no había en María mérito alguno: la santidad concedida a María es sola­mente el fruto de la obra redentora de Cristo, que en previsión de los méritos de la muerte de Cristo la ha hecho santa y pura desde el primer momento de ser concebida.

María, la inmaculada, la sin peca­do, es para todos nosotros doble lla­mada, que coincide con lo que pide nuestra preparación para la llegada del Salvador.

La primera es el cultivo en noso­tros de la vida de gracia. Al contem­plar a María Inmaculada aprecia­mos la belleza sin par de la criatura sin pecado, experimentamos la in­vitación de Dios para que, aunque heridos por el pecado original, vi­vamos en gracia, luchemos contra el pecado, contra el demonio y sus acechanzas. Los seres humanos te­nemos necesidad de Dios, necesidad de vivir en gracia de Dios para ser real­mente feli­ces.
Para vivir en gracia son necesa­rias la vigilancia y la oración.

La vigilancia porque nuestro enemigo el diablo ronda alrededor de nuestra vida a través del mismo ser del hombre, a través del ambien­te reinante en nuestra sociedad, a través del laicismo y la descristiani­zación, buscando a quien devorar y hemos de resistirle firmes en la fe.

La oración porque, desde ella, re­cibimos la fuerza que viene de Dios y nos hace fuertes para luchar con­tra el poder del enemigo.

La belleza purísima de la Inma­culada, de la sin mancha, debe ser para nosotros un reto y una llamada a vivir nuestra vida cristiana en toda su plenitud, haciendo que en nues­tra vida no reine el pecado, sino la gracia del Señor.

Que María, la llena de gracia nos ayude a vivir así nuestra vida y nuestra fe, para que la salvación que Cristo nos ganó con su muerte y resurrección sea una realidad que ya vivimos en nuestra vida y que poseeremos plenamente cuando el Señor nos llame a poseer plenamen­te el reino eterno y a reinar con Él y con María en el cielo.

firma_melgar
✠ Gerardo Melgar Viciosa
Obispo de Ciudad Real

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s