Decreto por el que se aprueban las Unidades Pastorales en la diócesis de Huesca

julian-ruiz-martorell-escudo

Prot nº. 04/092/2019

Decreto nº. 01/045/2019

JULIÁN RUIZ MARTORELL
POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SEDE APOSTÓLICA,
OBISPO DE HUESCA

DECRETO
045/2019 (01 de diciembre) por el que se aprueban las Unidades Pastorales en la diócesis de Huesca

INTRODUCCIÓN

1) En la Exhortación apostólica “Evangelii gaudium” el Papa Francisco anima a una “pastoral en conversión”, una “comunión misionera”: “La alegría del Evangelio que llena la vida de la comunidad de los discípulos es una alegría misionera” (EG 21); “la intimidad de la Iglesia con Jesús es una intimidad itinerante, y la comunión “esencialmente se configura como comunión misionera”. Fiel al modelo del Maestro, es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo” (EG 23).

El Santo Padre escribe: “todo cristiano es misionero en la medida en que se ha encontrado con el amor de Dios en Cristo Jesús; ya no decimos que somos “discípulos” y “misioneros”, sino que somos siempre “discípulos misioneros”” (EG 120).

El anuncio del Evangelio nos apremia. Sabemos que “no puede haber auténtica evangelización sin la proclamación explícita de que Jesús es el Señor” (EG 110).

Conscientes de que todo el Pueblo de Dios anuncia el Evangelio, descubrimos que “ser Iglesia es ser Pueblo de Dios, de acuerdo con el gran proyecto de amor del Padre. Esto implica ser el fermento de Dios en medio de la humanidad. (…) La Iglesia tiene que ser el lugar de la misericordia gratuita, donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdonado y alentado a vivir según la vida buena del Evangelio” (EG 114).

En la tarea de la evangelización hay una responsabilidad que concierne a todos los bautizados: “(…) todos somos llamados a ofrecer a los demás el testimonio explícito del amor salvífico del Señor, que más allá de nuestras imperfecciones nos ofrece su cercanía, su Palabra, su fuerza, y le da un sentido a nuestra vida. Tu corazón sabe que no es lo mismo la vida sin Él; entonces eso que has descubierto, eso que te ayuda a vivir y que te da una esperanza, eso es lo que necesitas comunicar a los otros” (EG 121).

El Espíritu Santo concede sus dones para renovar y edificar la Iglesia: “El Espíritu Santo también enriquece a toda la Iglesia evangelizadora con distintos carismas. Son dones para renovar y edificar la Iglesia. (…) Un signo claro de la autenticidad de un carisma es su eclesialidad, su capacidad para integrarse armónicamente en la vida del santo Pueblo fiel de Dios para el bien de todos” (EG 130).

Estamos llamados a ser “Evangelizadores con Espíritu”: “Evangelizadores con Espíritu quiere decir evangelizadores que se abren sin temor a la acción del Espíritu Santo. (…) Jesús quiere evangelizadores que anuncien la Buena Noticia no sólo con palabras sino sobre todo con una vida que se ha transfigurado en la presencia de Dios” (EG 259).

El Papa afirma: “¡Cómo quisiera encontrar las palabras para alentar una etapa evangelizadora más fervorosa, alegre, generosa, audaz, llena de amor hasta el fin y de vida contagiosa!” (EG 261).

2) Los Obispos de las diócesis aragonesas en la Carta pastoral titulada “Iglesia en misión al servicio de nuestro pueblo de Aragón. Las Unidades Pastorales. Instrumentos de comunión para la misión” presentamos algunos aspectos que nos ayudan en la actual situación evangelizadora.

Las Unidades Pastorales son “instrumentos al servicio de la comunión para la misión” (p. 7). Sabemos que las unidades Pastorales no afrontan todos los aspectos de la evangelización, pero pueden ser “un medio válido para caminar hacia una Iglesia viva y evangelizadora en sus miembros (sacerdotes, miembros de la vida consagrada y fieles laicos) y comunidades” (p. 7).

Las Unidades Pastorales:

1) “Desarrollan los diversos ministerios, vocaciones, carismas y funciones”.

2) “Promocionan los equipos apostólicos de vida y acción”.

3) “Establecen un estilo pastoral de corresponsabilidad”.

4) “Sirven para crear unas condiciones pastorales donde sea posible una vida comunitaria”.

5) “Contribuyen a la creación de verdaderas comunidades eclesiales (con base humana suficiente; vivas, fraternales y orgánicas; evangelizadoras, celebrativas y comprometidas en la Iglesia y en la sociedad)”.

6) “Logran una mejor distribución de recursos humanos y materiales” (pp. 7-8).

Las Unidades Pastorales se pueden definir y describir con estas palabras: “Determinadas comunidades parroquiales con cierta homogeneidad que, en signo de comunión, permiten realizar una pastoral de misión con pluralidad y diversidad de ministerios, carismas, vocaciones y funciones, encomendadas por el obispo a un presbítero o a un equipo de presbíteros, capaces de fomentar fraternidades sacerdotales y equipos de vida apostólicos” (p. 23).

Para realizar su acción evangelizadora y su actividad apostólica, las Unidades Pastorales tendrán en cuenta los siguientes criterios (cf. pp. 25-27):

1. Una pastoral de comunión.

2. Una pastoral de misión.

3.Una pastoral de corresponsabilidad.

4. Una pastoral de formación para el compromiso.

5. Una pastoral de caridad y solidaridad.

6. Una pastoral organizada.

7. Una pastoral de fraternidad sacerdotal y apostólica.

8. Una pastoral encarnada en la realidad.

9. Una pastoral preocupada por las vocaciones.

Las Unidades Pastorales reconocen, valoran y agradecen el trabajo y el testimonio desarrollado hasta ahora, y son instrumentos de evangelización para nuestra realidad presente y propuesta esperanzada para nuestro futuro.

No se trata de trabajar más o menos. Se trata de trabajar mejor, de servir a nuestras comunidades, de acercarnos para compartir sus gozos y sus tristezas, sus éxitos y sus fracasos, sus preocupaciones y sus esperanzas. Hemos de “avanzar en el camino de una conversión pastoral y misionera” (EG 25) y situarnos en un “estado permanente de misión” (ibid.).

Presentamos nuestras iniciativas a la Bienaventurada Virgen María: “A la Madre del Evangelio viviente le pedimos que interceda para que esta invitación a una nueva etapa evangelizadora sea acogida por toda la comunidad eclesial” (EG 287).

D E C R E T O

Teniendo presente lo expuesto en esta Introducción, una vez recabado el parecer favorable del Consejo Episcopal, y después de haber sido estudiado el tema en el Consejo Presbiteral y en el Consejo Diocesano de Pastoral, en virtud de las facultades que me otorga el Derecho, APRUEBO ad experimentum por tres años la relación de las Unidades Pastorales en nuestra Diócesis de Huesca, que empezarán a funcionar a partir del día 1 de diciembre de 2019.

ARCIPRESTAZGO DE ALMUDÉVAR

La Unidad Pastoral “Asunción de la Virgen María” está integrada por las siguientes parroquias:

Almúdevar, Artosona del Llano, San Jorge y Valsalada.

Tardienta, Barbués, Sangarrén, Torralba de Aragón, Torres de Barbués y Valfonda de santa Ana.

Gurrea de Gállego, Alcalá de Gurrea, El Temple, La Pául y Tormos.

Vicién, Buñales, Lascasas, Pompenillo y Tabernas de Isuela.

ARCIPRESTAZGO DE AYERBE

La Unidad Pastoral “Bienaventurada Virgen María” está integrada por las siguientes parroquias:

Ayerbe, Biscarrués, Erés, Losanglis, Piedramorrera y Riglos.

Bolea, Aniés, Lierta y Puibolea.

Esquedas, Loscorrales, Plasencia del Monte y Quinzano.

Loarre, Anzánigo, Linás de Marcuello, Rasal, Santa Engracia de Loarre y Sarsamarcuello.

Lupiñén, Montmesa y Ortilla.

La Unidad Pastoral “Ntra. Sra. de Cillas” está integrada por las siguientes parroquias:

Alerre.

Chimillas y Banastás.

Huerrrios, Banariés y Cuarte.

Igriés y Yéqueda.

Nueno, Apiés, Arascués, Arguis, Bara, Belsué, Bentué de Nocito, Bentué de Rasal, Fornillos de Apiés, Lúsera, Nocito, Sabayés, Santa Eulalia de la Peña y Used.

ARCIPRESTAZGO HUESCA

U.P. Jesús Nazareno, Catedral – San Pedro el Viejo.

U.P. San Lorenzo – San Francisco de Asís.

U.P. Santiago Apóstol – María Auxiliadora.

U.P. La Encarnación – San José.

U.P. Santo Domingo y San Martín – Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro.

ARCIPRESTAZGO DE MONEGROS

La Unidad Pastoral “Nuestra Señora de las Fuentes” está integrada por las siguientes parroquias:

Castejon de Monegros.

Lanaja, Cantalobos, Cartuja de Monegros, Lalueza, Orillena, Pallaruelo de Monegros, Poleñino, San Juan del Flumen.

Sariñena, Albalatillo, Capdesaso, Estación de Sariñena, San Lorenzo del Flumen, Lastanosa, Huerto, Usón y Venta de Vallerías.

Valfarta.

La Unidad Pastoral “Santiago y Santa Ana” está integrada por las siguientes parroquias:

Grañén, Alberuela de Tubo, Curbe, Fraella, Marcén, Sodeto, Tramaced y Piracés.

Robres, Albero Bajo, Alcubierre, Almuniente, Callén, Frula, Montesusín y Senés de Alcubierre.

ARCIPRESTAZGO DE SESA-BERBEGAL

La Unidad Pastoral “Nuestra Señora del Pilar” está integrada por las siguientes parroquias:

Berbegal, Lagunarrota, Laluenga, Laperdiguera, Monesma de San Juan y Morilla.

Pertusa, Barbuñales, El Tormillo, Lacuadrada, Peralta de Alcofea, y Torres de Alcanadre.

La Unidad Pastoral “Nuestra Señora de la Jarea y de los Dolores” está integrada por las siguientes parroquias:

Monflorite, Alcalá del Obispo, Argavieso, Fañanás, Ola y Pueyo de Fañanás.

Sesa y Salillas.

Tierz, Quicena, Albero Alto, Bellestar del Flumen y Novales.

ARCIPRESTAZGO SOMONTANO-SOBRARBE

La Unidad Pastoral “Santas Nunilo y Alodia” está integrada por las siguientes parroquias:

Adahuesca.

Abiego, Alberuela de Laliena, Azara, Azlor, Camporrotuno, Castejón de Sobrarbe, Escanilla, Lamata, La Pardina, Lascellas, Latorre, Mondot, Olsón y Ponzano.

Alquézar, Almazorre, Arcusa, Asque, Bárcabo, Betorz, Buera, Castellazo, Colungo, Eripol, Hospitalet de Bárcabo, Las Bellostas, Lecina Paúles de Sarsa, Pueyo de Morcat, Radiquero, San Pelegrín, Sarsa de Surta, Santa María de Buil y Santa María de la Nuez.

Bierge, Bastaras, Las Almunias, Morrano, Pedruel, Rodellar, San Román y Yaso.

Salinas de Hoz.

La Unidad Pastoral “San Cosme y San Damián” está integrada por las siguientes parroquias:

Angüés, Casbas de Huesca, Junzano y Sieso de Huesca.

Bandaliés, Ayera, Barluenga, Castilsabás, Chibluco, Coscullano, La Almunia del Romeral, Loporzano, Loscertales, San Julián de Banzo, Santa Eulalia la Mayor, Sasa del Abadiado y Siprán.

Siétamo, Aguas, Antillón, Blecua, Bespén, Castjón de Arbaniés, Ibieca, Labata, Liesa, Panzano, Santa Cilia de Panzano, Torres de Montes y Velillas.

Dado en Huesca, a 1 de diciembre de 2019.

ruizmartorell_firma
✠ Julián Ruiz Martorell
Obispo de Huesca

Por Mandato de S. Exª. Rma.

Juan Carlos Barón Aspiroz, Canciller

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s