Jesucristo, «el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo»

Carta de
Mons. D. Ángel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

2017_perez_pueyo_angeljavier

Domingo 19 de enero de 2020

Cinco veces se repiten estas palabras en la celebración eucarística. La quinta, antes de la comunión, como indicando que quien se une a Jesucristo asume también su condición «sacrificial» que expía, vence y borra el pecado del mundo.

Jesús es el nuevo «cordero pascual» Es el «sacrificio de la nueva alianza» que supera y anula la sangre de los sacrificios de animales. Él es simultáneamente «la nueva víctima y el sacerdote». Te rescata, a precio de sangre.

«Quitar el pecado del mundo» significa borrar los pecados y el mal del mundo, que brille la luz sobre las tinieblas y borre el egoísmo del «hombre viejo».

El pecado, aunque para muchos resulte un término desfasado, es una realidad omnipresente en el mundo y dentro de cada uno de nosotros mismos. No somos impecables. Nos acecha el mal, el pecado, aunque usemos eufemismos. Basta con que echemos un vistazo para darnos cuenta de que en la sociedad prolifera la mentira, la explotación, la corrupción, la pobreza, el hambre, la incultura, la violencia, el sufrimiento de muchos inocentes, la marginación de los sin voz… en una palabra, la violación de los derechos humanos; de que en el mundo del trabajo abunda la competencia desleal, el paro, la inseguridad y las zancadillas; de que en el mundo de la familia hay frialdad, falta de diálogo y de entendimiento, lucha entre las generaciones, desamor, infidelidades, divorcios y abortos; y en el plano personal nos dominan las actitudes de soberbia, la avaricia, la lujuria, la envidia, el afán de dominio, el odio, la rivalidad y la venganza.

¿Cómo podremos luchar hoy contra el mal?, ¿cómo podremos vencerlo? Sólo el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo nos puede ofrecer la victoria, la liberación y la paz interior. Conviértete. Deja que Cristo cargue con tus pecados y te salve por medio de su muerte expiatoria y de su resurrección gloriosa. Déjate querer y abrazar por Él. Te sentirás liberado.

Con mi afecto y mi bendición

perez_pueyo_firma✠ Ángel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s