¡Entremos en la Cuaresma!

Carta del
Card. D. Ricardo Blázquez Pérez
Arzobispo de Valladolid

ricardo blazquez perez

Marzo 2020

Cuaresma no es sólo una duración de cuarenta días en el calendario sino sobre todo es un tiempo de gracia que Dios nos otorga para la conversión personal y comunitaria retornando a Dios; para la purificación del corazón que fácilmente se contamina con el orgullo y el resentimiento; para la renovación de la vida que envejece y no sólo con los años; para la iluminación caminando con Jesús luz del mundo; para unirnos más íntimamente a Él que fue penitente en el desierto; para la oración que procede de la fe y anima la fe. ¡No dejemos pasar este tiempo oportuno! Continuar leyendo “¡Entremos en la Cuaresma!”

Llamamiento por la Colecta de los Cristianos en Tierra Santa 2020

iglesias orientales logo

a 26 de febrero de 2020
Miércoles de Ceniza

Prot. N. 1/2020

 

Excelencia Reverendísima:

«Jesús estará en agonía hasta el final del mundo; no hay que dormir durante este tiempo» (Blaise Pascal, Pensamientos, 553). La frase de Pascal nos recuerda el misterio de la lucha y del sufrimiento del Redentor, que precisamente el año litúrgico y de modo especial la Semana Santa y el Triduo Sacro nos hacen celebrar y actualizar. Pero es una afirmación que subraya también el hecho de que Cristo se identifica con la agonía y el sufrimiento de quienes en la historia parecen no conocer sino un interminable Viernes Santo: las personas afligidas por la soledad, la guerra y el hambre, por el rechazo y el abandono. Continuar leyendo “Llamamiento por la Colecta de los Cristianos en Tierra Santa 2020”

Las normas pastorales: ¿“muro” o “puente” de comunión?

Carta de
Mons. D. José Leonardo Lemos Montanet
Obispo de Orense

JoseLeonardoLemosMontanet

Con bastante frecuencia está siendo objeto de reflexión y debate en el marco del Sínodo diocesano la problemática referente al cumplimiento de las normas que regulan las actividades pastorales en nuestra Iglesia particular. Estas normas son, sobre todo, una expresión efectiva de la comunión eclesial. No son construcciones arbitrarias, sino todo lo contrario: son plasmaciones concretas y prácticas del querer de la Iglesia Universal adecuadas a la vida y a las costumbres de nuestras gentes, teniendo en cuenta, además, la historia multisecular de nuestra Iglesia local. Una comunidad que no tenga unas pautas que regulen su conducta está abocada a la arbitrariedad y, por consiguiente, terminará lesionando los derechos de las personas que la integran. Continuar leyendo “Las normas pastorales: ¿“muro” o “puente” de comunión?”