Santa Misa de acción de gracias por el primer aniversario

Homilía de Mons. D. Antonio Gómez Cantero
Obispo de Almería

S.A.I. Catedral de la Encarnación, Almería
Domingo, 13 de marzo de 2022

Querida comunidad, hermanos en el episcopado que habéis querido estar para acompañar a nuestra diócesis en esta acción de gracias, en el primer aniversario de mi toma de posesión, aquel trece de marzo del año pasado en el que la pandemia y las circunstancias nos obligaron a hacerlo de una manera sucinta. Es fundamental arroparnos y amarnos sin medida para caminar juntos, y yo entre vosotros. Gracias de corazón por este año.

Si leemos los textos anteriores al evangelio de hoy, que acabamos de proclamar, veremos que a Jesús le había ido muy bien en su predicación por los pueblos de Galilea. Le seguían multitudes escuchando sus palabras y sobre todo maravillándose con sus signos. Tan solo unos días antes había multiplicado los panes y los peces (y tan bien le salió todo, que le quisieron hacer rey). Sus discípulos estaban que no cabían de entusiasmo con él. Pero eso de subir a Jerusalén no les hizo ni pinta de gracia. Y comenzó a hablarlos, por tres veces, que va a ser rechazado, que será ejecutado y que resucitará el tercer día. Y, sobre todo, la prueba de fuego, también para nosotros, que el que quiera seguirle que tome su cruz y le siga y el que quiera ser primero sea el servidor de todos. Todo su gozo en un pozo, pues algunos ya se habían repartido cargos importantes. No habían entendido nada. A los apóstoles les pasa como a nosotros tantas veces, como a Abran en la primera lectura: “al ponerse el sol, … un terror intenso y oscuro cayó sobre él”.

Continuar leyendo «Santa Misa de acción de gracias por el primer aniversario»

Nuestras «armas» son la oración y la caridad

Carta de Mons. D. Jesús Pulido Arriero
Obispo de Coria-Cáceres

Domingo, 13 de marzo de 2022

Queridos hermanos:

En los orígenes de la Cuaresma está la preparación de los catecúmenos para recibir el bautismo en la noche de la vigilia pascual y de los penitentes para recibir el perdón de sus pecados. Para nosotros, los bautizados, sigue siendo la oportunidad anual de renovar nuestras promesas y nuestro compromiso cristiano desde la certeza del amor misericordioso que Dios nos tiene.

Cuando revisamos nuestra vida desde el amor incondicional de Dios, enseguida quedan al descubierto la indiferencia y el individualismo que impregnan nuestro estilo de vida. Nuestra sociedad del bienestar nos lleva a buscar un disfrute sin problemas, desentendiéndonos de los demás, y teniendo como criterio único de actuación la utilidad o el interés. Pero esto en el fondo nos deja insatisfechos porque va contra nuestra propia naturaleza: estamos hechos, a imagen del Creador, para darnos, para entregarnos sin límite como Dios. Las personas humanas tenemos el corazón para amar y para vivir en relación con los demás. Como cristianos, por nuestro bautismo, somos testigos ante el mundo de que solo el amor recibido y donado, que nos hacer salir al encuentro del otro, nuestro hermano, nos hace verdaderamente felices. La vida que recibimos de Dios se acrecienta dándola y se apaga en el aislamiento egoísta. Quien no se lanza mar adentro, nada sabe de la alegría de quedarse sin amarras, apoyado solo en Dios, más seguro que el mismo océano.

Continuar leyendo «Nuestras «armas» son la oración y la caridad»

Defender la dignidad y la libertad

Carta de Mons. D. Jesús Fernández González
Obispo de Astorga

Domingo, 13 de marzo de 2022

Atravesamos un momento histórico decisivo por el que no podemos pasar de puntillas ni desentendernos como si no fuera con nosotros. A lo largo del presente siglo del que, dentro de tres años, habremos recorrido ya su primer cuarto, han tenido lugar varios acontecimientos trascendentales. El primero, la crisis iniciada en el año 2008 que comenzó siendo financiera y acabó siendo global. Cuando parecía que el mundo se estaba reponiendo, llegó la Covid-19, causante de varios millones de muertos y también de una crisis generalizada. Aún sin lograr la recuperación, se nos presenta la invasión rusa de Ucrania que está regando de destrucción y muerte a este país, poniendo a prueba la democracia tal como se ha venido entendiendo hasta la fecha, y cambiando el orden mundial.

Casi nadie en el mundo occidental y, en concreto, en nuestro país, aprueba la acción militar emprendida por el antiguo jefe de la KGB, Vladimir Putin, pero las divergencias a la hora de afrontar la situación ya creada, son notables. Se advierten sobre todo a la hora de decidir el modo de apoyar al país agredido: una vez descartado el apoyo militar directo por parte de la OTAN, la discusión se centra en el envío de armas que, evidentemente, son herramientas para la disuasión, pero también para la muerte. Y está claro que la primera en hacer uso de ellas, incluso contra la población civil y la seguridad nuclear, ha sido Rusia.

Continuar leyendo «Defender la dignidad y la libertad»

Cuaresma: es tiempo de caminar juntos con alegría

Carta de Mons. D. Francisco Cerro Chaves
Arzobispo de ToledoPrimado de España

Domingo, 13 de marzo de 2022

La Cuaresma siempre me ha hecho salir de mi letargo, como si de una olimpiada se tratara, para llegar a la Pascua, «libres de todo afecto desordenado» y llamados «a compartir con los más pobres nuestra generosidad». No hay Cuaresma sin una llamada a la santidad, recorriendo el camino de la conversión, que es la asignatura siempre pendiente y siempre apasionante cuando contamos con su gracia y nuestra colaboración. Tres subrayados pueden marcar este itinerario espiritual de Cuaresma hacia la Pascua:

1. Sin afectos desordenados. Lo repite el prefacio de Cuaresma. Somos llamados a que la entrada en el desier to dé frutos de caridad. Son los afectos desordenados, el pecado, el narcisismo, el egoísmo, los que nos impiden la santidad. La Cuaresma es un camino, un proceso, desde nuestra realidad de que «somos pecadores» para tomarnos muy en serio, que el «único error de la vida es no ser santo» y que no hay santidad con «afectos desordenados», aquellos que nos impiden hacer la voluntad de Dios y que nos llevan a instalarnos en la queja. Toda nuestra vida es un camino hacia la santidad.

Continuar leyendo «Cuaresma: es tiempo de caminar juntos con alegría»

El perdón de los pecados

Carta de Mons. D. Atilano Rodríguez Martínez
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Domingo, 13 de marzo de 2022

La llamada a la conversión de los pecados y a la superación de la rutina espiritual es una constante en la Sagrada Escritura. En ocasiones, los cristianos podemos olvidar que esta invitación al cambio de rumbo para volver la vista y el corazón al Dios verdadero ocupa el centro de la predicación de Jesús y forma parte de la experiencia interior de los santos.

En un mundo como el nuestro, en el que pocos se sienten pecadores, es preciso que recuperemos la conciencia de pecado y asumamos la responsabilidad por el bien común de la sociedad. Aunque no seamos conscientes de ello o intentemos culpar a los demás de todos los males, la Palabra de Dios nos recuerda que todos somos pecadores, que nadie puede tirar la primera piedra sobre su hermano sin mirar antes a su interior.

Continuar leyendo «El perdón de los pecados»

Gran Encuentro Sinodal Diocesano

Carta de Mons. D. Demetrio Fernández González
Obispo de Córdoba

Domingo, 13 de marzo de 2022

Nos encontramos inmersos dentro de la Iglesia Católica en un camino sinodal, que prepara el Sínodo de los Obispos de 2023 “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación, misión”. Sínodo significa caminar juntos. En esta ocasión, el Papa quiere que ese Sínodo de los Obispos vaya precedido por todo un camino sinodal en las diócesis, en las parroquias, en los grupos y comunidades, en las cofradías.

La Iglesia tiene esa doble mirada permanente: a su Fundador, nuestro Señor Jesucristo, y a los hombres y mujeres de cada época, con los que tiene la sagrada misión de anunciarles el Evangelio. Esta tarea la Iglesia la realiza en grupo, en comunidad, en comunión de unos con otros. No se admiten francotiradores, ni quien pretenda ir a su bola. La Iglesia vive y camina en comunidad. Dios “quiso santificar y salvar a los hombres no individualmente y aislados, sin conexión entre sí, sino hacer de ellos un pueblo para que le conociera de verdad y le sirviera con una vida santa”, nos recuerda el Vaticano II (LG 9).

Continuar leyendo «Gran Encuentro Sinodal Diocesano»

De carnavales y cuaresmas

Carta de Mons. Fr. Jesús Sanz Montes, OFM
Arzobispo de Oviedo

Domingo, 13 de marzo de 2022

Queridos hermanos y amigos: paz y bien.

Es una vieja tradición llegando estas calendas, donde se escenifican las tramas de carnaval y los tramos de una cuaresma ya comenzada. Hay de todo, y resultan diferentes en su porte y su intención, tanto las tramas como los tramos que acabo de mencionar. Pero me detengo en una reflexión al hilo de lo que he podido ver en estos días entre el más inocente desenfado de nuestros pequeños y el intento burlón y blasfemo de algunos adultos. No ofende quien quiere, sino quien puede. Y estos “algunos” no pueden hacerlo, aunque lo intenten. Pero me fijo en algo más hermoso.

Como en un juego inocente, vi desfilar a los más pequeños que jugaban por unos instantes a su nuevo carnaval. Brevemente han sido su propio héroe o heroína. Los hemos visto alegremente agitados mirándose en el cristal de cada escaparate mientras se colocaban sus penachos de mosqueteros espadachines o su corona con velo de tul como princesas. Por unos momentos han sido lo que tal vez eran en sus sueños. Y así se han metido en el carnaval de sus fantasías jugando con la inocencia propia de su edad disfrazada infantilmente sin maldad alguna. Así hemos visto de aquí para allá en estos días a tantos niños que han escenificado el divertimento que no tiene ninguna trastienda.

Continuar leyendo «De carnavales y cuaresmas»

“Escuchadlo”

Carta de Mons. D. Julián Ruiz Martorell
Obispo de Huesca y de Jaca

Domingo, 13 de marzo de 2022

Queridos hermanos en el Señor:
Os deseo gracia y paz.

El segundo Domingo de Cuaresma rezamos: “Oh, Dios, que nos has mandado escuchar a tu Hijo amado, alimenta nuestro espíritu con tu palabra; para que con mirada limpia, contemplemos gozosos la gloria de tu rostro” (Oración colecta).

Moisés le pidió a Dios: “Muéstrame tu gloria” (Ex 33,18). Pero el Señor se limitó a pasar, proclamando su nombre divino. Moisés sólo pudo verlo de espaldas y obtuvo una revelación imperfecta. Junto a esta revelación, recibió de Dios la misión de comunicar la ley al pueblo de Israel.

Continuar leyendo «“Escuchadlo”»

Acoger a los desterrados, víctimas de la guerra de ucrania

Carta del cardenal D. Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Domingo, 13 de marzo de 2022

A todos nos está preocupando severamente la invasión injusta y cruel de Ucrania por parte del presidente ruso, enajenado, que ha perdido la razón y se ha mostrado ante el mundo con todo descaro y frialdad malvada, y por parte también de sus lacayos que le rodean, tan enloquecidos como él y tan criminales como el jefe, y se ha mostrado con todo descaro ante el mundo como hijo del diablo, con la consiguiente guerra que allí se ha desatado y que ignoramos su evolución posterior.

Es un momento muy grave para la humanidad y, de un modo particular, para que la paz se restablezca, la más poderosa arma que tenemos los creyentes es la oración ante el que es fuente y origen de paz, porque Él mismo, Dios, es amor y nos ha dado a Jesús, Príncipe de la paz, que ha muerto por los hombres crucificado injustamente y entregado su vida en amor por todos ellos y por la fraternidad y unidad entre todos; e imploramos con el corazón desgarrado que vuelva a reinar la paz en estos países y en todo el mundo.

Continuar leyendo «Acoger a los desterrados, víctimas de la guerra de ucrania»

Atrévete a gestar comunión y fraternidad

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 13 de marzo de 2022

Las situaciones que estamos viviendo en el mundo, especialmente en los lugares donde se rompe la fraternidad, me llevan esta semana a hacer en voz alta una reflexión que ya he hecho en otras ocasiones: hemos de apostar por la comunión, sentir que la Buena Nueva nos dinamiza para acercarnos a todos los hombres y ser constructores de fraternidad… Es el remedio que el Señor nos ha regalado contra la soledad, el enfrentamiento, la división y todas las rupturas. Para nosotros, los cristianos, comunión y fraternidad son inseparables. La comunión es un don maravilloso, es el mejor tesoro, pues nos hace sentirnos acogidos y amados por Dios en la unidad de su Pueblo congregado en nombre de la Trinidad.

La comunión es, dicho de otra manera, la luz que hace posible que brille la Iglesia como un faro alzado en medio de todos los pueblos, que marca dirección y sentido. ¡Qué belleza adquiere en estos días esa comunión que es engendradora de fraternidad, que se fragua y manifiesta en esa ayuda que deseamos dar a Ucrania, no solamente material, sino también al poner el foco en las consecuencias de una guerra absurda, en el olvido de que tenemos hermanos y en la degradación de lo que significa ese enfrentamiento! La comunión vivida con, en y por Jesucristo nos lleva a construir siempre la fraternidad y no a romperla.

Continuar leyendo «Atrévete a gestar comunión y fraternidad»