La vejez, recurso para la juventud despreocupada

Catequesis en la audiencia general

Aula Pablo VI, Vaticano
Miércoles, 16 de marzo de 2022

La vejez, recurso para la juventud despreocupada

Lectura bíblica: Gén 6, 5-8

Queridos hermanos y hermanas, buenos días.

El pasaje bíblico —con el lenguaje simbólico de la época en la que fue escrito— nos dice algo impresionante: Dios estaba tan amargado por la difundida maldad de los hombres, que se había convertido en una forma de vida normal, que pensó que se había equivocado al crearlos y decidió eliminarlos. Una solución radical. Incluso podría tener un giro paradójico de misericordia. No más humanos, no más historia, no más juicio, no más condena. Y muchas víctimas predestinadas de la corrupción, de la violencia, de la injusticia serían perdonadas para siempre.

¿No nos sucede a veces también a nosotros —abrumados por el sentido de impotencia contra el mal o desmoralizados por los “profetas de desventuras”— pensar que era mejor no haber nacido? ¿Debemos dar crédito a ciertas teorías recientes, que denuncian la especie humana como un daño evolutivo para la vida en nuestro planeta? ¿Todo negativo? No.

Continuar leyendo «La vejez, recurso para la juventud despreocupada»

Merece la pena entregarse a Dios y dar la vida por los hermanos

Carta de Mons. D. Sebastián Chico Martínez
Obispo de Jaén

Queridos fieles diocesanos:

La Iglesia celebra en torno a la fiesta de San José el Día del Seminario. Este año 2022 será en los días 19 y 20 de marzo. El lema escogido es «Sacerdotes al servicio de una Iglesia en camino». La Subcomisión Episcopal para los Seminarios ha elaborado unos materiales muy interesantes que nos invitan a vivir esta Jornada como un especial momento de oración y de acción de gracias.

El camino sinodal que estamos viviendo como Iglesia universal y particular nos recuerda que la fe es un camino que se hace «juntos». A imitación de Cristo, todo pastor se pone a caminar junto al resto del pueblo de Dios. Como el papa Francisco ha recordado en más de una ocasión, el sacerdote, unas veces se coloca delante para indicar el camino y cuidar la esperanza de los hijos de Dios, otras va simplemente en medio de todos con su cercanía sencilla y misericordiosa, y en otras ocasiones camina detrás del pueblo para ayudar a los rezagados (EG 13). La vocación requiere para ello siempre en quienes son llamados a ser pastores un camino de éxodo de sí mismo para centrar la propia existencia en Cristo y en el servicio humilde y abnegado a su pueblo.

Continuar leyendo «Merece la pena entregarse a Dios y dar la vida por los hermanos»