Santa Misa en la festividad de la Mare de Déu del Lledó

Homilía de Mons. D. Casimiro López Llorente
Obispo de Segorbe-Castellón

Basílica-Santuario de Lledó
Domingo, 1 de mayo de 2022

Saludo

1. Es una verdadera alegría celebrar cada año esta Eucaristía el primer domingo de mayo para cantar y honrar a nuestra Reina y Señora, la Mare de Déu del Lledó. En este tiempo pascua, nuestra alegría se hace como más intensa al sentir de modo especial la presencia del Señor resucitado en medio nosotros: es Él mismo quien nos convoca e invita a celebrar su misterio pascual, esta Eucaristía, en honor a su Madre y nuestra Madre.

Os saludo de corazón a todos cuantos habéis acudido a la Basílica para esta Misa estacional. Saludo fraternalmente a todos los sacerdotes concelebrantes, al Sr. Prior de esta Basílica y al Sr. Prior, al Presidente, Directiva y Hermanos de la Real Cofradía de la Mare de Dèu del Lledó, a la Sra. Presidenta y Camareras de la Virgen. Un saludo cordial a la Sra. Regidora de Ermitas, y al Clavario y Perot de este año. Mi saludo respetuoso y mi agradecimiento a la Ilma. Sra. Alcaldesa, a los Miembros de la Corporación Municipal de Castellón y al resto de autoridades, que nos acompañan, así como a las Reinas Mayor e Infantil de las Fiestas. Y un saludo muy especial a cuantos desde vuestras casas estáis unidos a nosotros por TV-Castelló y TV-8 Mediterráneo, especialmente a las personas mayores, a los enfermos e impedidos para salir de casa.

Continuar leyendo «Santa Misa en la festividad de la Mare de Déu del Lledó»

Mayor florido, tiempo de andanza

Carta de Mons. Fr. Jesús Sanz Montes, OFM
Arzobispo de Oviedo

Domingo, 1 de mayo de 2022

Queridos hermanos y amigos: paz y bien.

Llegamos de modo imparable a este tramo del año en el que saludamos un mes que tiene todo su encanto. Mayo tiene esta virtualidad que pone color y alegría en nuestra andanza. La tradición cristiana no ha cesado de prolongar aquel gesto que propicia Jesús en la cruz, cuando el discípulo Juan acogió a María la Madre abriendo su casa y sus cosas. Cada generación, con su particular hogar ha abierto sus puertas a María acogiéndola desde la devoción particular. Todos somos ese discípulo Juan que acogemos a María en nuestra casa. Y esto explica las distintas formas y colores que la religiosidad popular ha dado para la Virgen nuestra Señora en nuestras moradas abiertas para ella.

En una de las páginas más vibrantes de Paul Claudel, en su obra “La Anunciación a María”, el protagonista propone seguir haciendo un camino no para el Rey que había avisado que pasaría por allí, sino un camino para Dios, porque todos nuestros senderos conducen a esa ermita o santuario en donde el Señor nos espera en el regazo de su Madre, tras nuestros éxodos pródigos de los caminos a ninguna parte. Es saber que nuestros pasos no se encaminan como prófugos a una meta desconocida y turbulenta, o fruto de nuestras fantasías y pretensiones, sino más bien hacia esa casa encendida y habitada en donde tenemos la certeza de que se nos espera.

Continuar leyendo «Mayor florido, tiempo de andanza»

1 de mayo

Carta de Mons. D. Demetrio Fernández González
Obispo de Córdoba

Domingo, 1 de mayo de 2022

El mes de mayo es el mes de la alegría en Córdoba. Es el mes de las cruces de mayo, de las flores y los patios, estamos en pleno tiempo pascual, es el mes de María. Y a final de mes es la feria de Córdoba.

Pero, además, el 1 de Mayo tiene una larga historia en relación con el Movimiento Obrero Mundial, que a raíz de la revolución industrial del siglo XIX, busca satisfacer los derechos de los obreros. En esta línea el Papa Pío XII instituyó en 1955 el 1 de mayo como fiesta de san José obrero, con el deseo de “cristianizar” ese movimiento obrero, inyectándole el espíritu católico. El Hijo de Dios, nuestro Señor Jesucristo, se ha hecho hombre y ha trabajado con manos de hombre en el sustento cotidiano de su familia, ha santificado de esta manera el trabajo humano, confiriéndole una dignidad apropiada al hombre.

Continuar leyendo «1 de mayo»

El trabajo en el hogar de Nazaret

Carta de Mons. D. Julián Ruiz Martorell
Obispo de Huesca y de Jaca

Domingo, 1 de mayo de 2022

Queridos hermanos en el Señor:
Os deseo gracia y paz.

Comenzamos el mes de mayo dirigiendo nuestra mirada al hogar de Nazaret, donde contemplamos a la Virgen María y a san José, y de ellos recibimos un ejemplo de santificación a través del trabajo en el ambiente de la vida ordinaria.

El hogar de Nazaret nos muestra que el trabajo no es solamente una actividad económica, un modo de producción, sino un acto vital, una forma de vivir los valores evangélicos. Jesucristo aprendió en el seno de su familia el evangelio del trabajo y lo desarrolló en su propia vida y en sus parábolas.

Continuar leyendo «El trabajo en el hogar de Nazaret»

En voz alta sobre el Resucitado para resucitar

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 1 de mayo de 2022

¡Qué bueno es poder comprobar que mediante el Bautismo ya estamos integrados en la Muerte y Resurrección de Cristo y participamos de una vida nueva, que es la misma Vida del Señor! Toda nuestra vida tiene una manifiesta resonancia de eternidad. Estamos en camino hacia la resurrección plena y por eso el encuentro con Jesucristo es una necesidad, es nuestra verdadera alegría. Con esta alegría de resucitados alegramos la vida de los hombres con los que nos encontramos en el camino. Las palabras que dirigió a las hermanas de Lázaro son para nosotros los vivos: «Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre» (Jn 11, 25-26). Nos viene muy bien escuchar estas palabras porque, entre otras cosas, en el fondo todos nosotros tenemos zonas de nuestra vida que están muertas o mortecinas. En nuestra existencia a veces se da una especie de necrosis espiritual y hemos de reconocer que solamente Jesús tiene poder de curarla.

Continuar leyendo «En voz alta sobre el Resucitado para resucitar»

Una economía al servicio de la persona

Carta del cardenal D. Juan José Omella Omella
Arzobispo de Barcelona

Domingo, 1 de mayo de 2022

Hoy celebramos San José Obrero, patrón de los trabajadores, fecha que coincide con el Día Mundial del Trabajo. El hecho que este año esta fiesta coincidiera en domingo me pedía una reflexión sobre el valor humano y cristiano del trabajo.

«El trabajo es dignidad», dice a menudo el papa Francisco. Este mismo lema ya nos dona la pista para situar el trabajo en el contexto del humanismo cristiano. El grave problema actual es su escasez y la precariedad de las condiciones de trabajo, que afectan a un sector importante de la población en edad de trabajar.

El trabajo es un derecho fundamental, pero a muchas personas se les ha arrebatado. Muchos ciudadanos desesperados que se están en paro llaman a la puerta de las parroquias y lo único que piden es tener un trabajo digno que les permita salir adelante, sobre todo, en el caso de las familias vulnerables. Desde las Cáritas diocesanas y parroquiales se acogen y acompañan a estas personas marcadas por el sufrimiento y la angustia.

Continuar leyendo «Una economía al servicio de la persona»

El pan del trabajo. Con ocasión de la fiesta de san José Obrero

Carta de Mons. D. Francisco Cerro Chaves
Arzobispo de ToledoPrimado de España

Domingo, 1 de mayo de 2022

El 8 de diciembre, al clausurarse el año dedicado a san José, escribí la carta Pastoral del trabajo con corazón, sobre el trabajo en la situación actual. Destacaba entonces que san José acercó el trabajo humano al misterio de la redención. Hoy volvemos la mirada al «Custodio del Redentor», con ocasión de la fiesta de san José Obrero, el «padre trabajador», para redescubrir de nuevo la dignidad del trabajo y la grandeza de la vocación a colaborar en la obra de la creación con el trabajo.

El trabajo es la clave esencial de toda la cuestión social. En efecto, el trabajo condiciona no solo el desarrollo económico, sino también el cultural y moral de las personas, de la familia y de la sociedad. Un país ha alcanzado su desarrollo máximo cuando los ciudadanos gozan de pleno empleo. Y, al contrario, el desempleo de los ciudadanos es uno de los indicativos más claros de que la sociedad está herida en sus fundamentos. El Papa Francisco anhelaba, en «Fratelli tutti», «un planeta que asegure tierra, techo y trabajo para todos». Esta es la máxima prioridad social.

Continuar leyendo «El pan del trabajo. Con ocasión de la fiesta de san José Obrero»

Con María en el alma y el trabajo digno en el corazón

Carta de Mons. D. Mario Iceta Gavicagogeascoa
Arzobispo de Burgos

Domingo, 1 de mayo de 2022

Queridos hermanos y hermanas:

Hoy comenzamos el mes de mayo, el más bello de los meses, el mes de María. A Ella, nuestro fiel consuelo, nuestra Madre que ofreció su vida al cuidado de Jesús y que constantemente cuida de nosotros, le dedicamos –como ningún otro día– cada segundo de este mes.

Y lo hacemos con la celebración del Día de la Madre. Porque el corazón de una madre es lo más parecido al corazón de la Virgen María. Es esa tierra sagrada donde entran todos, donde nadie se queda aparte, donde se derrocha un amor que nunca termina.

En este mes, María desea volver a juntar a todos sus hijos que, por distintas circunstancias de la vida, se han separado. Es la intercesora que edifica continuamente la Iglesia; que aúna lo alejado, que cura lo herido y que repara lo quebrado.

Continuar leyendo «Con María en el alma y el trabajo digno en el corazón»

Plenitud de vida

Carta de Mons. D. Joan Planellas Barnosell
Arzobispo de Tarragona y Primado

Domingo, 1 de mayo de 2022

Estimados y estimadas. La cincuentena pascual nos invita a celebrar el núcleo de nuestra fe cristiana: ¡Jesús ha resucitado, aleluya! Es un tiempo que debemos emplear para aprender a vivir desde la pascua del Señor, para aprender a ser sus testigos verídicos y creíbles.

¡Ojalá que estos cincuenta días se conviertan en una escuela para todos! Sería muy raro que nosotros, cristianos, no creyéramos en la resurrección ni viviéramos bajo sus efectos. Y, sin embargo, ya en las primeras comunidades ésta fue una piedra de tropiezo difícil de proclamar y de confesar. El propio san Pablo tuvo que dedicarle todo el capítulo decimoquinto de su Primera carta a los Corintios, con expresiones impactantes, como esta: «Si nosotros hemos puesto nuestra esperanza en Cristo solamente para esta vida, seríamos los hombres más dignos de lástima.» (1 Co 15,19). No, nuestro testimonio no puede dar lástima ni podemos presentarnos como víctimas, pesimistas o mediocres; sería un fraude a la Buena Nueva del Evangelio. Pecadores, lo somos y mucho, pero felizmente perdonados por la Cruz redentora de Cristo y plenamente vivificados por la fuerza de su Espíritu. Por eso, a pesar de las propias debilidades y las de nuestras comunidades, en nosotros debe resplandecer la vida, la luz y la alegría del Reino, realidades que debemos hacer nacer cada día de nuevo, rellenándolas de contenido una y otra vez con nuestro hacer, siempre en comunión con los demás.

Continuar leyendo «Plenitud de vida»

La autoridad ayuda a crecer en el amor y la justicia

Carta de Mons. D. Francisco Pérez González
Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela
Administrador apostólico de San Sebastián

Domingo, 1 de mayo de 2022

Hubo una persona que me preguntó sobre el significado de la palabra autoridad. Estaba muy preocupada puesto que siempre que oía la palabra autoridad le venía a la cabeza un rechazo total. Pensaba que autoridad significaba imposición, dominio, sujeción… Y es todo lo contrario. Autoridad es una palabra que proviene del latín: auctoritas, derivado del verbo augere que significa ayudar a crecer. Tenemos un ejemplo muy claro en el evangelio cuando Jesús lava los pies a sus discípulos. Y así comenta el evangelista San Juan que después de cenar con sus discípulos, Jesús tomó la toalla y un recipiente con agua y comenzó a lavarles los pies. Algo insólito para ellos puesto que le tenían como en un pedestal;  se les rompen todos los esquemas que tenían sobre Jesús. De ahí que Pedro reacciona y le dice: «Señor ¿tú me vas a lavar a mí los pies?…No me lavarás los pies jamás”. A lo que responde Jesús: “Si no te lavo los pies. No tendrás parte conmigo…” Y responde Pedro: “Entonces, Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza” (Cfr Jn 13, 6-9). La autoridad está por debajo y levantando; la autoridad no se pone por encima y esclavizando. Este ejemplo de Jesucristo es la muestra de cómo debe ser la autoridad que ayuda, desde abajo, a crecer en amor, fraternidad, verdad y justicia.

Continuar leyendo «La autoridad ayuda a crecer en el amor y la justicia»