Santa Misa en la Solemnidad de San Indalecio

Homilía de Mons. D. Antonio Gómez Cantero
Obispo de Almería

S.A.I. Catedral de la Encarnación, Almería
Domingo, 15 de mayo de 2022

Querida comunidad, hermanas y hermanos. Queridos seminaristas mayores y menores, saludo al presidente de la agrupación de cofradías y a los 14 hermanas y hermanos mayores de las hermandades, adoración nocturna, religiosas y religiosos, cabildo de la catedral, respetadas autoridades, almerienses todos, especialmente los que os habéis acercado a esta Eucaristía, para celebrar que san Indalecio haya llegado a nuestra tierra y nos haya traído la buena noticia de Jesús, en los inicios de la predicación evangélica.

En san Indalecio, nos encontramos con un evangelizador y un mártir. Quizás, en primer lugar, debíamos de contemplar al evangelizador. Lo tuvo más difícil que todos nosotros ahora, lo digo, porque muchas veces nos quejamos de las dificultades, pero se dejó llevar por el impulso de la fe, que no puede estar encerrada en nuestros ámbitos personales, sino como la luz, ha de colarse por las rendijas de nuestra sociedad. Este ímpetu evangelizador, de aquellos que dejándolo todo se fueron por todos los caminos de los cuatro puntos cardinales, nos debe de cuestionar a todos y cada uno de los que estamos bautizados. ¿No estaremos viviendo una fe acomodada? En este tiempo del Sínodo de los Obispos, donde se nos ha preguntado a todos sobre la Iglesia, se vislumbra el anhelo de muchos creyentes por no dejar morirse a nuestra iglesia en Europa y en España. Solo unidos podremos mostrar a Cristo.

Continuar leyendo «Santa Misa en la Solemnidad de San Indalecio»

Santa Misa con el Rito de canonización

Plaza de San Pedro, Vaticano
Domingo, 15 de mayo de 2022

Homilía
V DOMINGO DE PASCUA (C)

Canonización de Titus Brandsma, Lázaro Devasahayam,
César de Bus, Luis María Palazzolo, Justino María Russolillo,
Carlos de Foucauld, María Rivier, María Francisca de Jesús Rubatto
María de Jesús Santocanale y María Domenica Mantovani

Hemos escuchado algunas palabras que Jesús entregó a los suyos antes de pasar de este mundo al Padre, palabras que expresan lo que significa ser cristianos: «Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros» (Jn 13,34). Este es el testamento que Cristo nos dejó, el criterio fundamental para discernir si somos verdaderamente sus discípulos o no: el mandamiento del amor. Consideremos dos elementos esenciales de este mandamiento: el amor de Jesús por nosotros —así como yo los he amado— y el amor que Él nos pide que vivamos —ámense los unos a los otros.

Ante todo, como yo los he amado. ¿Cómo nos ha amado Jesús? Hasta el extremo, hasta la entrega total de sí. Impacta ver que pronuncia estas palabras en una noche sombría, mientras el clima que se respira en el cenáculo está cargado de emoción y preocupación. Emoción porque el Maestro está a punto de despedirse de sus discípulos. Preocupación porque anuncia que precisamente uno de ellos lo traicionará. Podemos imaginar qué dolor tendría Jesús en su alma, qué oscuridad se acumulaba en el corazón de los apóstoles, y qué amargura ver a Judas que, después de haber recibido del Maestro el bocado mojado en su plato, salía de la sala para adentrarse en la noche de la traición. Y, justo en la hora de la traición, Jesús confirmó el amor por los suyos. Porque en las tinieblas y en las tempestades de la vida lo esencial es que Dios nos ama.

Continuar leyendo «Santa Misa con el Rito de canonización»

Valle de sonrisas

Carta de Mons. Fr. Jesús Sanz Montes, OFM
Arzobispo de Oviedo

Domingo, 15 de mayo de 2022

Queridos hermanos y amigos: paz y bien.

Es verde ese valle que en su ancha angostura deja que transcurra silencioso el río Gave. Parece que se torna tímido y simplemente se desliza sin querer molestar con sus aguas que tan sólo pocos kilómetros arriba son bravías y arrolladoras al bajar de los grandes neveros del circo de Gavarnie, en los Pirineos franceses. Allí, en la bajura del valle está enclavada la gruta de Lourdes, cita obligada para quien escucha el mensaje de Jesús en los labios de nuestra Señora, nuestra Madre bendita.

He podido acercarme este año acompañando a nuestra Hospitalidad de Lourdes, con los enfermos y peregrinos de nuestra Diócesis de Oviedo. Tras la anomalía de la pandemia que tantas cosas nos ha secuestrado, hemos sido la primera diócesis española que ha peregrinado hasta allí, como hemos hecho todos estos años desde que se constituyó. Y se notaba que todavía hay temores, cautelas, y nos costará normalizar tantas cosas, entre otras una como esta. Por eso se presentaba un tanto extraño el ambiente por la poca gente que allí se veía. No obstante, quienes se han aventurado a esta peregrinación, han podido comprobar que puede hacerse sin especial riesgo ni infundados miedos, basta la prudencia sensata, tal y como nos vamos moviendo en la vida ordinaria del cada día.

Continuar leyendo «Valle de sonrisas»

El cultivo del campo

Carta de Mons. D. Julián Ruiz Martorell
Obispo de Huesca y de Jaca

Domingo, 15 de mayo de 2022

Queridos hermanos en el Señor:
Os deseo gracia y paz.

San Juan XXIII en la bula “Agri culturam” (16 diciembre 1960) reconocía que los autores eclesiásticos y profanos enaltecieron siempre el cultivo del campo “con máximas loas”. Para san Agustín es “la más sana y la más honesta” de las ocupaciones. Cicerón afirmó que la vida rural es “muestra de moderación, diligencia y justicia” y que ese oficio es “el mejor, el más fecundo, el más dulce y el más digno del hombre aun del hombre libre”.

El Papa Francisco en su “Mensaje al Secretario General de las Naciones Unidas para la Pre-cumbre sobre los sistemas alimentarios de la ONU” (26 julio 2021) escribió: “Se necesita una nueva mentalidad y un nuevo enfoque integral y diseñar sistemas alimentarios que protejan la Tierra y mantengan la dignidad de la persona humana en el centro; que garanticen suficientes alimentos a nivel mundial y promuevan el trabajo digno a nivel local; y que alimenten al mundo hoy, sin comprometer el futuro”.

Continuar leyendo «El cultivo del campo»

San Juan de Ávila y el fervor apostólico de los primeros

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 15 de mayo de 2022

Hace pocos días hemos celebrado la fiesta de san Juan de Ávila. Los sacerdotes hemos vivido el gozo del ministerio que este santo supo cantar tan bellamente con su vida, predicaciones y escritos. Nuestro ministerio nació en el Cenáculo junto con la Eucaristía y, como nos decía el Papa san Juan Pablo II en su última carta con ocasión del Jueves Santo, «la existencia sacerdotal ha de tener, por un título especial, forma eucarística». Ha de ser la Eucaristía el centro de nuestra vida y ha de configurar la misión que el Señor nos ha regalado. Personalmente creo que el cultivo de la forma eucarística nos ayuda a vivir y a dar forma a esas dimensiones constitutivas y complementarias de la Iglesia como son la comunión y la misión, la unidad y la evangelización.

Me he puesto a escribiros esta carta después de haber celebrado la Eucaristía y, siguiendo los consejos de san Juan de Ávila, me he dejado envolver en esta realidad para poder hablar al corazón, pidiendo al Señor que me dé su entender. Los sacerdotes en Cristo eucarístico podemos contemplar el modelo de un diálogo vocacional entre la libre iniciativa del Padre y la respuesta confiada de Cristo; los sacerdotes estamos destinados a perpetuar ese ministerio salvífico a lo largo de los siglos, hasta que el Señor vuelva. En la celebración de la Eucaristía es el mismo Cristo quien actúa en quienes Él ha escogido como ministros suyos, pues es Él quien nos sostiene para que, llenos de confianza y gratitud absoluta, eliminemos todos los temores.

Continuar leyendo «San Juan de Ávila y el fervor apostólico de los primeros»

Pan para el camino

Carta del cardenal D. Juan José Omella Omella
Arzobispo de Barcelona

Domingo, 15 de mayo de 2022

El pasaje del Evangelio según Juan que hemos leído este quinto Domingo de Pascua nos deja un mensaje muy claro: el amor a nuestros hermanos es el distintivo más importante de los seguidores de Jesús. «En esto conocerán que sois discípulos míos: si os amáis unos a otros» (Jn 13,35).

Dice el papa Francisco que el amor es el documento de identidad del cristiano, es decir, el único documento válido para ser reconocidos como discípulos de Jesús. Y continúa diciendo que, como todo documento de identidad, caduca si no lo renovamos.

El Señor nos ha dado un gran regalo con el que podemos renovar durante toda la vida el amor a Dios y a nuestros hermanos, es la Eucaristía. La Eucaristía es el alimento que sostiene nuestra existencia. Es pan para el camino. En la Eucaristía, Jesús viene a nosotros para darnos su cuerpo y su sangre. Y es que Jesús es el pan de vida. Él mismo nos lo dice en el Evangelio: «Quien coma de este pan vivirá para siempre» (Jn 6,51)

Continuar leyendo «Pan para el camino»

Tiempo de Pascua, tiempo de Confirmación

Carta de Mons. D. Mario Iceta Gavicagogeascoa
Arzobispo de Burgos

Domingo, 15 de mayo de 2022

Queridos hermanos y hermanas:

Inmersos en este precioso tiempo de Pascua, en el cual abrimos, de par en par, las puertas al Espíritu, recordamos la importancia del sacramento de la Confirmación.

El tiempo pascual es, por excelencia, el despertar a una vida nueva, un momento admirable para recibir –como los apóstoles en Pentecostés– el don del Espíritu Santo.

El fuego del Espíritu purifica el alma de quien lo contempla y edifica el corazón de quien lo recibe. Y su luz ilumina las tinieblas de aquellos rostros que han perdido el vestigio bondadoso y pródigo del Padre.

Fuego y luz, pasión y espera: un camino de alegría que nos impulsa a ser testigos de Jesucristo hasta los confines de la tierra. Porque la Confirmación infunde gozo, ilusión y expectativa; une más íntimamente a Cristo y a su Iglesia, renueva la esperanza y enriquece el porvenir con una fuerza que nada ni nadie puede parar.

Continuar leyendo «Tiempo de Pascua, tiempo de Confirmación»

La fuerza de los humildes. San Isidro Labrador: padre, esposo y laico santo

Carta de Mons. D. Francisco Cerro Chaves
Arzobispo de ToledoPrimado de España

Domingo, 15 de mayo de 2022

En este año, dedicado en nuestra archidiócesis a la vocación laical, merece la pena pararnos un momento en la figura de un cristiano ejemplar que actualiza y acerca a diversas generaciones el frescor de la savia evangélica. Con su vida, san Isidro nos habla de la fuerza de los humildes. Probablemente es una de esas grandes figuras de la Iglesia que ha demostrado que «lo pequeño es hermoso», como le gustaba recordar a Chesterton. En san Isidro se verifica esa verdad que nos ha recordado el Papa Francisco al proponernos a los santos como esos amigos «que nos alientan y acompañan» («Gaudete et Exsultate», nn. 3-5).

San Isidro es conocido por ser el pa- trón de los campesinos y labradores. Juan XXIII proclamó su patronazgo a los agricultores españoles por bula «Agri Culturam» el 16 de diciembre de 1960. Esta declaración sirvió para extender su culto a muchas localidades agrícolas, no sólo de España, sino del mundo entero. De las muchas enseñanzas de vida que nos deja san Isidro, tres aspectos le convierten en un referente también para los creyentes de nuestro tiempo. El primero de ellos es el amor en la vida familiar, el segundo es su admirable combinación de austeridad y generosidad a la hora de administrar sus bienes, y el tercero es la educación en la paciencia y la fortaleza con que forjó su templado carácter.

Continuar leyendo «La fuerza de los humildes. San Isidro Labrador: padre, esposo y laico santo»

Somos un pueblo que canta aleluya

Carta de Mons. D. Joan-Enric Vives Sicilia
Arzobispo-Obispo de Urgel

Domingo, 15 de mayo de 2022

El canto del aleluya atraviesa todo el tiempo pascual después del silencio cuaresmal, y sigue siempre vivo en las celebraciones cristianas. La noche de la Vigilia Pascual y durante toda la cincuentena, alabamos a Dios, sobre todo porque ha resucitado a Jesús de entre los muertos y le ha sentado a su derecha, en la gloria eterna. Lo alabamos por su Amor inmenso, por su misericordia que todo lo vence, ¡hasta la misma muerte! Ésta es la mayor maravilla: “La piedra que desecharon los constructores es ahora la piedra angular” (Sal 117,22). Cantar o proclamar “aleluya”, significa tener conciencia de que Jesucristo ha vencido el mal, que está Resucitado, y que nuestra fe es la victoria que vence al mundo.

En nuestras celebraciones litúrgicas hemos mantenido del judaísmo tres palabras muy usadas: amén, hosanna y aleluya. Aleluya (Halleluyah, del hebreo הַלְּלוּיָהּ), significa “¡Alabad a Dios!”, o también, “¡que Yahweh sea alabado!”, y es una exclamación bíblica de gozo, que el judaísmo y el cristianismo hemos adoptado para su uso litúrgico. En el Antiguo Testamento aparece en 21 ocasiones en el libro de los Salmos y 1 vez en Tobías 13,18. También la palabra «aleluya» la encontramos hasta en 4 ocasiones en el libro del Apocalipsis, en el contexto de la descripción que Juan hace de su visión sobre la liturgia celestial (cf. Ap 19,1-6).

Continuar leyendo «Somos un pueblo que canta aleluya»

Dostoievski

Carta de Mons. D. Joan Planellas Barnosell
Arzobispo de Tarragona y Primado

Domingo, 15 de mayo de 2022

Estimados y estimadas. Fiódor M. Dostoyevski (1821-1881), de quien acabamos de celebrar el bicentenario de su nacimiento, es uno de los mayores novelistas de todos los tiempos y un autor de referencia permanente. Sus obras reflejan las contradicciones y grandezas de la condición humana, que fueron también las suyas. Así lo pone de manifiesto Nikolái Strájov, biógrafo de Dostoyevski, para quien los personajes de sus novelas se le parecen tanto que les considera autojustificaciones y «demuestran que en un mismo individuo pueden coexistir la nobleza y todo tipo de bajeza». La esposa de Dostoyevski, Anna Grigorievna, para defenderle de los ataques de su biógrafo, escribió que Dostoyevski era un hombre «de una infinita bondad». Tal y como dice en la biografía sobre Dostoyevski (2012) el rumano Virgil Tanase, puede que ambos tengan razón.

Continuar leyendo «Dostoievski»