Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

Carta de Mons. D. Eusebio Hernández Sola, OAR
Obispo de Tarazona

Domingo, 29 de mayo de 2022

Coincidiendo hoy con la solemnidad de la Ascensión celebramos la 56ª Jornada Mundial de las Comunicaciones.

El papa Francisco dirige en esta Jornada un mensaje en el que pide al mundo de la comunicación que vuelva a aprender a escuchar. Hoy en día se ha acuñado un término en inglés, “fake new” que significa falsas noticias. Este término es utilizado para conceptualizar la divulgación de noticias falsas que provocan un peligroso círculo de desinformación.

La información y los medios tienen que tener como princi-pio informar sobre la verdad. El periodismo de calidad y el derecho de los ciudadanos a informarse debidamente están sufriendo el impacto de este fenómeno que se vuelve cada vez más peligroso y que influye de distintas maneras en las prác-ticas democráticas.

Para informar desde la verdad es necesario, sobre todo, escuchar. Escuchar también es esencial para obtener una buena información. La búsqueda de la verdad comienza con la escucha. Y también lo es el testimonio a través de los medios de comunicación social. Cada diálogo, cada relación comienza con la escucha. Por eso, para crecer, incluso profesionalmente, como comunicadores, se necesita volver a aprender a escu-char mucho. El papa Francisco insiste este año en la impor-tancia que tiene escuchar para informar:

LA VERDADERA ESCUCHA

“Todos tenemos oídos, pero muchas veces incluso quien tie-ne un oído perfecto no consigue escuchar a los demás. Existe realmente una sordera interior peor que la sordera física. La escucha, en efecto, no tiene que ver solamente con el sentido del oído, sino con toda la persona. La verdadera sede de la escucha es el corazón. El rey Salomón, a pesar de ser muy joven, demostró sabiduría porque pidió al Señor que le conce-diera «un corazón capaz de escuchar» (1 Re 3,9). Y san Agustín invitaba a escuchar con el corazón, a acoger las palabras no exteriormente en los oídos, sino espiritualmente en el cora-zón: «No tengan el corazón en los oídos, sino los oídos en el corazón». Y san Francisco de Asís exhortaba a sus hermanos a «inclinar el oído del corazón»”.

Una escucha atenta de todos nos ayuda a huir de los prejui-cios a la hora de informarnos e informar. La escucha es algo imprescindible para una buena comunicación.

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN LA IGLESIA

Hoy es también un día en el que debemos felicitar a todos los que trabajan y colaboran con los medios de comunicación de la Iglesia. La Iglesia de hoy, como la de ayer, echa mano de los medios de difusión para cumplir el mandato de Jesús de transmitir su mensaje a todos los hombres y a todos los pueblos. Y vosotros lo estáis realizando.

Todos los medios a nuestro alcance tienen como objetivo primario evangelizar; y a la vez, no puede olvidar su labor profética y crítica de una sociedad en la que el juego de las diversas fuerzas debería tener como meta el bien común.

✠ Eusebio Hernández Sola, O.A.R.
Obispo de Tarazona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s