Santa Misa en la fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote

Homilía de Mons. Fr. Jesús Sanz Montes, OFM
Arzobispo de Oviedo

Seminario Metropolitano, Oviedo
Jueves, 9 de junio de 2022

No es una ruleta cansina que nos marca el mismo número de la suerte conocida, lo que cada año nos mueve en esta fiesta tan nuestra mirando a Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote. Volvemos al Seminario en donde tantos –prácticamente todos vosotros– os preparasteis para ese día feliz y esperado de vuestra ordenación sacerdotal. Van pasado los años, y las diversas generaciones de curas se exponen al abrazo de los hermanos del Presbiterio, a la gratitud y la plegaria, por esos veinticinco, cincuenta o setenta y cinco años de ministerio sacerdotal.

No, no es una ruleta al uso, sino la fecha convenida litúrgicamente para la celebración festiva del Buen Pastor, sumo y eterno Sacerdote, que poniendo en sus labios nuestro nombre se atrevió a decirnos aquel ¡ven! Aparece ante nosotros el mapa de una vida en la que se han dibujado destinos varios, climas diversos y tantas andanzas. Climas de cada escenario vivido en los inviernos que nos retiraban a nuestros cuarteles y trincheras, en las primaveras vivarachas donde la vida se estrenaba cada día, en los veranos con sus agostadores estíos, y en los otoños serenos que ponían paz a nuestra remembranza.

Continuar leyendo «Santa Misa en la fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote»

Lámparas encendidas en el camino de la santidad

Carta de Mons. D. Julián Barrio Barrio
Arzobispo de Santiago de Compostela

Queridos Miembros de Vida Contemplativa:

Llegado a su fin el tiempo litúrgico de Pascua, la Iglesia hace memoria festiva y solemne del misterio de la Santísima Trinidad. La Conferencia Episcopal Española ha considerado que ése era un día muy apropiado para que todos en la Iglesia oremos por las religiosas y los religiosos de vida contemplativa y les mostremos con afecto nuestra gratitud.

Si la fe nos toma de la mano y guía al corazón de Dios, allí se nos permite contemplar lo que Dios es en sí mismo, y también lo que nosotros somos en Dios: “Pues todos nosotros hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo cuerpo” (1Cor 12,13); “pues bien, vosotros sois el  cuerpo de Cristo, y cada uno es un miembro” (1Cor 12,27), y “porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida en Dios” (Col 3,3). Necesitamos acercarnos al misterio de nuestro ser, a lo que somos en Cristo Jesús, a lo que somos en Dios, en el seno de la Trinidad Santa. Por la naturaleza de su vocación, religiosas y religiosos contemplativos se han hecho peregrinos permanentes en ese camino por el que la fe los lleva a sondear el misterio de Dios y los acerca, al mismo tiempo, al misterio del hombre.

Continuar leyendo «Lámparas encendidas en el camino de la santidad»