Caminando juntos

Carta de Mons. Fr. Jesús Sanz Montes, OFM
Arzobispo de Oviedo

Domingo, 12 de junio de 2022

Queridos hermanos y amigos: paz y bien.

Mucho nos ha llevado en este curso la creación de grupos para la reflexión en torno a ese tema que ha propuesto el Papa Francisco: la así llamada “sinodalidad”. Se nos ha terminado haciendo familiar la palabreja, por más que sea su significado y su mismo concepto, tan antiguo como la misma Iglesia. Porque, efectivamente, el término “sínodo” significa “camino compartido”, es decir una forma de entender un proyecto de modo no privado, sino acompañado por otras personas que me aportan y a las que yo aporto algo que nos enriquece mutuamente para lograr alcanzar el objetivo soñado. El cristianismo no es un camino privado, aunque siempre será personal. Por eso sólo cabe comprenderlo de modo comunitario, fraterno. No somos turistas viandantes que solitariamente se cruzan por el camino, sino peregrinos que tienen en común la meta hacia la que caminamos, la asistencia del Señor, y la senda que recorremos como hermanos hacia la patria celestial.

Continuar leyendo «Caminando juntos»

Santísima Trinidad

Carta de Mons. D. Julián Ruiz Martorell
Obispo de Huesca y de Jaca

Domingo, 12 de junio de 2022

Queridos hermanos en el Señor:
Os deseo gracia y paz.

No creemos en un Dios monolítico. No depositamos nuestra esperanza en un Dios que habita en una aburrida soledad. No amamos a un Dios inaccesible. Creemos en Dios Padre Creador y misericordioso. Vivimos con nuestra esperanza orientada hacia Dios Hijo que comparte nuestra naturaleza. Amamos con el amor que el Espíritu Santo derrama en nuestros corazones.

El 30 de mayo de 2021, el Papa Francisco dijo que la Solemnidad de la Santísima Trinidad “nos hace contemplar este maravilloso misterio de amor y luz del que procedemos y hacia el cual se orienta nuestro camino terrenal”.

El Santo Padre explicó: “En esta fiesta en la que celebramos a Dios: el misterio de un único Dios y este Dios es el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo. ¡Tres personas, pero Dios es uno! El Padre es Dios, el Hijo es Dios, el Espíritu es Dios. Pero no son tres dioses: es un solo Dios en tres Personas. Es un misterio que nos ha revelado Jesucristo: la Santa Trinidad. Hoy nos detenemos a celebrar este misterio, porque las Personas no son adjetivaciones de Dios: no. Son Personas, reales, distintas, diferentes; no son -como decía aquel filósofo- “emanaciones de Dios”: ¡no, no! Son Personas. Está el Padre, al que rezo con el Padrenuestro; está el Hijo que me ha dado la redención, la justificación; está el Espíritu Santo que habita en nosotros y habita en la Iglesia”.

Continuar leyendo «Santísima Trinidad»

La cuestión social más importante: promover la vida

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 12 de junio de 2022

No es fácil en estos momentos acercarse al corazón de todos los hombres para plantear una cuestión social de primer orden como es la vida, la defensa de la vida desde el inicio hasta su término. Hoy es la cuestión social más importante y con las consecuencias más graves, ¿por qué me atrevo a hacer esta afirmación? Porque, cuestionada la vida, se puede cuestionar absolutamente todo.

Me surgen dos preguntas: ¿cómo promover la vida?, ¿cómo se escoge la vida? Para responder, necesariamente me tengo que atrever a hacer algunas afirmaciones que es urgente que entren en nuestro corazón y en nuestras reflexiones. Me vienen a la mente aquellas palabras del Señor: «El que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará» (Lc 9, 24). Debemos tenerlas presentes porque no es posible hacer una opción por la vida cuando nos arrogamos la vida para nosotros. ¿Acaso eres tú el dueño de la vida? La humanidad ha tenido que dar muchos pasos para descubrir, valorar y defender la dignidad del ser humano. Además, nosotros, los cristianos, tenemos una clara conciencia de que la vida la encontramos dándola, no reteniéndola o tomándola. Aquí está el sentido último de la cruz: no tomar para sí, sino dar la vida.

Continuar leyendo «La cuestión social más importante: promover la vida»

La vida contemplativa, savia para el mundo

Carta del cardenal D. Juan José Omella Omella
Arzobispo de Barcelona

Domingo, 12 de junio de 2022

Hoy, domingo de la Santísima Trinidad, celebramos la Jornada Pro Orantibus. En esta Jornada estamos invitados a rezar por todas aquellas personas que dedican su vida a orar por la Iglesia y por el mundo.

Vivimos en una sociedad materialista, acostumbrada a las prisas, en la que se valora más el tener y el hacer que el ser. Es por ello que muchas personas no comprenden bien la vocación a la vida contemplativa. Sin embargo, como dice el papa Francisco, nuestro mundo necesita a los contemplativos y a las contemplativas, «como el marinero en alta mar necesita el faro que indique la ruta para llegar al puerto.» (Constitución apostólica Vultum Dei quarere, 6)

Los monjes y las monjas se retiran del mundo para vivir de manera humilde y discreta. Es semejante a la vida oculta de Jesús en Nazaret, junto a María y a José. Nos puede parecer una vida en la que no sucedió nada extraordinario. Sin embargo, en ella Jesús se fue preparando para la misión que Dios le había encomendado. Las personas que se consagran a la vida contemplativa nos ayudan a valorar más nuestra vida sencilla de cada día. Es en la vida ordinaria donde nos encontramos con Dios y aprendemos a amar a nuestros hermanos.

Continuar leyendo «La vida contemplativa, savia para el mundo»

La vida contemplativa: lámparas en el camino sinodal

Carta de Mons. D. Francisco Cerro Chaves
Arzobispo de ToledoPrimado de España

Domingo, 12 de junio de 2022

«Caminar juntos» es el quehacer fundamental de los consagrados en la vida contemplativa, los monjes y monjas a los que tenemos muy presentes en esta jornada en la que la Iglesia agradece a Dios con la oración y el afecto por la vida de cada uno, ofrecida como una lámpara encendida de donación de amor y ofrenda a la Santísima Trinidad y como plegaria constante por la Iglesia y por todos nosotros.

Cuando faltaba poco más de un mes para la apertura oficial del camino sinodal, el secretario general del Sínodo de los Obispos, el cardenal Mario Grech, envió una misiva a las personas contemplativas para invitarlas explícitamente a dejar oír su voz en dicho camino. Así pues, las personas contemplativas son también profundamente sinodales no por un empeño extraordinario, sino por su misma raíz carismática: en la medida en que buscan la luz de Dios y la derraman sobre el rostro de la Iglesia, son portadoras de una experiencia sinodal capaz de alentar la sinodalidad en otros. Ellas, que saben escuchar al Señor, alumbran para todos el camino de la apertura al otro y a los otros; ellas, que forjan su corazón en la permanente conversión a la voluntad divina, alumbran para todos el itinerario del discernimiento y de la transformación; ellas, que ensayan cada día la comunión fraterna, alumbran para todos la senda de la reconciliación y la paz entre los hermanos. Así, desplegando lo más genuino y hermoso de su llamada fundamental, se vuelven luminarias de vida y misión sinodales en el camino común del Pueblo de Dios.

Continuar leyendo «La vida contemplativa: lámparas en el camino sinodal»

La vida contemplativa: el corazón orante de la Iglesia

Carta de Mons. D. Mario Iceta Gavicagogeascoa
Arzobispo de Burgos

Domingo, 12 de junio de 2022

Queridos hermanos y hermanas:

Decía san Benito de Nursia que «el corazón de Jesús es nuestro modelo, nuestro guía, nuestro todo» (c. 348). Y en ese corazón que ama sin medida descansamos hoy, solemnidad de la Santísima Trinidad, cuando celebramos la Jornada Pro Orantibus.

Con el lema La vida contemplativa: lámparas en el camino sinodal, los obispos de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada ponen su mirada en tantos rostros que lo han dejado todo para contemplar al Señor: aquellos que «se convierten en testigos de la Luz y pueden ofrecer al Pueblo de Dios su “misteriosa fecundidad”». Desde la escucha, la conversión y la comunión, pilares básicos de la vida contemplativa, «empujan a toda la Iglesia a ensanchar el espacio de su tienda y a salir en peregrinación».

Continuar leyendo «La vida contemplativa: el corazón orante de la Iglesia»

Ocho nuevos sacerdotes para la Archidiócesis

Carta de Mons. D. José Ángel Saiz Meneses
Arzobispo de Sevilla

Domingo, 12 de junio de 2022

Celebramos un año más la solemnidad de la Santísima Trinidad y la Jornada Pro orantibus, en recuerdo de la vida contemplativa. «La vida contemplativa: lámparas en el camino sinodal», es el lema de este año. A través de la vivencia de los pilares básicos de su existencia, -la escucha, la conversión y la comunión-, se convierten en testigos de la Luz en medio del mundo y pueden ofrecer a la Iglesia su aportación al camino sinodal. Hoy es también un día de fiesta grande para nuestra Archidiócesis, porque impondré las manos a ocho diáconos de nuestro Seminario Diocesano que recibirán la ordenación presbiteral: Rubén, Jesús, Alejandro, Víctor Manuel, Manuel, Manuel Jesús, Francisco Javier, Aniceto.

Celebramos la solemnidad de la Santísima Trinidad. Celebramos a Dios Creador y Padre misericordioso; al Hijo unigénito, eterna Sabiduría encarnada; y al Espíritu Santo, que lo dinamiza todo, nuestro corazón, la creación y la historia. El misterio de Dios trino es un misterio inefable de vida y comunión entre las Tres Personas Divinas. La comunión eclesial es participación de la comunión intratrinitaria, e impulsa el camino sinodal que la Iglesia entera ha de recorrer en unidad de espíritu y de misión. Pero tal como el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, también la comunidad de los bautizados, siendo una, avanza por la senda de la sinodalidad en modos y tiempos diversos.

Continuar leyendo «Ocho nuevos sacerdotes para la Archidiócesis»

El universo de Dostoyevski

Carta de Mons. D. Joan Planellas Barnosell
Arzobispo de Tarragona y Primado

Domingo, 12 de junio de 2022

Estimados y estimadas. Tamara Djermanovic nos ofrece una visión al alcance de todos de la obra de Dostoyevski. Él «ha bajado a las profundidades del alma humana y ha descrito los cielos y los abismos que allí se encuentran». Para Dostoyevski, somos nosotros quienes en último término tenemos la libertad de decidir cómo será nuestra existencia: este credo hace que la vida valga la pena, a pesar de sus contradicciones. Una de ellas es la irracionalidad humana. En Apuntes del subsueloalter ego del autor― levanta la voz contra el racionalismo científico y el positivismo. El progreso no ha creado un mundo mejor, sino justamente lo contrario, como ya había anunciado Rousseau en su Discurso sobre las ciencias y las artes. Es en Los endemoniados donde Dostoyevski retrata a los jóvenes contagiados por las nuevas ideas que se amparan bajo las banderas del socialismo, el nihilismo y el ateísmo. Dostoyevski culpa a Occidente de haber inflamado a la juventud rusa. Nikolái Stavroguin, su protagonista, es condenado sobre todo «porque ha dejado de conocer a su pueblo»: perder las raíces es peor que ser occidentalista.

Continuar leyendo «El universo de Dostoyevski»

¿Las fiestas devaluadas?

Carta de Mons. D. Francisco Pérez González
Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela
Administrador apostólico de San Sebastián

Domingo, 12 de junio de 2022

Cuando se habla de fiestas nos sentimos muy bien anímicamente puesto que festejar o vivir en fiesta es muy humano. La alegría es un signo de humanismo sano y si, además, se hace con gozo es mucho más humano. Pero ocurre que –muchas veces- se confunde con el jolgorio “a tope” y el salirse de las reglas propias que motivan la alegría, el estar bien y la paz. – y popular. La fiesta alegre lleva a considerar que los festejos son necesarios para gozar de la armonía entre las gentes. La fiesta, si observamos, se sostiene siempre en la experiencia o testimonio de Jesucristo, la Virgen o los Santos. La fiesta es religiosa en su esencia pero, muchas veces, en los festejos se convierte en pagana. No es de buen gusto las aberraciones que puedan darse y que se deslizan con frecuencia como un ingrediente horroroso en la fiesta.

Durante el verano hay muchos eventos religiosos que hacen presente las motivaciones sanas para llevar adelante lo que caracteriza de verdad la fiesta. Pensemos en las romerías, procesiones, peregrinaciones… a nuestros lugares de culto como son las ermitas, basílicas o parroquias. Es impresionante comprobar la gran devoción que nos han legado nuestros mayores. Por el bien de los fieles se siguen manifestando estos actos religiosos. Pero a veces ocurre que se fomentan más las fiestas profanas y los festejos, las buenas comidas y los fuegos artificiales, que al final se pueden convertir en el único espíritu de la fiesta. Y puesto que esto ocurre se deberían, en el ambiente normal de la fiesta, fomentar las relaciones personales gozosas y los discursos populares para promover los auténticos valores que vienen expuestos en aquellos a los que se venera y favoreciendo los festejos donde nadie se sienta excluido.

Continuar leyendo «¿Las fiestas devaluadas?»

Lámparas en el camino sinodal

Carta de Mons. D. Carlos Escribano Subías
Arzobispo de Zaragoza

Domingo, 12 de junio de 2022

En la solemnidad de la Santísima Trinidad, la Iglesia celebra la jornada Pro orantibus. En ella oramos por quienes continuamente oran por nosotros: las personas consagradas contemplativas. Con este motivo, agradecemos a Dios esta forma de consagración que necesita la Iglesia. Damos gracias, singularmente, en nuestra Archidiócesis de Zaragoza, por las comunidades contemplativas que nos enriquecen con su carisma particular.  Ellas son signo de presencia del amor de Dios y custodios para todos del pulmón de la oración. 

El lema de la jornada de este año ilumina el camino sinodal que ha emprendido la Iglesia, de la mano del papa Francisco. El lema escogido para la jornada Pro orantibus de este año es: ‘La vida contemplativa: lámparas en el Camino Sinodal’. En su mensaje de este año, los obispos de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Española, describiendo la complementariedad de carismas en la Iglesia para la comunión,  nos recuerdan: “Hay quien va abriendo horizontes en clave de vanguardia, quien convoca a los más lejanos a la peregrinación, quien reúne a los que a ratos se dispersan, quien abre su casa a los que se encuentran cansados, quien recoge a los apaleados a la orilla del camino y quien mantiene encendida la candela para que la senda no se interrumpa ni siquiera en la noche más profunda. Estos últimos, hombres y mujeres de vida escondida en Dios, son como lámparas que custodian la luz primera —la luz que viene del Padre—, dan testimonio de la luz verdadera —la luz que es Cristo vivo— y apuntan hacia la luz definitiva —la luz que se nos promete en el Espíritu—. Se puede decir de ellos, como del Bautista, que no son la luz, sino testigos de la luz. Así pues, las personas contemplativas son también profundamente sinodales no por un empeño extraordinario sino por su misma raíz carismática: en la medida en que buscan la luz de Dios y la derraman sobre el rostro de la Iglesia, son portadoras de una experiencia sinodal capaz de alentar la sinodalidad en otros. Ellas, que saben escuchar al Señor, alumbran para todos el camino de la apertura al otro y a los otros; ellas, que forjan su corazón en la permanente conversión a la voluntad divina, alumbran para todos el itinerario del discernimiento y de la transformación; ellas, que ensayan cada día la comunión fraterna, alumbran para todos la senda de la reconciliación y la paz entre los hermanos. Así, desplegando lo más genuino y hermoso de su llamada fundamental, se vuelven luminarias de vida y misión sinodales en el camino común del Pueblo de Dios”.

Continuar leyendo «Lámparas en el camino sinodal»