Carta a los laicos

Carta de Mons. D. Luis Javier Argüello Pérez
Arzobispo de Valladolid

Querido hermanos laicos de nuestra Iglesia vallisoletana:

Acabo de iniciar el ministerio como arzobispo de Valladolid e inmediatamente quiero escribiros unas letras para agradeceros vuestra presencia en la Iglesia y vuestro testimonio en el mundo. Muchos realizáis tareas y servicios labor pastoral en la diócesis y compromisos en la vida familiar y en la sociedad. Quiero expresaros mi cercanía y comunión y pediros, ya, vuestra colaboración para crecer en participación en la comunión y misión de la Iglesia.

Estoy convencido de que el giro apostólico y misionero que nuestra iglesia está llamada a dar reclama la fidelidad de todos sus miembros a la vocación en la que hemos sido convocados. Por eso insisto en pedir al Corazón de Cristo que renueve en todos vosotros el carisma de discípulos misioneros en la militancia cristiana. Sin renovar la Iglesia Misterio en cada sacramento –Bautismo, Eucaristía, Matrimonio, Orden– no parece fácil crecer en la Comunión y Misión de la Iglesia.

Seguiremos el itinerario sinodal al que nos ha convocado el papa. En este curso hemos de renovar o constituir los Consejos pastorales en parroquias, arciprestazgos y Diócesis, pero sobre todo impulsar el testimonio misionero y la transmisión de la fe. El equipo de la Secretaria diocesana del Sínodo, con el que espero reunirme cuanto antes sea posible, ha de ayudarnos a seguir caminando juntos.

Muchos estáis asociados en grupos parroquiales, asociaciones, cofradías y movimientos, pero la gran mayoría de los católicos que participan en la Eucaristía del Domingo no lo están. Sin una pequeña referencia comunitaria, por sencilla que sea, es difícil concretar la sinodalidad. La Mesa de la Eucaristía del Domingo ha de ser la que nos congregue y envíe cada semana.

Nuestros grupos parroquiales, precisan, a su vez asociarse entre sí y ofrecer ese tronco común al resto de asociaciones y movimientos, para juntos ir discerniendo lo que Dios nos pide y transformarlo en una acción católica a diversas voces que anuncie la alegría del evangelio, sirva a los pobres y trabaje por la justicia nueva del Reino.

Os quiero pedir una primera colaboración con la respuesta al siguiente cuestionario:

– Tenemos grandes desafíos en la iniciación cristiana y la preparación al matrimonio, qué sugerís al respecto.

– Cuál es vuestra opinión sobre los servicios que han de prestar y la manera de organizar las Delegaciones de Laicos, Familia, Juventud, Universitaria…

– Cómo avanzar en la acción evangelizadora desde la Doctrina social de la Iglesia.

– El impulso a nuestros cauces de servicio a los pobres de cerca y de lejos a través de Caritas, Manos Unidas, Migraciones. La relación de estos servicios públicos diocesanos con otras iniciativas surgidas de la Iglesia.

– Sugerencias sobre la manera en la que el Obispo pueda estar cercano a los laicos y a la sociedad.

– Alguna otra sugerencia o comentario.

Reservad la fecha del 8 de octubre, sábado, para un encuentro de comienzo de curso y envío.

Hoy 31 de julio, día de San Ignacio, de 2022 quiero decir con vosotros: “En todo amar y servir”.

arguello firma

✠ Luis J. Argüello García
Arzobispo de Valladolid

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s