Y tú, ¿de quién eres? (II)

Carta de Mons. D. Ángel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

Domingo, 8 de mayo de 2022

Las personas, cada vez más, se sienten sin Dios, deshabitadas, perdidas, desorientadas, solas, vacías interiormente. Sienten una gran necesidad de armonía, de equilibrio, de reconciliación, de autoestima, aprecio, cariño… ¡Será por ello que los hijos de esta Diócesis, en todo tiempo y lugar, aunque se confiesen poco practicantes, han logrado entender en profundidad el misterio de su amor redentor y dirigen su mirada confiada a María!

Efectivamente en María de Nazaret descubren a Dios. Han adivinado que el atajo más rápido y seguro es la Virgen. Saben que Dios no se ha desentendido de la vida de los hombres y de las mujeres de este mundo. Tampoco de su vida. Dios mismo ha bajado a pie de obra para decirnos: ¡te amo! ¡quiero que seas feliz! ¡te necesito y cuento contigo para hacer un mundo más solidario, más justo, más humano, más fraterno…!

Continuar leyendo «Y tú, ¿de quién eres? (II)»

Y tú, ¿de quién eres? (I)

Carta de Mons. D. Ángel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

Domingo, 1 de mayo de 2022

Mi infancia estuvo asociada siempre a dos imágenes de la Virgen. La imagen de la Merced en la capilla del colegio de las mercedarias y la imagen de la Virgen de la Oliva, patrona de mi pueblo. Sólo años más tarde lograría entrever cuál era el denominador común entre ambas tallas. Por aquel entonces lo único que advertía era que no hacía falta entrar a la iglesia para poder ver a la Virgen. Desde fuera, a través de las ventanas entreabiertas de la capilla del colegio o desde el ventanuco de la puerta de la iglesia, se veía el perfil de la Virgen con su niño en brazos y con la bola del mundo (cadenas rotas), en un caso, y con el ramo de olivo en las manos, en el otro. En ambos casos, la misma significación, en María encontramos el bálsamo de Dios que nos libera del mal.

Ahora que lo pienso, rara era la vez que acercándome a uno u otro lugar no encontrara alguien asomado a la ventana o al ventanuco de la puerta. El año que hice de pregonero de las fiestas de Ejea me tocó esperar unos minutos a la puerta de la iglesia de la Virgen de la Oliva. ¡Pareciera como si el reloj se hubiera detenido! Afortunadamente, no tenía prisa… y aguardé pacientemente mi turno. Al girarse y descubrir mi presencia un hombre, con los ojos brillantes y enrasados, me dijo: ¡su mirada diaria me sigue sosteniendo! Asentí. Y permanecí callado. Al mirar entonces el rostro de María, comprendí lo que aquel señor quería decirme…

Continuar leyendo «Y tú, ¿de quién eres? (I)»

Y nos dejó como regalo a su Madre (I)

Carta de Mons. D. Ángel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

Domingo, 24 de abril de 2022

Al final me he decidido a compartir con vosotros, como regalo del mes de mayo, la influencia que desde los orígenes de nuestra Diócesis (930 d.C.) ha tenido la Virgen María en la fe de nuestro pueblo.

Como botón de muestra enumero algunas advocaciones que vienen a mi mente después de haber recorrido cada una de las unidades pastorales del Alto Aragón Oriental: la Virgen de la Carrodilla en Estadilla; la Virgen del Patrocinio en Tamarite; la Virgen de la Guardia en Rocafort [Alcampel]; la Virgen del Pueyo en Barbastro; la Virgen de la Candelera en Salas Altas; la Virgen del Plano en Barbastro y en Salas Bajas la Virgen de la Alegría en Monzón; la Virgen de la Bella en Castejón del Puente; la Virgen del Socorro en Coscojuela de Fantova; la Virgen de los Dolores en Naval; la Virgen de la Peña en Graus; la Virgen de la Encontrada en Chía; la Virgen de Guayente en Sahún; la Virgen del Romeral en Binéfar; la Virgen del Viñero en el Grado; la Virgen de Torreciudad en Bolturina;  la Virgen de la Viña en Perarrúa; la Virgen de Chalamera en Chalamera; la Virgen de Villarcillo en Banastón; Nuestra Señora del Rosario en Capella [casa L’hereu]; la Virgen de Laude en la Puebla de Fantova; Nuestra Señora del Llano en Laguarres; la Virgen del Casi-Huerto en el Soler; la Virgen de la Sierra en Torruella de Aragón; Santa María en Luzás; Nuestra Señora del Rosario en Cajigar; la Virgen de la Pallaroa en Monesma de la Ribagorza; Nuestra Señora del Rosario en Castigaleu [casa Castellell]; Virgen de los Baños en Abenozas; Virgen de la Alegría en Benabarre; Nuestra Señora de Valdeflores en Benabarre [en la iglesia parroquial]; Virgen de las Ventosas en Benabarre [Mas Puivert]; Nuestra Señora de la O en Sopeira; Santa María in camino fuero en La Puebla de Castro [en el cementerio]; Virgen del Coro en Villanueva de Sijena; Virgen de Tricás en Ainsa [parroquia]; Virgen de la Cuarcos en Costean [en la parroquia]; Virgen del Niño Perdido en Benabarre [en un pilaret]; Virgen del Faro en Centenera; Virgen de Linares en Benabarre [antiguo convento]; Virgen de Gracia en Run; Virgen de Pineta en Bielsa; Nuestra Señora de la Asunción en Fonz; Santa María la Mayor en Tamarite; Nuestra Señora de la Asunción en Barbastro [catedral], en Huerta de Vero, en Pozán de Vero, en; Benavente, en La Puebla de Fantova, en Laguarres, en Cajigar, en Monesma de la Ribagorza; La Purificación de María en Olvena; Nuestra Señora del Romeral en Monzón [concatedral]; Santa María la Mayor en Ontiñena; la InmaculadaConcepción en Arén; Nuestra Señora de la Piedad en Puente de Montañana; Nuestra Señora de Baldós en Montañana; Nuestra Señora de Obac en Viacamp; Nuestra Señora del Llano en Secastilla…

Continuar leyendo «Y nos dejó como regalo a su Madre (I)»

Cuatro claves para el gran Misterio

Carta de Mons. D. Ángel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

Domingo, 10 de abril de 2022

Me adentro en tu hogar para invitarte a recrear el gran Misterio de la Redención en tu vida, ser contigo testigo del Resucitado y cirineo de tantos crucificados en el mundo. San Pablo expresa magistralmente cómo nuestra verdadera transformación personal se produce sencillamente al participar en la muerte y resurrección de Cristo: «Todo para conocerlo a él, y la fuerza de su resurrección, y la comunión con sus padecimientos, muriendo su misma muerte, con la esperanza de llegar a la resurrección de entre los muertos» (Flp 3, 10-11). Desde esta convicción te ofrezco cuatro claves posibles para adentrarte en el MISTERIO y celebrar en toda su hondura teológica y existencial la Pascua del Señor:

Continuar leyendo «Cuatro claves para el gran Misterio»

Ser sacerdote es un valor ecológico (y 2)

Carta de Mons. D. Ángel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

Domingo, 3 de abril de 2022

Continúo esta semana enumerando las razones por las que los veintiocho sacerdotes a los que he tenido que cerrar los ojos fueron escogidos (no por ser los mejores), llamados (sin mérito alguno) y enviados (por pura gracia de Dios) para colaborar con el Señor y ser:

  • Generadores de esperanza. En un mundo tocado por la desesperanza, el desencanto, el vacío interior, ante la minusvaloración de la fe… estos hombres fueron signo de esperanza con su anuncio salvífico de liberación. Ayudándonos a descubrir que Dios no hace basura. Con su utopía fueron capaces de recrear la fraternidad. Trataron de ser puente entre el hombre y Dios, alimento y reconciliación para el pueblo, buena noticia. Tuvieron gancho y vigor interior para estimular las ganas de vivir, la alegría y la esperanza dormida de su pueblo. Entendían que la mayor estafa era dejar de ofrecerles, por cobardía, comodidad o complejo, miedo o dejadez, la buena noticia del evangelio;
Continuar leyendo «Ser sacerdote es un valor ecológico (y 2)»

Ser sacerdote es un valor ecológico (I)

Carta de Mons. D. Ángel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

Domingo, 27 de marzo de 2022

Con emoción contenida escribo el mismo día de san José, día del Seminario, estas letras como gratitud a los veintiocho sacerdotes, desde Mn. Jesús García hasta Stanislaw Sekowski, incluidos nuestros dos obispos, don Damián y don Alfonso, a los que me ha tocado cerrarles los ojos durante estos siete años de servicio pastoral entre vosotros.

Sus nombres, sus vidas y su ministerio pastoral han quedado inmortalizados en nuestro corazón y en el folleto que vamos a divulgar para que intercedan ante el Padre y fecunde de nuevas vocaciones sacerdotales nuestra Diócesis martirial.

Continuar leyendo «Ser sacerdote es un valor ecológico (I)»

Si Dios te llama, no acalles su voz

Carta de Mons. D. Ángel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

Domingo, 20 de marzo de 2022

Dios tiene un sueño para cada uno de los hijos del Alto Aragón. Si alguna vez presientes que te llama a colaborar con Él, no acalles su voz. Nunca te sentirás tan feliz, tan fecundo, tan libre y tan auténtico. Esta ha sido, hasta ahora, mi pobre y humilde experiencia. Y ya son 42 años los que llevo embarcado con Él. Seguir a Jesucristo es conformar tu corazón con el suyo. Sólo así se logra la comunión y la unidad entre todos. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos que nos regala también hoy, entre nuestros hijos, mediaciones privilegiadas para salvarnos.

Ojalá vuestros padres nunca interfieran en vuestra vocación como trató de hacer esta madre: «Cuando mi hijo quiso ser sacerdote yo luché desesperadamente contra él. Lo quería demasiado. Esperaba mucho de él. Quería que fuese feliz. Su padre y yo soñábamos con un futuro brillante para él, con una buena carrera, con un buen empleo, con una buena posición social, con una buena esposa… Por más que lo intentamos no conseguimos nada. Fue mucho más fuerte que nosotros. Hoy soy la madre de un sacerdote. De un humilde y sencillo servidor. Pero me siento feliz y orguullosa al verlo repartir a manos llenas palabra y pan, ternura y perdón. ¡Cuánto le agradezco al Señor que fuera más fuerte que nosotros!»

Continuar leyendo «Si Dios te llama, no acalles su voz»

Cuando era pequeño soñaba con…

Carta de Mons. D. Ángel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

Domingo, 13 de marzo de 2022

El día 19 de marzo celebraré mi 42 aniversario sacerdotal. Muchas veces me habéis preguntado cómo supe que Dios me llamaba. Después de mucho tiempo, he descubierto cómo Dios se las ingenió para seducirme y enrolarme en la panda de sus amigos. Os cuento cómo fue. En un encuentro de vocaciones pusieron un vídeo con el que me sentí totalmente identificado. Aparecía un niño de 9 o 10 años, la misma edad a la que yo fui al seminario, que decía con gran convicción:

«Cuando yo era pequeño soñaba con:

* Salvar vidas humanas (y simulaba —disfrazado de bombero— cómo ayudaba a los que se encontraban atrapados en un incendio);

Continuar leyendo «Cuando era pequeño soñaba con…»

¡Hagamos el bien a todos!

Carta de Mons. D. Ángel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

Domingo, 6 de marzo de 2022

«Hagamos el bien a todos» es el lema con el que el papa Francisco, inspirándose en la carta de san Pablo a los Gálatas, nos invita a vivir nuestro camino hacia la Pascua. Nos ofrece tres consejos prácticos:

1. Siémbrate de verdad y belleza

La Cuaresma es la oportunidad, el Kairós, el tiempo de gracia, que Dios te ofrece para «sembrarte» de verdad y belleza, frente a la avidez y la soberbia, el deseo de tener, de acumular o de consumir que la sociedad nos ofrece.

Es un tiempo de preparación para celebrar la fiesta central de nuestra fe: la muerte y resurrección de Jesucristo. Su duración es de cuarenta y cuatro días. Comienza el miércoles de ceniza y concluye antes de la celebración del jueves santo.

Continuar leyendo «¡Hagamos el bien a todos!»

Comunidades cristianas vivas y evangelizadoras

Carta de Mons. D. Ángel Pérez Pueyo
Obispo de Barbastro-Monzón

Domingo, 27 de febrero de 2022

Nos estamos configurando en unidades pastorales y el término, por nuevo que pueda sonar, no es novedad alguna. La carta pastoral de los obispos de las diócesis aragonesas Iglesia en misión al servicio de nuestro pueblo de Aragón Las unidades pastorales: instrumentos de comunión para la misión, de 10 de febrero de 2016, subraya que las unidades pastorales no son una respuesta a la escasez de sacerdotes sino una llamada a la comunión y a la misión. Son una necesidad sentida desde la realidad sociológica de nuestra Diócesis y desde la eclesiología del Vaticano II, que propugna una pastoral de comunión, de misión, de corresponsabilidad, de formación para el compromiso, de caridad y solidaridad, de fraternidad sacerdotal y apostólica. Una pastoral organizada, encarnada en la realidad, preocupada por todas las vocaciones (laicos, consagrados, ministros ordenados).

Continuar leyendo «Comunidades cristianas vivas y evangelizadoras»