Oración por la paz

Carta del cardenal D. Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Domingo, 27 de febrero de 2022

Necesitamos la paz, la necesitamos más que nunca, la necesitamos más que el pez necesita del agua, la necesitamos de verdad, para superar el vivir en permanente tensión y crispación por parte de unos y de otros, y esto genera un ambiente donde desaparece el clima y ambiente de concordia, que es clima y ámbito de paz, de entendimiento y de colaboración y cooperación en el bien común, ante tanta tensión por la búsqueda de intereses propios, sean personales o de grupo, como estamos viendo. La necesitamos aquí en España ante tanto mirar intereses propios o de grupo, y no buscar prioritariamente el bien común que es España. Traigo a colación la respuesta:

¡Cristo vive! Ha resucitado y triunfado sobre todos los poderes de muerte y nos ha traído la paz: el don más precioso donde se condensan todos los bienes. “Paz a vosotros” (Jn 20, 21), es el signo de su presencia victoriosa entre nosotros, su saludo y su misión, su don y nuestro envío. Él mismo es nuestra reconciliación y nuestra paz.

Continuar leyendo «Oración por la paz»

Del amor y la alegría: futuro para la paz y la familia

Carta del cardenal D. Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Domingo, 20 de febrero de 2022

“La alegría del amor” son las palabras que titulan la espléndida y lucidísima encíclica sobre familia del Papa Francisco que el próximo mes de marzo cumplirá el sexto aniversario de su publicación. Palabras clave siempre y para siempre, particularmente en estos momentos de gran tensión en Ucrania y Rusia, al borde de la guerra entre ellos y aun en todo el mundo; y también palabras clave en estos momentos en España tras las elecciones de Castilla-León, donde se tilda a uno de los partidos con buenos resultados de ser un partido de incitación al odio –ya duele la cabeza de oír tan pertinazmente la cantinela de tal acusación no probada a este partido y no a los propios socios que han asesinado, extorsionado y provocado tanto odio, dolor y tristeza–. Del amor surge la alegría; amor y alegría cambiarán el mundo. Ahí está el futuro, máxime si se aplica a la familia, futuro verdadero de la humanidad. El futuro de la humanidad y del mundo, de la paz y de la superación del odio se fragua en la familia y pasa a través de ella, porque es el ambiente fundamental del hombre y fermento de progreso humano y moral. El bien del hombre y de la sociedad está profundamente vinculado a la familia. A ella debe la sociedad su propia existencia. Es una exigencia fundamental e imprescindible salvar y promover la verdad que constituye y en la que se asienta la familia, así como los valores y exigencias que ésta presenta. Todos los pueblos y naciones de la tierra son deudores de la institución familiar, verdadera medida de la grandeza de una nación, del mismo modo que la dignidad del hombre es la auténtica medida de la civilización y de una genuina cultura que haga justicia a la verdad y grandeza de la persona humana y su vocación. La familia es el primero y más importante camino de la humanidad. Es un camino del que no puede alejarse ningún ser humano.

Continuar leyendo «Del amor y la alegría: futuro para la paz y la familia»

Nuestra indiferencia no debe condenar a nadie al olvido

Carta del cardenal D. Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Domingo, 13 de febrero de 2022

La Jornada Nacional contra el hambre en el mundo, de MANOS UNIDAS, la celebramos este domingo. Ante tantas cosas como están sucediendo estos últimos días, posiblemente nos pueda pasar por alto la necesidad de la superación de la desigualdad que genera nuestra indiferencia que condena a millones de hermanos, sobre todo niños, mujeres, ancianos, al olvido. Sin embargo, no debe pasarse por alto, porque nos recuerda un deber fundamental: el del amor, el de la solidaridad, el de la caridad, que haría posible el erradicar el hambre en el mundo, la promoción de la dignidad de la mujer en el mundo, en el siglo. Contra el hambre es necesario, urgente e inaplazable ACTUAR YA, como reclama el eslogan de este año en la campaña de MANOS UNIDAS. Conviene recordar este deber que todos tenemos, con la certeza de que en Cristo tenemos la única garantía verdadera del bien del hombre, y del bien de todos los hombres. Porque en Él no se discrimina a nadie, todo lo contrario. Todo sería inútil si faltase esa caridad que es Cristo. Nos lo recuerda san Pablo en el “himno de la caridad”: “aunque habláramos las lenguas de los hombres y de los ángeles, y tuviéramos una fe que mueve montañas, y aun diésemos todo cuanto tenemos en limosnas, si no tenemos caridad, si faltásemos a la caridad todo sería nada” (Cf. 1 Cor 13). Si nos falta ese amor nos falta todo para solucionar el problema del hambre y darle toda la dignidad que le corresponde a todo ser humano, hermano nuestro, por lo demás.

Continuar leyendo «Nuestra indiferencia no debe condenar a nadie al olvido»

El amor no pasa nunca

Carta del cardenal D. Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Domingo, 6 de febrero de 2022

Jesús en la Sinagoga de Nazaret, al finalizar la lectura de Isaías quien profetiza del Mesías: “Hoy se cumple la Escritura que acabáis de oír”, se refería al texto del mismo Isaías que, inmediatamente antes, proclama: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque Él me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar la libertad a los cautivos, y a los ciegos, la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor”. En efecto, en Jesucristo se ha cumplido esta promesa; se ha cumplido plenamente. En Jesucristo, los pobres, los últimos, los desheredados de la tierra, los abandonados, los enfermos, los pecadores, los afligidos han recibido la buena noticia de que son queridos por Dios, de que Dios está con ellos, y se identifica con ellos, no pasa de largo de su miseria, sino que carga con ella, y la cura, la sana; levanta del polvo al caído y desvalido, enaltece a los humillados, ensalza a los pequeños, los hambrientos quedan saciados. Todo Él, sus palabras, sus gestos, sus comportamientos, su persona entera, hasta la cruz liberadora y redentora, es cumplimiento de esta gran y única buena nueva que llena de gozo y alegría. En Él hemos visto y palpado el amor de Dios, que tiene predilección por los pobres y los últimos; siendo rico, se despojó de todo, y nos enriqueció, con su pobreza con toda suerte de bienes; Él es la verdad y da testimonio de la verdad que nos hace libres y se realiza en el amor, nos ha rescatado de los poderes del pecado y de la muerte que nos tienen atados y esclavizados. Él ha traído la luz a los ciegos y nos ha hecho ver con la luz de la verdad que se realiza en el amor. Todo en Él es manifestación y presencia viva de Dios con nosotros, Dios que es amor. En Él todos los pobres y humillados de la tierra, todos los que están oprimidos y carentes de la libertad verdadera, inseparable de la gran verdad del amor que Dios nos tiene, han podido conocer, hemos conocido, el amor que Dios nos tiene, y hemos creído en el amor, hemos creído en Él. El encuentro con Jesucristo, en persona, da un nuevo horizonte a la vida, una orientación decisiva, una luz y una realidad nuevas, anticipo de la vida eterna, de la vida de verdad que no perece, la que está en el amor que no pasa nunca, la que proviene del hecho, en definitiva de que “tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que todos los que creen en él tengan vida eterna”.

Continuar leyendo «El amor no pasa nunca»

Sobre la nueva regulación del aborto propuesta por Macron

Carta del cardenal D. Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Domingo, 30 de enero de 2022

El Presidente Francés, Sr. Macron, en su recientísimo discurso al Parlamento Europeo, en el inicio de la presidencia francesa en el Consejo de la Unión Europea, anunciaba sorpresivamente y con traición el reconocimiento en toda Europa del aborto como un derecho fundamental de la persona, con lo que se debería imponer en la legislación de todos los Estados de la UE, como tal derecho. Creo que el señor presidente galo no se ha dado cuenta de lo que ha hecho, ha perdido la razón y ha sufrido una alienación grave. Ante este hecho, los cristianos, mayoría europea, ni tampoco los Estados de la UE, y yo mismo, que no soy nadie políticamente hablando –un ciudadano europeo más, Obispo y cardenal de la Iglesia Católica–, no podemos permanecer en silencio. Siento el deber moral, en conciencia, de pronunciarme públicamente. Y lo hago –además de con la oración: petición del auxilio del Señor, confesión de fe en Dios que quiere que el hombre viva–, con este artículo de rechazo ante la “boutade” cruel de Macron.

Continuar leyendo «Sobre la nueva regulación del aborto propuesta por Macron»

La Iglesia, creo en la Iglesia

Carta del cardenal D. Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Domingo, 23 de enero de 2022

La semana pasada, los Obispos de las provincias eclesiásticas de Valencia, Tarragona y Barcelona (Comunidad Valenciana, Baleares y Cataluña), juntos, unidos como Iglesia, acudimos a Roma en la Visita “ad Limina” que los Obispos hemos de hacer cada cinco años como signo de comunión con el Papa, y orar ante la tumba de los Apóstoles –Pedro y Pablo–, expresión de esa misma comunión que nos constituye como Iglesia. Han sido unos días en que hemos podido comprobar una Iglesia viva, animada en el Espíritu, que nos urge a salir a donde están los hombres para anunciarles sobre todo a Jesucristo, luz y salvación y esperanza para todos los hombres.

Continuar leyendo «La Iglesia, creo en la Iglesia»

A los diocesanos de Valencia

Carta del cardenal D. Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Domingo, 16 de enero de 2022

Queridos hermanos y hermanas en el Señor:

Del diez al catorce de este mes de enero los Obispos de la Provincia Eclesiástica de Valencia con los de la de Tarragona y Barcelona, prácticamente la casi totalidad de las diócesis del Mediterráneo o Levante español, por mandato de la Santa Sede, haremos la Visita ad Limina, que, normalmente cada cinco años, los Obispos hemos de realizar a Roma para presentar al Santo Padre y a los Organismos o Congregaciones de la Santa Sede el estado o situación y necesidades pastorales de nuestras respectivas diócesis, y recibir, por su parte, las orientaciones y consideraciones que consideren oportuno darnos o hacernos. Durante unos días, los Obispos de las Provincias eclesiásticas indicadas vamos a vivir cinco días junto al Papa, en Roma, con renovada intensidad el gozo inmenso de ser Iglesia de Jesucristo, la gratificante experiencia de comunión eclesial en la caridad y la alegría serena de la fidelidad a la fe recibida, en la que seremos confirmados y alentados por el Sucesor de Pedro, el Papa Francisco.

Continuar leyendo «A los diocesanos de Valencia»

Felicitación año nuevo 2022

Carta del cardenal D. Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Domingo, 9 de enero de 2022

Finalizamos un año y comenzamos otro nuevo bajo el signo de la paz: Nos encontramos aún en tiempos de Navidad, días que traen la paz en la tierra y nos deseamos la paz; abrirnos el año nuevo con la Jornada Mundial de la paz y pidiendo a Dios; al comenzarlo, que nos conceda a todo el mundo el don de la paz, y en el principio del año, acudimos a Santa María Madre de Dios, dador de paz, y dio a luz al Príncipe de la paz, y que es, por ello, Reina y Madre de la paz.

Estos momentos, todavía invadidos por la pandemia del Covid, y cargados de temores y de miedos, muchos, tal vez demasiados, la: primera palabra y la actitud que brotan de nuestro interior es de acción de gracias, porque Dios es fiel y de nuevo pone nuestras vidas bajo el signo de la paz por su presencia entre nosotros que nos comunica paz: paz interior y exterior, paz personal y paz: social, siempre paz, paz a los hombres, con los hombres, y entre los hombres. Esto es lo que Dios quiere y le agrada y así declara bienaventurados y dichosos a los que trabajan por la paz. Dios bendice y enriquece a los que viven en su paz, la que Él nos da, a quienes la comunican o trabajan por ella.

Continuar leyendo «Felicitación año nuevo 2022»

Navidad: la gran esperanza

Carta del cardenal D. Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Domingo, 26 de diciembre de 2021

Después del nacimiento de Jesús no hay motivos ni para la tristeza ni para la desesperanza o el desaliento; sólo hay motivos para estar alegres, para mirar el presente y el futuro con una inmensa esperanza. La razón que nada ni nadie puede arrebatarnos –los hechos son los hechos–, es que en este acontecimiento que ahora celebramos encontramos el gran ‘sí’ que Dios dice al hombre y a su vida, a nuestra libertad y a nuestra inteligencia; Dios tiene rostro humano y trae la alegría al mundo. Al nacer de la Santísima Virgen María, por obra y gracia del Espíritu Santo, Jesucristo nos revela la verdad profunda de nuestra propia humanidad; Él no quita nada y lo da todo.

El nacimiento de Jesús en Belén no es un hecho que se pueda relegar al pasado. Ante él se sitúa la historia humana entera: nuestro hoy y el futuro del mundo quedan iluminados por este acontecimiento. Este nacimiento, único en toda la historia, supera todas las expectativas de la humanidad y así será para siempre. Constituye el único medio por el cual el mundo puede descubrir la alta vocación a la que está llamado. “En el Niño de Belén la pequeñez de Dios hecho hombre nos revela la grandeza del hombre y la belleza de nuestra dignidad de hijos de Dios, de hermanos de Jesús” (Benedicto XVI).

Continuar leyendo «Navidad: la gran esperanza»

Escuela y enseñanza religiosa (II)

Carta del cardenal D. Antonio Cañizares Llovera
Arzobispo de Valencia

Domingo, 19 de diciembre de 2021

El pragmatismo que surge de una cierta mentalidad y que fácilmente se cuela e instala en la escuela de nuestros días “invita a no asumir personalmente las grandes decisiones”. Se transfiere a instancias institucionales la tarea de dotar de sentido a la propia existencia, como si la democracia pudiera sustituir a la conciencia: “la (admisibilidad o no de un determinado comportamiento se decide con el voto de la mayoría parlamentaria” (FR 89). Como simétrico acompañante se extenderá un nihilismo de lo cotidiano, para el que “la existencia es sólo una oportunidad para sensaciones y experiencias en las que tiene la primacía lo efímero”; resultado: lo que alimentará esa “difundida mentalidad según la cual no se debe asumir ningún compromiso definitivo” (FR 46). Tan curiosa huida se ve facilitada por una cultura, la nuestra, asimilada y divulgada por la escuela, en la que la “fragmentariedad del saber” que le es inherente se vea acompañada por la incoherencia en el querer. El resultado será una barahúnda de cosas que parecen formar la trama misma de la existencia”, llevará a muchos a cuestionarse “si todavía tiene sentido plantearse la cuestión del sentido” (FR 81).

Continuar leyendo «Escuela y enseñanza religiosa (II)»