La tarea de un obispo

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 16 de enero de 2022

En los últimos meses se están produciendo distintos nombramientos episcopales y, entre ellos, el obispo auxiliar de Madrid Santos Montoya acaba de ser nombrado por el Papa obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño. Así contemplamos la sucesión apostólica como continuidad histórica y espiritual. Como los doce son asociados primero, hasta la formación del ministerio del obispo en la segunda y tercera generación, de tal modo que la continuidad de la sucesión se realiza en la cadena histórica. Y en esa continuidad de la sucesión está la garantía de perseverar, en la comunidad eclesial, del colegio apostólico que Cristo reunió en torno a su Persona.

A través de Pedro, hoy Francisco, el Señor confía a los obispos la misión de pastorear una Iglesia particular. Lo que importa es que Cristo sea anunciado, conocido, alabado. Con la vida de los obispos, debe ser Cristo quien llega a los hombres. En la palabra de los apóstoles y de sus sucesores es Él quien nos habla. Tiene que ser Él quien actúa en los sacramentos, mediante nuestras manos. Que nuestra mirada sea la mirada de Cristo, que envuelve a quienes mira y los hace sentirse amados y siempre acogidos en su corazón.

Continuar leyendo «La tarea de un obispo»

La felicidad tiene nombre y rostro: Jesucristo

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 9 de enero de 2022

En las vigilias que los primeros viernes de mes comparto con vosotros, los jóvenes, en la catedral de la Almudena, de una manera u otra siempre incido en que la felicidad tiene nombre y rostro: Jesucristo. También esta Navidad he tenido distintos encuentros con grupos de jóvenes y he visto la fuerza con la que buscáis la felicidad, y el atractivo que provoca Jesucristo en vuestra vida. Es una felicidad que ciertamente tenéis derecho saborear.

Solamente Jesucristo da las verdaderas medidas y la plenitud a la vida humana. El pasado domingo, sin ir más lejos, en un encuentro con jóvenes les decía que quien deja entrar a Cristo en su vida no solamente no pierde nada, sino que logra experimentar algo extraordinario: con Cristo la vida aparece en su máxima belleza y surgen nuevos horizontes. La amistad con Jesucristo nos hace ver, percibir y encontrar lo más bello, lo más grande, y la verdadera libertad.

Continuar leyendo «La felicidad tiene nombre y rostro: Jesucristo»

Dios se hace Hombre por nosotros

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 26 de diciembre de 2021

El mensaje que cada año llega por estas fechas es que Dios se hace Hombre por todos nosotros, que no está lejos de nosotros, que no es un desconocido. Hasta los lugares más lejanos de la tierra llega la noticia: Dios-con-nosotros, Dios-entre-nosotros. En Navidad, la luz, la paz, la alegría, el asombro y el deseo de fraternidad tienen un protagonismo especial… Dios se hace Hombre en la humilde cueva de Belén. Se hace Niño y se dirige a todos nosotros, nos interpela, nos invita a vivir de un modo nuevo. Dios se hace uno de nosotros para que podamos estar con Él y podamos ser semejantes a Él.

¡Qué hondura alcanza nuestra vida cuando nos ponemos en torno al belén y descubrimos a un Dios poderoso, que hizo cuanto existe, que nos creó a su imagen y semejanza, que viene a encontrarse con nosotros! La bondad de Dios es tal que se hace uno de nosotros para que podamos conocerlo. ¿Habéis caído en la cuenta de lo que supone que Dios nos regale su tiempo? Ya no es un Dios desconocido, es accesible, ¡qué bien lo comprobaron los pastores que acudieron a verlo a Belén! Él, que es Eterno, no ha tenido inconveniente en asumir el tiempo. Él, que está por encima del tiempo, ha asumido nuestro tiempo.

Continuar leyendo «Dios se hace Hombre por nosotros»

La educación es una obra de amor

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 19 de diciembre de 2021

Cuando van a llegar las vacaciones de Navidad, me ha parecido bueno que tengáis una carta mía en la que os hable de esa obra de amor que es la educación, quizá la que mayor arte requiere. Quizá la descubráis mejor junto al belén. Hay un derecho de los padres que hemos de respetar siempre: la educación moral y religiosa de sus hijos. Quienes nos dieron la vida tienen el derecho a darnos lo que ellos, en conciencia, creen que alimenta nuestra vida y nuestro crecimiento como personas. No valen experimentos como si los niños y niñas fuesen cobayas de laboratorio. Son personas que llegaron a este mundo por amor y la educación es una prolongación de ese amor. La historia reciente de la humanidad, en distintos lugares del mundo, nos muestra las consecuencias dramáticas de la manipulación educativa. No podemos hacer caminar a niños y jóvenes por itinerarios que se desarrollan dictatorialmente con un pensamiento único. Los padres sois los primeros y principales educadores; no dejéis esta responsabilidad tan fundamental. Tenéis que pedir y también buscar la educación que consideráis más idónea para vuestros hijos; insisto en que tenéis el derecho a educarlos conforme a vuestras convicciones morales y religiosas.

Continuar leyendo «La educación es una obra de amor»

¿Creadores de puentes o de muros?

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 12 de diciembre de 2021

En su reciente viaje a Chipre y Grecia, el Sucesor de Pedro nos ha recordado y ha puesto ante nuestros ojos y ante nuestro corazón el fenómeno migratorio. Este exige respuestas claras y coherentes, que salven y promuevan la dignidad y la seguridad de las personas que llegan a nuestras fronteras.

Hoy vemos a hombres y mujeres, a familias enteras con sus hijos, provenientes de las regiones más pobres, que huyen del hambre y la guerra y vienen a tocar las puertas de Europa en situaciones muy precarias, buscando mejores condiciones de vida y un futuro. Como subrayó Francisco en Mitilene, son «comprensibles» y normales «los temores y las inseguridades, las dificultades y los peligros» que esto provoca, sobre todo cuando estamos inmersos en una crisis económica y social por la pandemia, pero la mayoría de estos miedos se diluyen cuando miramos a los migrantes a los ojos y vemos en ellos a personas como nosotros, a hijos de Dios y hermanos nuestros con sus sueños y proyectos. Los problemas, en palabras del Papa, no se resuelven «levantando barreras» ni mirando para otro lado o lavándose las manos, sino «uniendo fuerzas para hacerse cargo de los demás según las posibilidades reales de cada uno y en el respeto de la legalidad, poniendo siempre en primer lugar el valor irrenunciable de la vida de todo hombre, de toda mujer, de toda persona».

Continuar leyendo «¿Creadores de puentes o de muros?»

¿Establecidos en la incredulidad?

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 5 de diciembre de 2021

Esta semana quiero volver a hacer una reflexión en voz alta sobre una cuestión que no pocos debaten hoy: la presencia de Dios y de la religión en la sociedad. Vivimos una época en la que el secularismo quiere imponerse y seguir extendiéndose, pero, al mismo tiempo, vemos que las preocupaciones de carácter espiritual o religioso siguen apareciendo en libros, artículos o conferencias, y que el ser humano tiene un anhelo de algo más. Como sostenía el filósofo Charles Taylor en 2007, esta importancia de la dimensión espiritual muchos la perciben «en momentos de reflexión sobre su vida, en contacto tranquilo con la naturaleza, en momentos de dolor y de pérdidas» y esto es algo que «ocurre de manera intensa e impredecible». «Nuestra época no está aún decidida a establecerse en simple y total incredulidad. Aunque un gran número de individuos lo proclaman así, especialmente hacia el exterior, la inquietud sigue, interiormente, haciendo su efecto», aseveraba.

Continuar leyendo «¿Establecidos en la incredulidad?»

La verdadera revolución es la santidad

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 28 de noviembre de 2021

Este domingo comenzamos el tiempo de Adviento, un tiempo de gracia en el que el Señor, a través de la Iglesia, nos invita a prepararnos para acoger al Señor que nace, que viene junto a nosotros, que vuelve a preguntarnos si estamos dispuestos a darle nuestra carne, nuestro tiempo, pues Él quiere entrar en nuestra vida concreta. ¡Qué tiempo más singular! El Señor entra en nuestra historia a través de nosotros. Entra para llevar la alegría de Dios a los hombres. El verdadero regalo y el más grande, del que hoy sentimos una necesidad especial, es conocer a Dios, conocer a Dios que se hizo Hombre. ¡Qué maravilla poder captar la presencia de Dios entre nosotros!

Continuar leyendo «La verdadera revolución es la santidad»

La realidad del mundo no se sostiene sin Dios

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 21 de noviembre de 2021

Hace pocos días leía un artículo en el que el autor se planteaba: «¿Qué es la realidad?». Es una cuestión que me animó a hacer la reflexión que ahora comparto con vosotros, tanto con los que creéis como con quienes estáis lejos o con dudas sobre Dios. ¿Os habéis dado cuenta de cómo pensamos la realidad, la nuestra personal y la de todo lo que existe? Muy a menudo, cuando pensamos en ella, la definimos por bienes materiales o por problemas que nos acucian en la vida de todos nosotros, ya sean de índole social, económica, política o de cualquier otro tipo, pero no pensamos en Dios…

Pensar así es una traición que nos hacemos a nosotros mismos. Traición que ha sido dominante en las sociedades construidas en este último siglo, como nos demuestran desde las sociedades sostenidas por sistemas marxistas hasta las que apuestan por sistemas capitalistas exacerbados. De modos distintos, se ha traicionado y falsificado el concepto de realidad. ¿Dónde está y de dónde viene esta falsificación? De la amputación de la realidad que fundamenta todo y que es decisiva: se elimina a Dios, se excluye a Dios; todo se piensa, determina y plantea como si Dios no existiera. Con esta treta, al excluir a Dios del horizonte, de la vida, de la historia, solo podemos recorrer caminos equivocados, que dificultan la construcción de la vida de los hombres.

Continuar leyendo «La realidad del mundo no se sostiene sin Dios»

Déjate evangelizar por los pobres

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 14 de noviembre de 2021

Este domingo celebramos la V Jornada Mundial de los Pobres. Como discípulos de Jesucristo, sabemos que los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio. El obispo, que tiene que conformar su vida a imagen del Buen Pastor, ha de estar atento para ofrecer, anunciar y transmitir la fe, pero no puede olvidarse del pan material. La encíclica Deus caritas est nos dice con claridad que «la Iglesia no puede descuidar el servicio de la caridad, como no puede omitir los sacramentos y la Palabra» (n. 22). El cuidado de los pobres es tarea esencial del obispo.

En el mensaje que nos ha regalado para la jornada, el Papa Francisco nos acerca una página del Evangelio muy sugerente: una mujer se acerca a Jesús con un frasco de alabastro lleno de perfume muy valioso y lo derrama sobre su cabeza. ¿Qué reacción produce entre los presentes? La de Judas está clara: plantea si no hubiera sido mejor vender el perfume para dar el dinero que se sacara a los pobres, pero en realidad, como gestiona la bolsa con el dinero, solo quiere llenarla más. La reacción de Jesús no se deja esperar y dice a los discípulos: «¡Déjenla! ¿Por qué la molestan? Ha hecho una obra buena conmigo», recordando que el primer pobre es Él, el más pobre de los pobres, pues representa a todos los pobres. Y en nombre de todos los pobres de la tierra aceptó el gesto de aquella mujer. ¡Qué fuerte empatía la de Jesús!

Continuar leyendo «Déjate evangelizar por los pobres»

Santa Misa en la Solemnidad de Nuestra Señora de la Almudena

Homilía del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Plaza de la Almudena, Madrid
Martes, 9 de noviembre de 2021

Señores cardenales D. Antonio María Rouco y D. Aquilino Bocos; Sr. Nuncio de Su Santidad en España, Mons. Bernardito Auza; Excmo. Sr. Obispo de Getafe; queridos obispos auxiliares: D. Juan Antonio, D. José, D. Santos y D. Jesús; queridos sacerdotes; queridos hermanos:

El año pasado, nuestra patrona, la Virgen de la Almudena, no pudo salir a la calle. Por la situación sanitaria celebramos una Misa en el interior de la catedral con aforo limitado y, aunque fuisteis muchos los que vinisteis a verla al templo en su fiesta, nos faltaba algo… El hecho de celebrar esta Misa aquí, en esta explanada, y tener después una procesión en su honor es una alegría. Implica que hemos dejado atrás lo peor de la pandemia y, además, es una ocasión para que más madrileños se acerquen a nuestra Madre y descubran a esta mujer tan excepcional que, con una confianza absoluta, prestó la vida entera para dar rostro humano a Dios.

En el último año y medio nos hemos descubierto frágiles y llenos de miedos; nuestra vulnerabilidad nos ha suscitado dudas y perplejidades, y han salido a relucir las grietas de nuestros estilos de vida y de los modos de organización de nuestras sociedades. Al vernos inmersos en una crisis sanitaria, económica y social, agravada por otros problemas como los ambientales o los alimentarios, ha resonado a la fuerza el recordatorio que hace el Papa en Fratelli tutti de que «nadie se salva solo» y de que «únicamente es posible salvarse juntos». Ha emergido con claridad la necesidad que el ser humano tiene de luz, de vida y de amor, y, de esa forma, vemos la conveniencia de construir una cultura del cuidado.

Continuar leyendo «Santa Misa en la Solemnidad de Nuestra Señora de la Almudena»