La familia: un bien precioso de la humanidad

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 3 de julio de 2022

El Encuentro Mundial de las Familias, celebrado hace muy pocos días en Roma, nos hizo ver de nuevo que el matrimonio y la familia son un bien para la humanidad. Vemos la necesidad de escuchar su voz y la importancia que, en estos momentos, tiene ofrecer toda la ayuda que necesite este bien precioso que es la familia.

Estos encuentros mundiales nos permiten ver y compartir caminos y dirección. ¡Cuántas familias en el mundo viven fieles a los fundamentos de lo que constituye su riqueza más grande! Y aquellas familias que, por las circunstancias que sea, sienten desánimo o incertidumbre deben percibir también la cercanía de la Iglesia porque el matrimonio y la familia son el proyecto más bello y valioso para la humanidad. Como tantas veces han subrayado los últimos pontífices –muy especialmente el Papa Francisco tras el Sínodo y en su exhortación Amoris laetitita–, la familia cristiana es un proyecto de presente y futuro para la humanidad.

Continuar leyendo «La familia: un bien precioso de la humanidad»

Únete a otros y reconstruye el mundo

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 26 de junio de 2022

En la fiesta del Corpus Christi, al ver a tanta gente, de edades diversas, recorriendo las calles de Madrid junto al Señor, pensaba en los conflictos que asolan tantos países y en lo importante que es decidirse a construir la historia personal y colectiva acercando el amor de Dios a los demás. Desde lo más profundo de mi corazón, decía al Señor: «Danos, a todos los hombres y mujeres que habitamos esta tierra, esa manera de vivir y de estar en medio de los hombres. Que sepamos regalar tu amor, que trae y nos regala las bases de la verdadera fraternidad, esa en la que se gesta la paz que manifiesta el Reino de Dios».

¡Cuánta gente a través de la historia ha visto cómo en su vida era el Señor quien movía su corazón para volver a las sendas de la paz y el bien! ¡Cuántos seres humanos, al vivir con el amor del Señor, se sitúan en el respeto absoluto a la vida desde su inicio hasta su término, velando siempre por la dignidad humana! En el corazón del ser humano hay un deseo de una vida plena, de fraternidad vivida y manifestada, de una comunión con otros que pasa por despojarse de enemigos y contrincantes para ver a hermanos que acoger y querer. Ojalá vivamos siempre con la ilusión de promover la concordia y la paz en este mundo, resistiendo a la tentación de comportarnos de un modo indigno de lo que es el ser humano como imagen y semejanza de Dios. Frente a toda clase de guerras, divisiones y enfrentamientos, decidámonos por construir un orden justo mundial. Vivir y contagiar esa paz buena, que es don de Dios, nos ha de llevar a tener la valentía de reconciliarnos con nosotros mismos. Si no te perdonas, si hay guerra dentro de ti, no podrás llevar paz a nadie.

Continuar leyendo «Únete a otros y reconstruye el mundo»

La Eucaristía en tu vida

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 19 de junio de 2022

El domingo pasado, después de celebrar la Eucaristía, se acercó a mí una pareja. Eran de fuera de España, venían a pasar unos días y habían estado en la Misa de 12:00 horas en la catedral. Querían hablar conmigo en algún momento durante la semana que pasarían en Madrid; les dije que sí, me dejaron su teléfono y los llamé. Eran bautizados, no practicantes desde muy jóvenes. Hacía muchos años que no iban a Misa y, por curiosidad, habían entrado en la Almudena. En la Eucaristía habían sentido la necesidad de hablar con algún sacerdote y, por eso, se acercaron a mí. Después de la conversación con ellos y a las puertas de la fiesta del Corpus Christi, me gustaría hacer una meditación en voz alta sobre la Eucaristía. No es un tratado, sino que, como toda meditación, quiere alcanzar tu corazón y tu vida.

Me gustaría que sirva para valorar cada día más y mejor lo que es la Eucaristía para nosotros los cristianos: descubrir la Iglesia, las relaciones nuevas que establece en nuestra vida, etc. Todos sabemos, y lo hemos oído en infinidad de ocasiones, que la Eucaristía es el centro de la vida cristiana, que es el sacramento de la comunión y la unidad, que nos hace entender lo que es la Iglesia. La Eucaristía nos hace salir del individualismo para vivir juntos el seguimiento de Jesucristo, nos alienta a vivir la fe en Él. ¡Qué hondura alcanza nuestra vida en la Eucaristía! La centralidad de la Eucaristía, tanto en la celebración como en la adoración silenciosa en el Santísimo Sacramento, nos ayuda a descubrir que nuestra vida ha de tener forma eucarística. En la fuente de la Eucaristía los cristianos encontramos en radicalidad el modo de ser y de vivir, de pensar, de hablar, de actuar en medio del mundo.

Continuar leyendo «La Eucaristía en tu vida»

La cuestión social más importante: promover la vida

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 12 de junio de 2022

No es fácil en estos momentos acercarse al corazón de todos los hombres para plantear una cuestión social de primer orden como es la vida, la defensa de la vida desde el inicio hasta su término. Hoy es la cuestión social más importante y con las consecuencias más graves, ¿por qué me atrevo a hacer esta afirmación? Porque, cuestionada la vida, se puede cuestionar absolutamente todo.

Me surgen dos preguntas: ¿cómo promover la vida?, ¿cómo se escoge la vida? Para responder, necesariamente me tengo que atrever a hacer algunas afirmaciones que es urgente que entren en nuestro corazón y en nuestras reflexiones. Me vienen a la mente aquellas palabras del Señor: «El que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará» (Lc 9, 24). Debemos tenerlas presentes porque no es posible hacer una opción por la vida cuando nos arrogamos la vida para nosotros. ¿Acaso eres tú el dueño de la vida? La humanidad ha tenido que dar muchos pasos para descubrir, valorar y defender la dignidad del ser humano. Además, nosotros, los cristianos, tenemos una clara conciencia de que la vida la encontramos dándola, no reteniéndola o tomándola. Aquí está el sentido último de la cruz: no tomar para sí, sino dar la vida.

Continuar leyendo «La cuestión social más importante: promover la vida»

La herencia de poder ser santos

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 5 de junio de 2022

En este Año Santo de san Isidro Labrador que estamos viviendo en Madrid, el Señor nos está recordando que ser santos no es un privilegio de unos cuantos elegidos. No. Todos nosotros, en el Bautismo, hemos recibido una herencia maravillosa y de una trascendencia muy grande para los hombres: la herencia de poder llegar a ser santos. La santidad es una vocación que hemos recibido todos, no es un privilegio de algunos. Los bautizados estamos llamados a entrar por este camino que tiene nombre y rostro: Jesucristo. ¿Quién nos enseña a ser santos? ¿Quién nos ha dado la vida para serlo? Tenemos que recorrer el camino de las bienaventuranzas (Mt 5, 1-12). ¿Dónde tienes puesta tu seguridad? ¿Tienes la seguridad en cosas o la tienes en el amor de Dios? Ten en cuenta que este amor te hace eliminar las complicaciones que a menudo aparecen en tu corazón; este amor de Dios te hace sencillo y humilde; te quita todo aquello que te hace presumir de algo que no tienes; te hace ser artífice de la paz, del encuentro, de la reconciliación, de la misericordia. ¿Te atreves a vivir de la vida que el Señor te dio en el Bautismo?

Continuar leyendo «La herencia de poder ser santos»

María, mujer habitada por Dios, te interpela

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 29 de mayo de 2022

En el mes de mayo la Iglesia recuerda a María, todos los cristianos nos acercamos a nuestra Madre. Y yo quiero hacer esta meditación en torno a Ella, en torno a esta mujer que ha sido habitada por Dios, que trajo la Vida a este mundo, que es Maestra en enseñarnos a dar vida. Precisamente en estos momentos en los que tenemos tentaciones de hacer legislaciones provocadoras de la muerte, María aparece como la Maestra que Dios puso en este mundo para mostrar y dar rostro humano a la Vida.

Grandes pintores y escultores nos mostraron el rostro de María, pero también muchos poetas y escritores recitaron versos y escribieron sobre Ella… Pero quien mejor la conocía era Dios mismo y por eso la saludó de una forma especial: «Dios te salve, María, llena eres de gracia» (Lc 2, 28). Estas palabras son definitivas, dan cuenta de la mujer ante la que estamos y de qué mujer elige Dios para dar rostro humano a su Hijo. ¡Qué saludo más rotundo, más profundo, más fuerte, más lleno de plenitud! Es un saludo que a ningún ser humano se le había dado jamás y menos por parte de Dios. Muchas veces he pensado que este saludo a la Virgen es una nueva descripción de lo que va a ser el itinerario de la humanidad. Dios quiere empezar algo nuevo y lo inicia y hace con esta mujer, María. Dios no quiere la muerte, quiere la Vida.

Continuar leyendo «María, mujer habitada por Dios, te interpela»

Contagiadnos de la alegría de Jesucristo

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 22 de mayo de 2022

Me vais a permitir que os hable de quienes son capaces de mostrar entusiasmo, de mantener un clima de fiesta, de contagiar siempre alegría… Los jóvenes. Su entusiasmo es contagioso y no quiero que pase esta Pascua sin hacer una referencia explícita a ellos. La palabra entusiasmo viene del griego y su contenido, cuando es sano, quiere decir «tener dentro algo de Dios» o también «estar dentro de Dios». Los jóvenes quieren y buscan ser felices, tienen derecho a que les acerquemos la felicidad. Su manera de vivir siempre expresa entusiasmo; hay en sus vidas algo de Dios y son capaces de manifestarlo y expresarlo con alegría.

Desde hace 25 años he tenido encuentros mensuales con ellos en las diversas diócesis en las que he sido obispo: en Orense, en Oviedo y Gijón, en Valencia y ahora en Madrid. Mi experiencia en estos años es que están abiertos a la esperanza y deseosos de plenitud, deseosos de dar significado profundo a su presente y a su futuro. Buscan la felicidad a la que tienen derecho. Buscan dar significado a sus vidas y desean entrever un camino para ellos. Los mayores tenemos el deber de ofertarles posibilidad de hacer elección y de realizar un camino. Los que eligen son ellos, pero hemos de dar caminos que los lleven hacia algo, no a moverse o a hacer movidas sin más y a vivir errantes.

Continuar leyendo «Contagiadnos de la alegría de Jesucristo»

San Juan de Ávila y el fervor apostólico de los primeros

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 15 de mayo de 2022

Hace pocos días hemos celebrado la fiesta de san Juan de Ávila. Los sacerdotes hemos vivido el gozo del ministerio que este santo supo cantar tan bellamente con su vida, predicaciones y escritos. Nuestro ministerio nació en el Cenáculo junto con la Eucaristía y, como nos decía el Papa san Juan Pablo II en su última carta con ocasión del Jueves Santo, «la existencia sacerdotal ha de tener, por un título especial, forma eucarística». Ha de ser la Eucaristía el centro de nuestra vida y ha de configurar la misión que el Señor nos ha regalado. Personalmente creo que el cultivo de la forma eucarística nos ayuda a vivir y a dar forma a esas dimensiones constitutivas y complementarias de la Iglesia como son la comunión y la misión, la unidad y la evangelización.

Me he puesto a escribiros esta carta después de haber celebrado la Eucaristía y, siguiendo los consejos de san Juan de Ávila, me he dejado envolver en esta realidad para poder hablar al corazón, pidiendo al Señor que me dé su entender. Los sacerdotes en Cristo eucarístico podemos contemplar el modelo de un diálogo vocacional entre la libre iniciativa del Padre y la respuesta confiada de Cristo; los sacerdotes estamos destinados a perpetuar ese ministerio salvífico a lo largo de los siglos, hasta que el Señor vuelva. En la celebración de la Eucaristía es el mismo Cristo quien actúa en quienes Él ha escogido como ministros suyos, pues es Él quien nos sostiene para que, llenos de confianza y gratitud absoluta, eliminemos todos los temores.

Continuar leyendo «San Juan de Ávila y el fervor apostólico de los primeros»

Jesús te pregunta: «¿Me amas?»

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 8 de mayo de 2022

Hay unas preguntas que Jesús hizo a Pedro y que, en esta Pascua que estamos viviendo, nos hace a sus discípulos. Son preguntas que solamente se pueden responder desde el corazón, pero que necesariamente nos hemos de dejar hacer. La originalidad más grande y verdadera que nos trae Jesús no consiste en nuevas ideas, sino en la persona misma de Cristo, que da carne y sangre al amor. Un amor de Dios que adquiere formas que nunca habríamos imaginado los hombres. Así nos lo explica Jesús: es el propio Dios el que va tras la oveja perdida, tras la humanidad doliente… ¡Qué hondura y fuerza alcanzan ciertas parábolas con las que nos habla Jesús! Tenemos ejemplos claros: ir tras la oveja descarriada, la mujer que busca el dracma, el padre que no tiene reparo en salir al encuentro del hijo que había abandonado la casa paterna, el buen samaritano con la explicación que nos da para saber y entender y vivir quién es mi prójimo…

¿Qué es lo que nos muestra Jesús con esas parábolas, entre otras muchas? Nos da a conocer su propio ser y actuar, nos muestra con claridad que Dios es amor como nos dice Juan (cf. 1 Jn 4, 8). El Señor nos pregunta: «¿Me amas?», «¿me quieres?», y solo podemos responder si contemplamos a Cristo en la cruz. En la cruz da la vida para salvarnos: es el amor en su forma más radical. Mirando ese amor, encontramos la orientación para nuestro vivir cotidiano y nuestro modo singular de amar, que ha de ser el mismo que tuvo Jesucristo y que no ha retenido para sí mismo, sino que desea que sus discípulos lo tengamos y ofrezcamos. De ahí la pregunta radical: «¿Me amas?».

Continuar leyendo «Jesús te pregunta: «¿Me amas?»»

En voz alta sobre el Resucitado para resucitar

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 1 de mayo de 2022

¡Qué bueno es poder comprobar que mediante el Bautismo ya estamos integrados en la Muerte y Resurrección de Cristo y participamos de una vida nueva, que es la misma Vida del Señor! Toda nuestra vida tiene una manifiesta resonancia de eternidad. Estamos en camino hacia la resurrección plena y por eso el encuentro con Jesucristo es una necesidad, es nuestra verdadera alegría. Con esta alegría de resucitados alegramos la vida de los hombres con los que nos encontramos en el camino. Las palabras que dirigió a las hermanas de Lázaro son para nosotros los vivos: «Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre» (Jn 11, 25-26). Nos viene muy bien escuchar estas palabras porque, entre otras cosas, en el fondo todos nosotros tenemos zonas de nuestra vida que están muertas o mortecinas. En nuestra existencia a veces se da una especie de necrosis espiritual y hemos de reconocer que solamente Jesús tiene poder de curarla.

Continuar leyendo «En voz alta sobre el Resucitado para resucitar»