Sé instrumento de la comunión en la Iglesia

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 27 de noviembre de 2022

A finales del siglo I, el Papa Clemente de Roma, tercer sucesor de san Pedro, nos recuerda con palabras muy claras que los Doce se esforzaron por constituir sucesores, para que la misión que, con tanto amor, les había encomendado el Señor tuviera continuidad después de su muerte. En estos días en los que estamos inmersos en la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, ¡qué bien viene contemplar a los sucesores de los apóstoles reunidos para realizar la misión! Ver a la Iglesia orgánicamente estructurada bajo la guía de sus pastores nos hace contemplar también que la Iglesia vive en el mundo como misterio de comunión y de misión. Los cristianos somos misterio de comunión y de misión. En la Iglesia que vive en medio de los hombres se reflejan la misma comunión trinitaria y el misterio de Dios, que es manifestación también del mundo futuro.

La comunión vivida como don que nos regala el Señor es una anticipación del mundo futuro, y esta comunión tiene consecuencias muy reales. La comunión es un don que nos regala el Espíritu Santo. ¿Qué aporta vivir con esta? Nos hace salir de la soledad en la que, muy a menudo, nos encerramos; nos impide vivir solos y encerrados en nosotros mismos; nos hace participar del amor que nos une a Dios y que nos une entre nosotros. La comunión es un don que visibiliza qué es el amor fraterno, en la entrega de unos a otros, en ese vivir para los otros.

Continuar leyendo «Sé instrumento de la comunión en la Iglesia»

La vida humana, protegida por Dios

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 20 de noviembre de 2022

En el libro del Génesis hay unas palabras que nos dan luz en estos momentos que vivimos: «Pediré cuentas de vuestra sangre, que es vuestra vida; se las pediré a cualquier animal. Y al hombre le pediré cuentas de la vida de su hermano. Quien derrame la sangre de un hombre, por otro hombre será su sangre derramada; porque a imagen de Dios hizo él al hombre» (Gn 9, 5-6). Son unas palabras de una hondura y de una belleza única, con las que Dios reivindica la vida del hombre: el ser humano es posesión suya, su vida está directamente protegida por Él y, en definitiva, la vida humana es sagrada.

¡Qué maravilla poder gritar hoy esto! El ser humano ha salido de las manos de Dios, ha sido creado por Dios y, por ello, protegido por Dios; es cosa sagrada desde que se inicia hasta su término. Es muy importante reconocer la sacralidad de la vida humana y, así, su inviolabilidad. Y esto no es cuestión de opiniones; no es un problema secundario. El tema de la sacralidad de la vida humana es fundamental en muchos aspectos, entre los que están que el respeto a toda vida es condición indispensable para que pueda darse una vida social digna de ese nombre y que, cuando perdemos el respeto a la vida humana como una realidad sagrada, siempre se termina perdiendo la identidad personal.

Continuar leyendo «La vida humana, protegida por Dios»

Europa, vuelve a aprender a mirar al prójimo

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 13 de noviembre de 2022

La fe cristiana entró con tal fuerza en Europa que así aprendimos a mirar al otro. No olvidemos nunca esta manera de ser y de vivir que acogimos con la predicación apostólica y que ha diseñado nuestras relaciones. ¡Con qué hondura lo hicieron los españoles en el descubrimiento del Nuevo Mundo! Cómo cambia nuestra vida al acoger a Jesucristo. ¡Cómo la diseña cuando le dejamos que habite en nosotros y se hacen verdad esas palabras paulinas: «No soy yo el que vive, es Cristo quien vive en mí»! ¡Cómo caló en Europa el valor humanizador de la fe cristiana! Hemos sido capaces de obras y tareas que han dado humanismo verdad, que han dado hondura a nuestra vida, que han favorecido la convivencia y el respeto, que han promovido la libertad.

La decisión por el bien o el mal nos la hace tomar Jesucristo. Podemos contemplar o no el rostro del otro. Si tenemos fe en Él, lo veremos en su realidad más bella, como viva imagen de Dios. Entonces la cara del otro tiene una fuerza singular, pues siempre que lo ves surge y se da una experiencia fundamental en nuestra vida, en nuestro ser más profundo: hay una llamada a la libertad, una llamada a que lo acoja y lo cuide, consciente del valor que tiene y que encierra en sí mismo. No puedo mirar al otro para ver cómo lo puedo acomodar a mi interés propio; he de buscar siempre respetar y promover esa imagen que es. ¡Qué belleza alcanzamos cuando miramos al otro y lo vemos como imagen de Dios!

Continuar leyendo «Europa, vuelve a aprender a mirar al prójimo»

Santa Misa en la Solemnidad de Nuestra Señora de la Almudena

Homilía del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

S.E. Catedral de Santa María la Real de la Almudena, Madrid
Miércoles, 9 de noviembre de 2022

Querido Sr. Cardenal Antonio María, Arzobispo emérito de Madrid; Excmo. Sr. Nuncio de Su Santidad en España; Sr. Arzobispo castrense; queridos obispos en la Provincia Eclesiástica y obispos que habéis querido haceros presentes, obispos auxiliares de Madrid; Excmo. Cabildo Catedral; queridos hermanos sacerdotes.

Excma. Sra. Presidenta de la Comunidad de Madrid; Excma. Sra. Presidenta de la Asamblea de Madrid; Excma. Sra. Delegada del Gobierno en Madrid; Excmo. Sr. Alcalde de Madrid; Autoridades civiles, militares, jurídicas y universitarias; querida representación de las órdenes militares.

Queridos hermanos y hermanas todos.

Un año más nos unimos para honrar a nuestra Madre, la Virgen María, a quien nuestro Señor Jesucristo, su Hijo, nos entregó como Madre.

Continuar leyendo «Santa Misa en la Solemnidad de Nuestra Señora de la Almudena»

Europa, no olvides la verdad del hombre

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 6 de noviembre de 2022

Es esencial que construyamos Europa sobre la verdad del hombre, apoyándonos siempre en afirmaciones tan claras como el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural, y que reconozcamos también el componente espiritual que da belleza y hondura al ser humano y en el que radica su dignidad inalienable. Defender esta parte clave del ser humano nos lo sugiere la misma razón.

¡Qué poder unificador, reconciliador y promotor de la verdad del hombre tiene la fe, que da fuerza para sembrar fraternidad, paz y unidad, para buscar la reconciliación y el bien para todos, eliminando todo aquello que provoca odio y enemistad! ¿Y qué tiene que ver la fe cristiana?, ¿qué es lo que aporta? ¿Qué significa la fe de todos los que nos llamamos cristianos y deseamos aportar lo que, en nuestra vida, se nos ha dado cuando acogemos a Jesucristo como Señor y dador de vida?

Continuar leyendo «Europa, no olvides la verdad del hombre»

Tejer fraternidad

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 30 de octubre de 2022

Las situaciones que está viviendo nuestro mundo y las que generamos y vivimos nosotros también, nos están reclamado una conversión a la fraternidad. Atrevámonos a hacer esta conversión: cada uno de nosotros, en las familias, en el pueblo, en las instituciones, etc. Las personas de todos los continentes nos están reclamando una conversión del corazón a la fraternidad. Cualquier página del Evangelio que elijamos, nos remite al mandamiento nuevo que con tanta fuerza proclamó Jesús: «Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también unos a otros» (Jn 13, 34).

¿Dónde está la novedad de este mandamiento? ¿Por qué es nuevo? Al final del mandato aparecer el «como yo os he amado». En ese «como yo» está la gran novedad y la raíz para construir la fraternidad. La novedad está en el amor de Jesucristo, que es el amor de Dios, un amor que es universal, que lo es sin condiciones y sin límites; es un amor universal para todos los hombres. Regalándonos su mandamiento nos pide que nos amemos entre nosotros no solamente con nuestro amor, sino con el suyo. Ese amor que el Espíritu Santo infunde en nuestros corazones.

Continuar leyendo «Tejer fraternidad»

La oración conforma a la persona

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 23 de octubre de 2022

Cuando el domingo pasado escuchamos la invitación de Jesús a «orar siempre sin desanimarse», pensé rápidamente en una verdad muy clara para el ser humano: somos criaturas necesitadas. Por eso sentimos la urgencia de una conversación abierta con Dios. En lo profundo del corazón buscamos auxilio, más todavía en estas circunstancias de la humanidad. ¿Quién nos puede auxiliar? ¿Quién nos escucha y nos da fuerzas para seguir caminando? Vivamos con esta seguridad que nos da Jesucristo: en el camino de nuestra vida está siempre Dios. Nos ofrece su luz y su vida, su fuerza y su amor, su sabiduría… Tengamos la certeza de que no estamos caminando solos; estamos acompañados siempre por Él y podemos invocar su ayuda en toda ocasión.

Muchas veces, esta cultura que hemos creado intenta acallar los anhelos del ser humano con engaños. Volvamos a conversar con quien sabemos que nos ama, tal y como nos enseña Jesús. A pesar de haber realizado muchas conquistas, tenemos vacíos tremendos. Tenemos necesidad de conversar, de pedir, de confiar en quien nos puede sacar de la mentira, de la injusticia y de nosotros mismos. Se trata de vivir con la fuerza, la luz y el abrazo de Dios, que nos da otros horizontes cuando somos perseverantes y confiamos en Él. Es necesario abrirnos a la sabiduría, a la fuerza y al poder de Dios. Invoquemos al Señor, confiemos en Él sin desanimarnos. Acojamos las palabras de Jesús, descubramos que quien puede sacar adelante todo en nuestra vida es un Dios que nos ama. Como a la viuda de la parábola, la fe, nuestro ánimo puesto en Él, nos hará vivir con tenacidad, perseverancia y confianza.

Continuar leyendo «La oración conforma a la persona»

La familia y la educación

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 16 de octubre de 2022

Ahora que el curso escolar ya ha echado a andar y los niños y jóvenes ya se encuentran inmersos en sus clases y tareas, me parece oportuno volveros a hablar sobre la familia y la educación. Todos los padres deseáis lo mejor para vuestros hijos, tengan la edad que tengan. Os ocupan y os preocupan no únicamente los conocimientos que les entregan, sino también cuáles son los valores que reciben, la manera y el modo de desarrollar su camino, de crecer como personas armónicamente en todas las dimensiones de sus vidas… No olvidéis a Dios en este proceso educativo de vuestros hijos; hacedlos felices, llenad todas las dimensiones de su existencia de sentido.

A lo largo de los años, en los diversos lugares en los que he estado como pastor, he podido comprobar que la tarea que los padres asumís con más responsabilidad es la educación de vuestros hijos. Sentís una responsabilidad especial y, por ello, es normal que os resuenen preguntas como estas: ¿cómo educar?, ¿qué tenemos que transmitirles?, ¿los ayudamos a descubrir todas las dimensiones de su existencia? No seáis torpes y no olvidéis la dimensión religiosa. El domingo pasado escuchábamos al grupo de leprosos que gritaban a Jesús: «Ten compasión de nosotros», cúranos, haznos dejar atrás aquello que nos impide sentirnos hijos de Dios y hermanos…

Continuar leyendo «La familia y la educación»

Dios quiso nacer en una familia

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 9 de octubre de 2022

En mis primeras cartas de este curso pastoral os he hablado de temas como la educación o la evangelización… Esta semana quiero hablaros de la belleza y de la grandeza de la familia. ¿Habéis contemplado el misterio más bello del cristianismo, que es la Encarnación, y habéis pensado por qué Dios quiso hacerse presente en este mundo dentro de una familia? ¡Qué maravilla! Mis padres, cuando era pequeño, me decían algo a lo que siempre le di vueltas: Dios no quiso venir al mundo de otra forma, quiso acercarse a la humanidad por medio de un hogar. Quiso ser Enmanuel, Dios con nosotros y entre nosotros. ¡Qué fuerza tiene su presencia y el modo de hacerse presente entre la gente! Es Dios con nosotros y entre nosotros. Es el mismo Dios que, desde el momento en el que nos creó, dijo que no era bueno que el hombre estuviese solo.

En estos momentos de la historia, en esta época nueva en la que estamos inmersos, es clave saber escuchar a Dios y dejarnos acompañar por Él: no debemos estar solos… Todos, niños, jóvenes, adultos y ancianos, tenemos que dejarnos acompañar por un Dios que nos quiere y que desea que, al igual que ocurrió cuando Él se hizo hombre, tengamos un hogar, una familia. Los discípulos de Cristo estamos llamados a construir un mundo en el que nadie, absolutamente nadie, se sienta solo. Y, en ese sentido, la familia es el lugar que Dios quiso para sí y desea para todos los hombres. Dios siempre nos regala proyectos en los que podemos sentir y verificar el amor que nos tiene y que desea para cada persona. ¿Por qué no soñar con ese proyecto de Dios, el de la familia, que quiso para sí y quiere para todos?

Continuar leyendo «Dios quiso nacer en una familia»

Vivir renovando siempre el corazón

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 2 de octubre de 2022

Hay unas palabras del profeta Ezequiel a las que siempre di vueltas y que me llevaron a entrar en mí mismo: «Derramaré sobre vosotros un agua pura que os purificará: de todas vuestras inmundicias e idolatrías os he de purificar; y os daré un corazón nuevo, y os infundiré un espíritu nuevo; arrancaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Os infundiré mi espíritu, y haré que caminéis según mis preceptos, y que guardéis y cumpláis mis mandatos» (Ez 36, 25-27). ¡Qué maravillas puede hacer el Señor cuando nos abrimos a su acción! Uno se hace consciente, cada vez que medita este pasaje, de que es de nuestro interior de donde nacen nuestras acciones. De ahí la importancia que tiene tener sano el corazón, es decir, sanar lo más hondo de nuestra existencia, que en la Biblia es el corazón. Por eso es tan insistente la llamada a cambiar el corazón o, mejor, a dejar que Dios nos cambie el corazón.

En este momento de la historia de la humanidad, cuando se producen tantos conflictos y tanta gente sufre, urgen los hombres y mujeres que dejen diseñar sus vidas por Dios. Es de gran importancia que las personas dejemos que sea Dios quien cambie nuestro corazón, conscientes de que en este nacen las acciones, y nos abramos a Él. ¡Qué bueno es recordar aquellas palabras del apóstol san Pablo cuando con firmeza nos dice: «Con el corazón se cree» (cfr. Rm 10, 10)! En la Biblia aparece el corazón como el centro del hombre y es bueno tenerlo en cuenta para entendernos a nosotros mismos. Dejar que Dios toque el corazón tiene una trascendencia especial y singulariza a la persona humana.

Continuar leyendo «Vivir renovando siempre el corazón»