Formar sacerdotes para una época nueva

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 20 de marzo de 2022

Dentro de unos días, coincidiendo con la solemnidad de san José, celebramos el Día del Seminario. La Iglesia que camina en España mantiene una ocupación fundamental por la formación de los futuros sacerdotes. Todos estamos empeñados en que se formen sacerdotes según el corazón de Jesucristo. Ponemos la confianza en la acción del Espíritu Santo, más que en estrategias y cálculos humanos, por muy buenos que sean, y pedimos con fe al Señor, a quien es dueño de la mies, que envíe vocaciones al ministerio sacerdotal. Mientras, preparamos nuestros seminarios para formar a sacerdotes que afronten los retos que el mundo hoy nos presenta y que sean anunciadores fuertes y creíbles de la alegría del Evangelio.

Este año, la Conferencia Episcopal Española, a través de la Subcomisión Episcopal para los Seminarios, ha elegido como lema Sacerdotes al servicio de una Iglesia en camino. El ministerio sacerdotal es vital para la Iglesia. Ella se entiende a sí misma sacramentalmente; la razón de ser del ministerio sacerdotal deriva de la misión de la Iglesia. La Iglesia está llamada y enviada a mantener presente en el mundo la obra redentora de Jesucristo para comunicar la salvación en la época en la que vive. El Papa Francisco reconocía ya en Evangelii gaudium que pueden ser diferentes los caminos, pueden ser variadas las metodologías y son distintas las espiritualidades, pero «en la Palabra de Dios aparece permanentemente este dinamismo de “salida” que Dios quiere provocar en los creyentes». Estamos llamados a «salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio» (cfr. EG 20).

Continuar leyendo «Formar sacerdotes para una época nueva»

Atrévete a gestar comunión y fraternidad

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 13 de marzo de 2022

Las situaciones que estamos viviendo en el mundo, especialmente en los lugares donde se rompe la fraternidad, me llevan esta semana a hacer en voz alta una reflexión que ya he hecho en otras ocasiones: hemos de apostar por la comunión, sentir que la Buena Nueva nos dinamiza para acercarnos a todos los hombres y ser constructores de fraternidad… Es el remedio que el Señor nos ha regalado contra la soledad, el enfrentamiento, la división y todas las rupturas. Para nosotros, los cristianos, comunión y fraternidad son inseparables. La comunión es un don maravilloso, es el mejor tesoro, pues nos hace sentirnos acogidos y amados por Dios en la unidad de su Pueblo congregado en nombre de la Trinidad.

La comunión es, dicho de otra manera, la luz que hace posible que brille la Iglesia como un faro alzado en medio de todos los pueblos, que marca dirección y sentido. ¡Qué belleza adquiere en estos días esa comunión que es engendradora de fraternidad, que se fragua y manifiesta en esa ayuda que deseamos dar a Ucrania, no solamente material, sino también al poner el foco en las consecuencias de una guerra absurda, en el olvido de que tenemos hermanos y en la degradación de lo que significa ese enfrentamiento! La comunión vivida con, en y por Jesucristo nos lleva a construir siempre la fraternidad y no a romperla.

Continuar leyendo «Atrévete a gestar comunión y fraternidad»

Quien reza tiene sus manos en el timón de la historia

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 6 de marzo de 2022

Estamos viviendo momentos difíciles. El ataque a Ucrania pone en cuestión la fraternidad en el mundo entero. Sabemos, y el Papa Francisco nos lo ha recordado de una manera muy clara, que la fraternidad es ese valor humano y universal que tiene que estar siempre en la base de la relación de todos los pueblos. Quienes sufren, los desfavorecidos… no se pueden sentir excluidos y olvidados, sino acogidos y sostenidos, pues son parte de la familia humana; son nuestros hermanos.

¿Cómo hacer este camino en momentos es los que parece que las dificultades son insuperables? Te voy a ofrecer algo que quizá pueda parecerte un disparate. Es algo que había leído anteriormente, pero me ha impresionado especialmente estos días. En el paso del siglo IV al V hubo un pastor excepcional, san Juan Crisóstomo. Obispo y doctor de la Iglesia, vivió momentos difíciles, muy turbulentos desde muchos puntos de vista. En su predicación, este hombre de Dios hizo ver que el verdadero motor en la vida del mundo es el corazón orante. Tiene una frase lapidaria que tengo necesidad de ofrecer en este momento: «Nada en el mundo es más fuerte que el justo que reza. El hombre que reza tiene sus manos en el timón de la historia».

Continuar leyendo «Quien reza tiene sus manos en el timón de la historia»

25 años de obispo

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 27 de febrero de 2022

Hace 25 años, en 1997, el Papa san Juan Pablo II me nombró obispo de Orense. En 2002, él mismo me nombró arzobispo de Oviedo; en 2009, Benedicto XVI me llevó a Valencia y, en 2014, Francisco, a Madrid. Con todos los límites que tengo, los que veo yo y todos los que veréis vosotros, he intentado confesar con todas mis fuerzas que «Cristo ha resucitado verdaderamente y que en su humanidad glorificada ha abierto el horizonte de la Vida eterna para todos los hombres». Puedo decir que mi vida ha estado al servicio exclusivo de la Iglesia, pero también me habéis dado mucho, en todos los lugares donde he servido. Os pido perdón por todo aquello que no hice como debía o que dejé de hacer.

Al cumplir 25 años de obispo, recuerdo al que me ordenó sacerdote en mi diócesis de origen, Santander, a don Juan Antonio del Val. Con su humanidad fraguada en la comunión con Nuestro Señor Jesucristo y con su entrega total supo hacerme descubrir que la Iglesia ha de ser «casa y escuela de comunión y misión». Él me consideró digno para el ministerio sacerdotal y así me incorporó al presbiterio de Santander; él se fio de mí y, desde los primeros momentos, quiso que estuviera muy cercano a él en su ministerio episcopal, como vicario general y rector del seminario.

Continuar leyendo «25 años de obispo»

Hay una indiferencia que no es cristiana

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 20 de febrero de 2022

Ahora que Manos Unidas nos ha acercado de nuevo la realidad de la pobreza y del hambre en el mundo, quiero hablaros de algo que está en mi corazón y que enlaza con el Evangelio del pasado domingo: no podemos vivir en la indiferencia, hay una indiferencia que no es cristiana… Estamos llamados a colaborar en la transformación de nuestro mundo aportando creatividad, esperanza y compromisos concretos, esos a los que nos llama Jesucristo y que nos recuerda siempre el Evangelio. Todos los días nos llegan datos reales y situaciones diversas en muchos lugares de este mundo donde no hay lo necesario para vivir, en los que tantos hombres y mujeres, niños y niñas, viven en condiciones inhumanas. Hay quienes sufren en países lejanos, como a veces nos muestran los medios de comunicación social, pero también quienes lo hacen muy cerca de nosotros. ¡No puede ser! ¡No podemos vivir de espaldas a tantos seres humanos víctima de la desigualdad!

Continuar leyendo «Hay una indiferencia que no es cristiana»

Toma conciencia del momento que vives

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 13 de febrero de 2022

El momento y las circunstancias que vivimos los hombres en todas las latitudes de la tierra traslucen una sed de verdad como jamás se había dado en la historia, aunque disimulada muchas veces por una especie de renuncia a la verdad por el utilitarismo. Todos los acontecimientos, noticias, sucesos, sospechas que estamos viviendo necesitan verse desde una profundidad singular. ¡Qué bueno es contemplar los encuentros del Señor con los apóstoles! Todo lo que habían hecho y visto, se lo contaron al Señor. Hay hombres y mujeres con necesidad de la vida verdadera. Esa vida que solamente se tiene cuando se vive desde la Verdad.

El Señor nos pide también a nosotros que asumamos esa tarea: contarle todo lo que hacemos y todo lo que vemos. No son fáciles los momentos que vivimos, sobre todo si vivimos desde nosotros mismos. En su camino para anunciar el Evangelio, los apóstoles habían hablado de Nuestro Señor Jesucristo, de que Él era el Camino, la Verdad y la Vida. Seguro que los éxitos no habían sido muchos, pero se habían dado cuenta de las situaciones y necesidades de los hombres, del hambre y sed de verdad que tenían; también habían observado el escepticismo en el que muchos se situaban. Vieron los sufrimientos, los enfrentamientos y las incapacidades que por sí mismos tenían los hombres para encontrar salidas con luz. Ellos, como nosotros, habían descubierto en Jesucristo la verdad de la persona humana y quisieron comunicar esta verdad, no sin dificultades.

Continuar leyendo «Toma conciencia del momento que vives»

Caminando juntos

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 6 de febrero de 2022

Los seres humanos necesitamos momentos en los que se nos recuerde lo que somos y también el compromiso que hemos asumido en nuestra vida. Hoy miramos a los que habéis sido llamados por Dios y, como consagrados, habéis acogido la invitación a una unión más profunda con Él. Es una gracia para toda la Iglesia que podamos tener un día en el que los que formáis parte de la vida consagrada podáis profundizar y renovar vuestra consagración; escuchar de nuevo al Señor; examinar con la novedad del carisma que el Señor os dio cómo estáis viviendo vuestra consagración y si habéis entrado en el dinamismo de la misión en la nueva situación que vive la humanidad.

En el inicio de su pontificado, el Papa Francisco nos sorprendió con la exhortación apostólica Evangelii gaudium (La alegría del Evangelio). En ella nos hacía una invitación clara a vivir «una etapa evangelizadora marcada por la alegría», pero además nos señalaba que teníamos que abrir «caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años» (cfr. EG 1). Nos llamaba a asumir un «estilo evangelizador nuevo, para ser asumido en cualquier actividad que se realice» (cfr. EG 18). Quiero daros las gracias a la vida consagrada por el esfuerzo, la disposición y las tareas que habéis asumido según cada carisma para entrar en esta etapa nueva de la humanidad y llevar la «alegría del Evangelio». Gracias por la respuesta que habéis dado a la llamada de Jesús. Por el Bautismo renunciamos a Satanás y a sus obras y recibimos las gracias necesarias para la vida cristiana y la santidad; ya desde entonces brotó la gracia de la fe que nos ha permitido vivir unidos a Dios. ¡Qué belleza vuestra vida consagrada! En el momento de la profesión religiosa o la promesa, la fe os llevó a una adhesión total al misterio del Corazón de Jesús, que cada miembro de la vida consagrada descubristeis en el carisma al que os adheristeis. Habéis renunciado a muchas cosas, como a formar una familia o a los bienes materiales, entregándoos a Cristo y al servicio de su Reino.

Continuar leyendo «Caminando juntos»

Un regalo: un Año Santo de san Isidro

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 30 de enero de 2022

Con profunda alegría os comunico a todos los cristianos y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que, después de la petición que le hice, el Papa Francisco nos ha concedido a Madrid un Año Santo Jubilar de san Isidro Labrador. Cuando vamos a celebrar los 400 años de su canonización, quería que pudiéramos reencontrarnos con nuestro patrón, que hizo de su vida un himno a Dios. El jubileo arrancará el próximo 15 de mayo, fiesta de san Isidro Labrador, y será clausurado el 15 de mayo de 2023 también en el día de su fiesta. Agradezco al Papa Francisco que nos haya concedido este año de gracia para Madrid. Estoy seguro de que nos traerá muchas bendiciones y de que, además, tendrá repercusiones en todos los continentes, pues tenemos a un santo universal, con ermitas, santuarios y hermandades por todo el mundo.

Continuar leyendo «Un regalo: un Año Santo de san Isidro»

La fuerza apostólica del amor y la alegría

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 23 de enero de 2022

Cuando preparo esta carta, hago memoria del Evangelio del pasado domingo, el de las bodas de Caná, y de esa expresión tan espontánea de la Virgen María: «No les queda vino». Y recuerdo que próximamente una amiga, Silvia, consagra su vida con votos perpetuos en una familia de la vida religiosa. Su compromiso nos recuerda que se pueden hacer muchas cosas, pero hay algunas que son esenciales, como ser memoria con tu propia vida, al estilo de María. Hay que ser voz, testigo, memoria para decir en medio de este mundo que «no les queda vino», que «no hay amor, hay vacíos tremendos». Gracias por querer llenarte de Jesucristo, de su amor, y por asumir el compromiso de regalar este amor, viviendo en comunidad y haciéndolo perceptible en la vida de la Iglesia.

Continuar leyendo «La fuerza apostólica del amor y la alegría»

La tarea de un obispo

Carta del cardenal D. Carlos Osoro Sierra
Arzobispo de Madrid

Domingo, 16 de enero de 2022

En los últimos meses se están produciendo distintos nombramientos episcopales y, entre ellos, el obispo auxiliar de Madrid Santos Montoya acaba de ser nombrado por el Papa obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño. Así contemplamos la sucesión apostólica como continuidad histórica y espiritual. Como los doce son asociados primero, hasta la formación del ministerio del obispo en la segunda y tercera generación, de tal modo que la continuidad de la sucesión se realiza en la cadena histórica. Y en esa continuidad de la sucesión está la garantía de perseverar, en la comunidad eclesial, del colegio apostólico que Cristo reunió en torno a su Persona.

A través de Pedro, hoy Francisco, el Señor confía a los obispos la misión de pastorear una Iglesia particular. Lo que importa es que Cristo sea anunciado, conocido, alabado. Con la vida de los obispos, debe ser Cristo quien llega a los hombres. En la palabra de los apóstoles y de sus sucesores es Él quien nos habla. Tiene que ser Él quien actúa en los sacramentos, mediante nuestras manos. Que nuestra mirada sea la mirada de Cristo, que envuelve a quienes mira y los hace sentirse amados y siempre acogidos en su corazón.

Continuar leyendo «La tarea de un obispo»