Corpus Christi

Carta de Mons. D. Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Domingo, 19 de junio de 2022

Queridos fieles:

Celebramos este domingo la solemnidad del Corpus Christi, del Cuerpo y la Sangre del Señor. Ayer celebré la Eucaristía en una iglesia de nuestra Archidiócesis y el coro cantó admirablemente el Panis angelicus, ese canto tradicional eucarístico cuya letra dice que ese pan de los ángeles se ha hecho alimento de los hombres y nos invita a acercarnos a la comunión, a nosotros, que somos “siervos pobres y humildes”. La Eucaristía, en efecto, a la vez que perpetúa el sacrificio de la Cruz, es banquete pascual, banquete sagrado de la comunión en el Cuerpo y la Sangre del Señor. La representación del sacrificio de la Cruz está orientada totalmente a la unión íntima de todos los fieles con Cristo por medio de la comunión. La comunión es recibir a Cristo mismo que se ofrece al Padre por nosotros.

La Iglesia dedica dos solemnidades a la Eucaristía: el Jueves Santo y el Corpus Christi. El Jueves Santo fijamos nuestra devoción en la Eucaristía como sacrificio orientado a la comunión. En cambio, en esta solemnidad del Corpus Christi, nuestra piedad se dirige más a la presencia eucarística de Cristo, que comienza en la consagración y dura todo el tiempo que subsistan las especies eucarísticas. Durante la Santa Misa expresamos nuestra fe en la presencia real de Cristo bajo las especies de pan y de vino, entre otras maneras, arrodillándonos o inclinándonos profundamente en señal de adoración al Señor. Pero esa presencia verdadera, real, substancial del Señor en las especies eucarísticas no dura solamente mientras dura la Santa Misa. Como afirma la estupenda encíclica de san Pablo VI, Mysterium fidei: «La Iglesia católica ha dado y continua dando este culto de adoración, que se debe al sacramento de la Eucaristía, no solamente durante la Misa, sino también fuera de su celebración: conservando con el mayor cuidado las hostias consagradas, presentándolas a los fieles para que las veneren con solemnidad, llevándolas en procesión». Es lo que hacemos en esta solemnidad del Corpus Christi en todas nuestras parroquias.

Continuar leyendo «Corpus Christi»

Pentecostés

Carta de Mons. D. Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Domingo, 5 de junio de 2022

Queridos fieles:

Celebramos la solemnidad de Pentecostés. Profesamos, con profundo gozo, nuestra fe en el Espíritu Santo, que es “Señor y dador de vida”. ¡Qué bella expresión! “Señor” porque, con el Padre y el Hijo, es Dios, un solo Dios. Y “dador de vida” porque, tanto la creación del universo como la nueva creación en Cristo, se realizan por medio del Espíritu Santo.

El Espíritu divino, presente y operante en la creación, como hace notar el libro del Génesis (1,2), es el mismo que está presente en la Encarnación del Hijo de Dios en el seno de María (Lc 1, 35) y presente en el inicio de la Iglesia, Cuerpo místico de Cristo, fuente de salvación para todos los hombres (Hch, 2, 1-13).

La fe ininterrumpida de la Iglesia, desde el principio, en el Espíritu Santo ha encontrado en el Concilio Vaticano II una expresión más plena y consciente. Podemos decir que la conciencia que la Iglesia tiene hoy de la acción perenne del Espíritu Santo en Ella y en el mundo es una herencia profunda del Concilio Vaticano II. El Concilio nos anima a profundizar cada vez más en este misterio del amor de Dios por el mundo que se manifestó definitivamente en Cristo y que sigue vivo y operante gracias a la acción constante del Espíritu Santo.

Continuar leyendo «Pentecostés»

Vida

Carta de Mons. D. Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Domingo, 29 de mayo de 2022

Queridos fieles:

Don Manuel Martínez Sellés, Presidente del Colegio de Médicos de Madrid, aporta, entre otros, los siguientes datos referidos al borrador de la nueva ley sobre el aborto.

La vida humana comienza con la fecundación. Esta evidencia científica tiene, también en Europa, respaldo legal, ya que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que constituye un embrión humano “todo ovulo humano a partir del estadio de la fecundación”.

El Código Español de Deontología Médica en su artículo 52,1 establece que “el ser humano es un fin en sí mismo en todas las fases del ciclo biológico, desde la concepción hasta la muerte”.

Esta nueva ley se quiere imponer en un país que vive un auténtico invierno demográfico, con la natalidad en mínimos históricos.

Continuar leyendo «Vida»

La objeción de conciencia

Carta de Mons. D. Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Domingo, 22 de mayo de 2022

Queridos fieles:

La Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española acaba de publicar una Nota doctrinal sobre la objeción de conciencia, titulada “Para la libertad nos ha liberado Cristo” (Gal 5,1).

La Nota fundamenta el derecho a la objeción de conciencia en la libertad que, a su vez, se fundamenta en la dignidad propia del ser humano.

Dicha dignidad humana y libertad no es fruto o consecuencia de la voluntad de los seres humanos, ni de la voluntad del Estado o de los poderes públicos, sino que encuentra su fundamento en el hombre mismo y, en última instancia, en Dios su creador. Ya el Concilio Vaticano II hacía notar que “jamás tuvieron los hombres un sentido tan agudo de la libertad (que les es propia) como hoy” (cf Gaudium et Spes, n. 4). Pero esta libertad, que consiste en “el poder, radicado en la razón y en la voluntad de obrar o de no obrar, de hacer esto o aquello, y de ejecutar así, por sí mismo, acciones deliberadas” (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1731), no se debe entender como una ausencia de toda ley moral que indique límites a su actuación, o como “una licencia para hacer todo lo que me agrada, aunque sea malo” (Conc. Vat. II, Gaudium et Spes, n.17).

Continuar leyendo «La objeción de conciencia»

Todos evangelizamos

Carta de Mons. D. Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Domingo, 15 de mayo de 2022

Queridos fieles:

Durante la semana del 25 al 29 del mes de abril pasado, la Conferencia Episcopal Española celebró su reunión plenaria. En su discurso de apertura, su presidente, el Cardenal Juan José Omella, expuso los desafíos y prioridades que tenemos por delante como cristianos. Y, como siempre, el primer desafío es evangelizar. Anunciar a Jesucristo con obras y palabras. Anunciar su mensaje de salvación y de esperanza, del que nuestros contemporáneos tienen tanta necesidad, aunque aparentemente tengamos la sensación de que nos encontramos con un ambiente de indiferencia, que es difícil superar. No debemos desfallecer, ni perder la esperanza. No podemos ser discípulos desesperanzados como aquellos dos de Emaús que volvían a su tierra derrotados por la desesperanza.

Hay un primer anuncio que se está haciendo cada vez más urgente porque son muchos los que desconocen a Jesucristo. Pero, en nuestra tierra, es aún más urgente el acompañamiento en la fe.

Continuar leyendo «Todos evangelizamos»

Un mes para la Virgen

Carta de Mons. D. Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Domingo, 8 de mayo de 2022

Queridos fieles:

El mes de mayo está dedicado a nuestra Madre María. Rendimos homenaje a la Virgen en medio de la Pascua, cuando estamos celebrando la Resurrección de su Hijo.

Esta tradición viene del siglo XVII y, además de coincidir, como decimos, con la Pascua, lo hace con el arranque de la primavera, el triunfo de la vida, asociado a la Madre de la Vida, que es Jesús.

Este mes es un buen momento para abundar en todas las devociones a la Virgen, empezando por la más importante y asentada en la Iglesia, el rezo del Santo Rosario. También podemos meditar los cuatro dogmas acerca de nuestra Madre del cielo: la Inmaculada Concepción, su maternidad divina, su perpetua virginidad y su asunción al cielo.

Continuar leyendo «Un mes para la Virgen»

Vivamos la Semana Santa

Carta de Mons. D. Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Domingo, 10 de abril de 2022

Queridos fieles:

Terminada la Cuaresma, la Iglesia, nuestra Madre, nos invita a entrar de lleno en la Semana Santa para revivir la Pascua del Señor, el gran misterio de su Pasión, Muerte y Resurrección.

Viviremos, en primer lugar, su entrada triunfal en Jerusalén, cabalgando un borrico como trono de su realeza divina. Se nos presentará como un Rey de paz, en estos momentos tan convulsos de guerra, para indicarnos cuál es el sendero de la verdadera paz en el corazón de los hombres. Aprovechemos este año esa celebración tan entrañable, tan llena de sencillez y de humildad, para pedirle al Señor por tantos inocentes que están sufriendo los rigores de la guerra en Ucrania.

Ya en la Ciudad Santa, reviviremos la tarde noche del Jueves Santo la institución de la Eucaristía, el gran misterio del amor de Jesús que nos entrega su Cuerpo y su Sangre para el perdón de nuestros pecados.

Esa misma tarde noche lo acompañaremos orando junto a Él en el Huerto de los Olivos y por el doloroso camino que termina en la Cruz.

Continuar leyendo «Vivamos la Semana Santa»

¿Por qué existe el mal?

Carta de Mons. D. Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Domingo, 27 de marzo de 2022

Queridos fieles:

Estoy seguro que, en estos días, ante las imágenes terribles de la guerra en Ucrania, sobre todo cuando se refieren al sufrimiento de niñas y niños inocentes, nos viene a la cabeza la pregunta de siempre: si Dios Padre todopoderoso, Creador del mundo ordenado y bueno, tiene cuidado de todas sus criaturas, ¿por qué existe el mal? ¿por qué este sufrimiento?

Sabemos que a esta pregunta, tan apremiante como inevitable y continua en nuestro íntimo, no puede darse una respuesta simple; no existe una respuesta simple. Podemos decir, sin embargo, que el conjunto de la fe cristiana constituye una respuesta a dicha pregunta. No hay un rasgo del mensaje cristiano que no tenga que ver con dicho profundo e intenso interrogante. La cuestión del mal en el mundo aguijonea continuamente nuestra alma; nos interpela; nos causa inquietud; nos desasosiega; nos intranquiliza. La fe misma viene puesta a dura prueba, pero, paradójicamente, es en la fe donde podemos encontrar respuesta, aunque no sea simple ni fácil. Es en el conjunto de la fe cristiana que podemos apoyarnos: la bondad de la creación, el drama del pecado, el amor paciente de Dios que siempre nos espera…y, sobre todo, la Encarnación redentora del Hijo de Dios: Jesucristo.

Continuar leyendo «¿Por qué existe el mal?»

Familias cristianas, vivero de vocaciones sacerdotales

Carta de Mons. D. Celso Morga Iruzubieta
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Domingo, 20 de marzo de 2022

Queridos fieles:

Coincidiendo con la solemnidad de San José celebramos el Día del Seminario, que este año lleva como lema: “Sacerdotes al servicio de una Iglesia en camino”.

Los sacerdotes y los aspirantes al sacerdocio constituyen una de mis máximas preocupaciones. Ya lo dije cuando comencé mi ministerio episcopal entre vosotros y me reafirmo cada día en la idea, en la acción y en la oración por este fin.

La promoción de las vocaciones al sacerdocio es una tarea de toda la Iglesia: de mí, por la responsabilidad que tengo; de los sacerdotes, que son especialmente conscientes de la necesidad de pastores que sirvan a la evangelización de nuestros pueblos; y de los laicos, porque es en las familias cristianas, Iglesia doméstica, donde nacen los futuros sacerdotes y reciben la primera catequesis con la palabra y el ejemplo.

Continuar leyendo «Familias cristianas, vivero de vocaciones sacerdotales»

Carta a los fieles sobre la situación de nuestros pueblos

Provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz

Carta a los fieles sobre la situación de nuestros pueblos

18 de marzo de 2022

Queridos hermanos:

El papa Francisco nos invita a escuchar los clamores de los pueblos, para poder ejercer con transparencia el rol profético (cf. QA 19). Nuestros pueblos claman por sus gentes que no cesan, año tras año, de irse a otros lugares, a construir proyectos personales más atrayentes, al tiempo que empobrecen su lugar de origen. En efecto, nuestros pueblos, con una gran diferencia en muchos casos entre defunciones y nacimientos, se ven privados cada vez más del mejor capital, que es el humano. Al mismo tiempo, nuestra tierra ve cómo sus productos, de una gran calidad, en muchos casos son transformados en otras regiones, perdiendo esa gran fuente de riqueza. Además, nuestros pueblos, envejecidos, cada vez más despoblados, con menos servicios de todo tipo (sanitarios, de comunicaciones, financieros) asisten al riesgo creciente de una amenaza abusiva.

Continuar leyendo «Carta a los fieles sobre la situación de nuestros pueblos»