Instrucción “Ad resurgendum cum Christo”

escudo-santa-sede
CONGREGATIO
PRO DOCTRINA FIDEI

INSTRUCCIÓN
AD RESURGENDUM CUM CHRISTO
SOBRE LA SEPULTURA DE LOS DIFUNTOS
Y LA CONSERVACIÓN DE LAS CENIZAS EN CASO DE CREMACIÓN

1. PARA RESUCITAR CON CRISTO, es necesario morir con Cristo, es necesario «dejar este cuerpo para ir a morar cerca del Señor» (2 Co 5, 8). Con la Instrucción Piam et constantem del 5 de julio de 1963, el entonces Santo Oficio, estableció que «la Iglesia aconseja vivamente la piadosa costumbre de sepultar el cadáver de los difuntos», pero agregó que la cremación no es «contraria a ninguna verdad natural o sobrenatural» y que no se les negaran los sacramentos y los funerales a los que habían solicitado ser cremados, siempre que esta opción no obedezca a la «negación de los dogmas cristianos o por odio contra la religión católica y la Iglesia»1. Este cambio de la disciplina eclesiástica ha sido incorporado en el Código de Derecho Canónico (1983) y en el Código de Cánones de las Iglesias Orientales (1990). Continuar leyendo “Instrucción “Ad resurgendum cum Christo””

Carta “Iuvenescit Ecclesia”

escudo-santa-sede
CONGREGATIO
PRO DOCTRINA FIDEI

CARTA
IUVENESCIT ECCLESIA
A LOS OBISPOS DE LA IGLESIA CATÓLICA
SOBRE LA RELACIÓN
ENTRE LOS DONES JERÁRQUICOS Y CARISMÁTICOS

PARA LA VIDA Y MISIÓN
DE LA IGLESIA

INTRODUCCIÓN

Los dones del Espíritu Santo en la Iglesia en misión

1. La Iglesia rejuvenece (Iuvenescit Ecclesia) por el poder del Evangelio y el Espíritu continuamente la renueva, edificándola y guiándola «con diversos dones jerárquicos y carismáticos»[1]. El Concilio Vaticano II ha subrayado en repetidas ocasiones la maravillosa obra del Espíritu Santo que santifica al Pueblo de Dios, lo guía, lo adorna con virtudes y lo enriquece con gracias especiales para su edificación. Continuar leyendo “Carta “Iuvenescit Ecclesia””