A ver al Papa Francisco

Carta de Mons. D. Demetrio Fernández González
Obispo de Córdoba

Domingo, 16 de enero de 2022

Desde el 17 al 22 de enero próximos, voy como obispo de Córdoba a la Visita al limina, visita oficial al Papa Francisco y a los sepulcros de los apóstoles Pedro y Pablo, junto con todos los obispos de las provincias eclesiásticas de Sevilla, Granada y Mérida-Badajoz. Un grupo de 16 obispos, que constituimos el tercero de cuatro grupos de todos los obispos españoles. Además de la visita larga y detallada del día 21 con el Papa, celebraremos en días sucesivos la Eucaristía en las cuatro basílicas mayores y despacharemos con los responsables de los distintos sectores del gobierno de la Iglesia universal. Son días de gracia especial, y os pido que acompañéis al obispo en esta tarea que realiza en nombre de toda la diócesis de Córdoba. Yo os tendré presentes a todos en la oración ante el sepulcro de los apóstoles, para que nuestra fe se fortalezca.

Continuar leyendo «A ver al Papa Francisco»

El vino del esposo

Carta de Mons. D. César Franco Martínez
Obispo de Segovia

Domingo, 16 de enero de 2022

El padre Frédéric Manns, profesor del Studium Biblicum Franciscanum de Jerusalén ha mostrado, con su habitual competencia, que en el Evangelio de Juan existe una «sinfonía esponsal». Desde el inicio del Evangelio, Juan Bautista se denomina «amigo del esposo», que es Cristo. El título «esposo», aplicado a Cristo, es quizás uno de los menos conocidos entre los cristianos de a pie. Otros títulos se han impuesto con más preeminencia: Mesías, Hijo de Dios, Hijo del Hombre. Pero este de «esposo» es de enorme importancia porque recoge la gran tradición del Antiguo Testamento, según la cual Dios es el esposo de Israel con quien se ha comprometido en una alianza eterna.  A nadie se le escapa que el título de «esposo» lleva consigo connotaciones humanas, afectivas y psicológicas que están ausentes en otros títulos. Podríamos decir que llamar a Jesús «esposo» es afirmar que en él, el hombre —varón o mujer— puede encontrar la plenitud afectiva que anhela como base de su felicidad. En cierto sentido es lo que dice san Agustín: «Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón anda inquieto hasta que descanse en ti». Pero, de modo indirecto, aplicar a Jesús el título «esposo» confirma algo propio del evangelio de Juan: en Jesús se ha hecho presente Dios mismo, quien, según los profetas, viene a unirse a la humanidad en unos esponsales de fidelidad eterna.

Continuar leyendo «El vino del esposo»

Vienen los Reyes a adorar al Niño

Carta de Mons. D. Demetrio Fernández González
Obispo de Córdoba

Domingo, 9 de enero de 2022

Los últimos días de Navidad tienen sabor a reyes. Quizá sea el momento más esperado para todos los niños de nuestro entorno. Es una fiesta tan alentada, son tantos sueños acumulados que la noche de reyes se convierte en una explosión de sorpresas y de alegrías para pequeños y grandes

Así son las sorpresas de Dios, cuando él desborda los méritos y los deseos de quienes le suplican. Dios quiere colmar nuestros sueños y nuestras esperanzas no sólo en la noche de reyes, sino a lo largo de nuestra vida y cuando, al despertar, nos saciemos de su semblante.

Continuar leyendo «Vienen los Reyes a adorar al Niño»

Y María, su madre, es virgen

Carta de Mons. D. Demetrio Fernández González
Obispo de Córdoba

Domingo, 2 de enero de 2022

Admirable el nacimiento de este Niño, que es Dios y se ha hecho hombre, igual a nosotros en todo sin pecado. Él concentra la ternura de Dios para nosotros y provoca nuestra ternura en relación con él y con su Padre Dios.

La navidad es tiempo de recuperar nuestra dignidad de hijos de Dios, si la hubiéramos perdido. Y es tiempo de mirar al horizonte mundial, sabiendo que todos estamos llamados a ser hijos y vivir como tales hijos, y por tanto, a ser y a vivir como hermanos. Esta es la gran dignidad humana, por encima de todas las diferencias culturales o raciales, e incluso por encima de toda diferencia causada por la injusticia de nuestras relaciones.

Continuar leyendo «Y María, su madre, es virgen»

Es Navidad

Carta de Mons. D. Demetrio Fernández González
Obispo de Córdoba

Domingo, 26 de diciembre de 2021

La liturgia de la Iglesia celebra cada año el día del Nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, en la noche del 24 al 25 de diciembre. Es la Nochebuena, que nos introduce en la Navidad. Noche santa en la que la Iglesia convoca a todos sus hijos para celebrar este nacimiento. “No la debemos dormir la noche santa, no la debemos dormir”, canta una coplilla anónima de Upsala (1556). Es noche para la oración, para el encuentro familiar, para la fiesta y la alegría.

Los cristianos celebramos en esta noche y en este día santo que Dios Padre ha enviado a su Hijo al mundo, tomando carne del vientre virginal de María. Ha nacido Niño indefenso en un ambiente de pobreza y de marginación. Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron, no había lugar para ellos en la posada y María dio a luz en un establo, reclinando a su Hijo en las pajas de un pesebre. Allí faltó de todo, y hubo sobreabundancia de amor.

Continuar leyendo «Es Navidad»

Domingo mariano

Carta de Mons. D. Demetrio Fernández González
Obispo de Córdoba

Domingo, 19 de diciembre de 2021

El domingo es el día del Señor. En el domingo celebramos a Cristo vencedor de la muerte por la resurrección. Pero este domingo cuarto de adviento es el domingo de María. Jesucristo va escondido en el vientre virginal de su madre, y su madre se convierte así en centro de atención de este cuarto domingo de adviento. En la cercanía de la Navidad, María adquiere un protagonismo central. El centro siempre es Jesucristo, pero en estos días para mirarle a él tenemos que mirar a su Madre santísima, que lo lleva en su vientre como una custodia purísima.

“Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá”, le dice su prima Isabel al recibir la visita de María. María es modelo para el creyente, ella ha vivido en la fe toda su vida, ella ha pasado por la noche oscura, la más oscura noche de la historia. Abraham es nuestro padre en la fe, porque en la fe tuvo que ofrecer a su hijo, aunque no consumó su muerte. Dios se lo dio de nuevo después de comprobar una fe más grande que todos los sentimientos humanos. En María se supera esa cota, porque María ha visto con sus ojos la muerte de su Hijo, y ella ha esperado contra toda esperanza que su Hijo resucitaría. María es la mujer que ha sostenido su fe, incluso junto a la Cruz de su Hijo, incluso cuando su Hijo moría por todos nosotros. María es la mujer creyente que inspira nuestra fe.

Continuar leyendo «Domingo mariano»

Que todo el mundo conozca vuestra alegría, porque nace el Señor

Carta de Mons. D. Demetrio Fernández González
Obispo de Córdoba

Domingo, 12 de diciembre de 2021

El adviento avanza en esa preparación inmediata a la Navidad, y en este tercer domingo se nos invita insistentemente a la alegría cristiana, la que nace de tener al Señor y saber que viene a salvarnos. Es el domingo del gozo cristiano. Un gozo que no se produce de fuera adentro, sino a la inversa, de dentro afuera. Cuando uno no tiene alegría, tiene que comprarla, porque el corazón humano no puede vivir sin alegría, sin esperanza. Tiene que darse la alegría que no tiene, y dársela a base de comprar, consumir, comer y beber, viajar, etc. Pero todo eso pasa, y cuanta más ansia hayas puesto en ello, mayor resaca te produce, te deja vacío y peor que antes de las fiestas.

La alegría cristiana viene de dentro, es un don de Dios. La alegría cristiana procede de saber que Dios está con nosotros, que Dios nos ama y nos perdona, que Dios está a nuestro favor y nos va a llevar a la plenitud. Esta alegría viene de vivir en paz con nuestros hermanos, de disfrutar de su amistad y su compañía, de poder ayudar a quien lo necesita. Es una alegría gratuita, y Dios quiere que vivamos en esa alegría constante, porque él no se aparta nunca de nosotros. La cercanía del nacimiento del Señor es motivo de gran alegría, y cuando pase la Navidad dejará en nosotros un gran poso de satisfacción y de esperanza, no de aburrimiento ni de resaca.

Continuar leyendo «Que todo el mundo conozca vuestra alegría, porque nace el Señor»

La Inmaculada nos trae cinco nuevos diáconos

Carta de Mons. D. Demetrio Fernández González
Obispo de Córdoba

Domingo, 5 de diciembre de 2021

Nos encontramos en uno de los momentos más bonitos de año litúrgico: el adviento, tiempo de espera y esperanza. Viene el Señor a nuestras vidas, a nuestro mundo y a nuestra historia. Quiere entrar más y más en nuestro corazón, viene a cambiar el mundo y a cambiar la historia. Nos trae la salvación y la libertad. Nos libra del pecado y de la muerte eterna. Nos libra del poder del Maligno, de Satanás. Quiere hacer un mundo más fraterno y más humano, un mundo más divino donde Dios sea conocido, acogido y amado. Abre tu corazón, que viene el Señor.

El fruto más valioso de la redención de Cristo se llama María. El que viene a salvarnos ha volcado en ella las gracias más abundantes, librándola del pecado, incluso del pecado original antes de contraerlo. La existencia de María ha sido un continuo “Sí” a la voluntad de Dios. Es toda santa, toda pura, toda hermosa. Ella es la primera redimida, la más redimida, la mejor redimida. Esta fiesta de la Inmaculada nos llena de inmensa alegría. Nos preparamos estos días a esta fiesta tan bonita, en la que María irradia su belleza y su hermosura sobre cada uno de nosotros. Bajo su amparo nos acogemos.

Continuar leyendo «La Inmaculada nos trae cinco nuevos diáconos»

¡Viene el Señor, alegraos!

Carta de Mons. D. Demetrio Fernández González
Obispo de Córdoba

Domingo, 28 de noviembre de 2021

Comenzamos este domingo un nuevo Año litúrgico, comenzamos con el domingo primero de adviento. El cristiano vive lanzado al futuro, pero no lanzado al vacío de un futuro desconocido, sino en la espera gozosa de la venida del Señor. El futuro para el cristiano es una Persona, que ha anunciado su venida y no fallará en su promesa: “Vengo pronto. Maranatha (ven, Señor) !” (Ap 22,20).

El primer sentido del adviento es prepararnos para esa venida última y definitiva del Señor. Vendrá glorioso para llevarnos consigo y hacernos partícipes de su gloria para siempre. Él vendrá al final de la historia para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Pero en el caso de cada uno, él viene a por nosotros cuando acaba nuestra etapa en la tierra, cuando nos llega la muerte. El tiempo de adviento nos prepara para ese encuentro personal con Cristo, de cada uno, cuando él nos lleve consigo y glorifique nuestras almas, hasta la venida final en que esa gloria sea comunicada también a nuestros cuerpos, que resucitarán en el último día.

Continuar leyendo «¡Viene el Señor, alegraos!»

Viva Cristo Rey

Carta de Mons. D. Demetrio Fernández González
Obispo de Córdoba

Domingo, 21 de noviembre de 2021

Suena a grito de guerra, y sin embargo es una jaculatoria, una invocación religiosa. Es la confesión valiente y llena de entusiasmo de Cristo como Señor, como Dueño de la vida y de la historia, como Señor de vivos y muertos.

Es el grito con el que han muerto miles de hombres y mujeres, expresando un amor más grande que la muerte. Un amor a Cristo y a los mismos asesinos a los que perdonaban en el instante de su ejecución. Se ha convertido en santo y seña de los mártires del siglo XX por todos los lugares de la tierra.

Continuar leyendo «Viva Cristo Rey»