Mensaje para la 97ª Jornada Mundial de las Misiones, 2023

MENSAJE DEL SANTO PADRE
para la 97ª Jornada Mundial de las Misiones
22 de octubre 2023

Corazones fervientes, pies en camino (cf. Lc 24,13-35)

Queridos hermanos y hermanas:

Para la Jornada Mundial de las Misiones de este año he elegido un tema que se inspira en el relato de los discípulos de Emaús, en el Evangelio de Lucas (cf. 24, 13-35): «Corazones fervientes, pies en camino». Aquellos dos discípulos estaban confundidos y desilusionados, pero el encuentro con Cristo en la Palabra y en el Pan partido encendió su entusiasmo para volver a ponerse en camino hacia Jerusalén y anunciar que el Señor había resucitado verdaderamente. En el relato evangélico, percibimos la trasformación de los discípulos a partir de algunas imágenes sugestivas: los corazones que arden cuando Jesús explica las Escrituras, los ojos abiertos al reconocerlo y, como culminación, los pies que se ponen en camino. Meditando sobre estos tres aspectos, que trazan el itinerario de los discípulos misioneros, podemos renovar nuestro celo por la evangelización en el mundo actual.

Continuar leyendo «Mensaje para la 97ª Jornada Mundial de las Misiones, 2023»

Mensaje para la LVII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 2023

MENSAJE DEL SANTO PADRE
para la LVII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales
21 de mayo de 2023

Hablar con el corazón,
«en la verdad y en el amor» (Ef 4,15)

Queridos hermanos y hermanas:

Después de haber reflexionado, en años anteriores, sobre los verbos “ir, ver” y “escuchar” como condiciones para una buena comunicación, en este Mensaje para la LVII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales quisiera centrarme en “hablar con el corazón”. Es el corazón el que nos ha movido a ir, ver y escuchar; y es el corazón el que nos mueve a una comunicación abierta y acogedora. Tras habernos ejercitado en la escucha —que requiere espera y paciencia, así como la renuncia a afirmar de modo prejuicioso nuestro punto de vista—, podemos entrar en la dinámica del diálogo y el intercambio, que es precisamente la de comunicar cordialmente. Una vez que hayamos escuchado al otro con corazón puro, lograremos hablar «en la verdad y en el amor» (cf. Ef 4,15). No debemos tener miedo a proclamar la verdad, aunque a veces sea incómoda, sino a hacerlo sin caridad, sin corazón. Porque «el programa del cristiano —como escribió Benedicto XVI— es un “corazón que ve”» [1]. Un corazón que, con su latido, revela la verdad de nuestro ser, y que por eso hay que escucharlo. Esto lleva a quien escucha a sintonizarse en la misma longitud de onda, hasta el punto de que se llega a sentir en el propio corazón el latido del otro. Entonces se hace posible el milagro del encuentro, que nos permite mirarnos los unos a los otros con compasión, acogiendo con respeto las fragilidades de cada uno, en lugar de juzgar de oídas y sembrar discordia y divisiones.

Continuar leyendo «Mensaje para la LVII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 2023»

Mensaje a la V Conferencia Internacional por el Equilibrio del Mundo

MENSAJE DEL SANTO PADRE
a la V Conferencia Internacional por el Equilibrio del Mundo
[La Habana, 24-28 de enero de 2023]

Estimados delegados:

Un año más, se reúnen en esta Conferencia para conmemorar el nacimiento de José Martí, presentando su figura como acicate para despertar las conciencias de cuantos en el mundo están llamados a crear un clima de diálogo y fraternidad que pueda impulsar cambios significativos en las actuales circunstancias sociales y políticas.

Tales circunstancias, como he expresado en mi último discurso al Cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, dan motivos de alarma y deben suscitar en nosotros un interés por ese cambio de rumbo. Para ello, sin embargo, considero importante que nuestra mirada no se fije tanto en lo que cada uno de nosotros, con la mejor de las intenciones, podría proponer, sino en la absoluta necesidad de sentarnos a escuchar a los demás. Urge construir puentes que puedan ayudarnos a encontrar juntos soluciones viables que no excluyan a nadie. Todo desde el diálogo y con el horizonte amplio de la fraternidad universal (cf. Carta enc. Fratelli tutti, 142).

Continuar leyendo «Mensaje a la V Conferencia Internacional por el Equilibrio del Mundo»

Mensaje con motivo de la clausura del Año Santo Compostelano 2021-2022

A Su Excelencia
Mons. Julián BARRIO BARRIO
Arzobispo de Santiago de Compostela

Querido hermano:

Con motivo de la clausura del Año Santo Compostelano 2021-2022, te pido, por favor, que hagas llegar mi saludo a todos los pastores y fieles que participan en esa celebración y a cuantos se unen espiritualmente a este acontecimiento de gracia.

En la Carta que les envié con ocasión de la apertura del Jubileo, compartí con ustedes algunas reflexiones en torno al lema elegido: «Sal de tu tierra». Ahora, al cerrar la Puerta Santa, quisiera que nos centremos en otra de las expresiones que los convocó durante este tiempo: «Santiago te espera». Durante este bienio jubilar —años que, como sabemos, no han sido nada fáciles a nivel mundial— se presentaron muchas oportunidades para ponerse en camino, para salir de uno mismo e ir al encuentro de Dios y de los demás.

Continuar leyendo «Mensaje con motivo de la clausura del Año Santo Compostelano 2021-2022»

Mensaje de Navidad y Bendición “Urbi et Orbi”

Domingo, 25 de diciembre de 2022

MENSAJE DE NAVIDAD
Y BENDICIÓN “URBI ET ORBI”

Queridos hermanos y hermanas de Roma y del mundo entero, ¡feliz Navidad!

Que el Señor Jesús, nacido de la Virgen María, traiga a todos ustedes el amor de Dios, fuente de fe y de esperanza; junto con el don de la paz, que los ángeles anunciaron a los pastores de Belén: «¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra, paz a los hombres amados por él!» (Lc 2,14).

En este día de fiesta volvamos la mirada a Belén. El Señor vino al mundo en una gruta y fue recostado en un pesebre para los animales, porque sus padres no pudieron encontrar un albergue, a pesar de que a María le había llegado ya la hora del parto. Vino a estar entre nosotros en el silencio y en la oscuridad de la noche, porque el Verbo de Dios no necesita reflectores ni el clamor de voces humanas. Él mismo es la Palabra que da sentido a la existencia, Él es la luz que alumbra el camino. «La luz verdadera, al venir a este mundo —dice el Evangelio—, ilumina a todo hombre» (Jn 1,9).

Continuar leyendo «Mensaje de Navidad y Bendición “Urbi et Orbi”»

Mensaje para la 56ª Jornada Mundial de la Paz

MENSAJE DEL SANTO PADRE
para la 56ª Jornada Mundial de la Paz
[1 de enero de 2023]

Nadie puede salvarse solo.
Recomenzar desde el COVID-19 para trazar juntos caminos de paz

«Hermanos, en lo referente al tiempo y a las circunstancias no necesitáis que os escriba, pues vosotros sabéis perfectamente que el Día del Señor llegará como un ladrón en la noche» (1 Tes 5, 1-2). 

1. Con estas palabras, el apóstol Pablo invitaba a la comunidad de Tesalónica, mientras esperaban su encuentro con el Señor, a permanecer firme, con los pies y el corazón bien plantados en la tierra, con capacidad de una mirada atenta a la realidad y a los acontecimientos de la historia. Por eso, aunque los acontecimientos de nuestra existencia parezcan tan trágicos y nos sintamos empujados al túnel oscuro y difícil de la injusticia y el sufrimiento, estamos llamados a mantener el corazón abierto a la esperanza, confiando en Dios que se hace presente, nos acompaña con ternura, nos sostiene en la fatiga y, sobre todo, orienta nuestro camino. Con este ánimo san Pablo exhorta constantemente a la comunidad a estar vigilante, buscando el bien, la justicia y la verdad: «No nos entreguemos al sueño como los demás, sino estemos en vela y vivamos sobriamente» (1 Tes 5, 6). Es una invitación a permanecer despiertos, a no encerrarnos en el miedo, el dolor o la resignación, a no ceder a la distracción, a no desanimarnos, sino a ser como centinelas capaces de velar y distinguir las primeras luces del alba, especialmente en las horas más oscuras.  

Continuar leyendo «Mensaje para la 56ª Jornada Mundial de la Paz»

Mensaje para el Día Internacional de las Personas con Discapacidad

MENSAJE DEL SANTO PADRE
para el Día Internacional de las Personas con Discapacidad
[3 de dicembre de 2022]

Queridos hermanos y hermanas:

Todos nosotros, como diría el apóstol Pablo, llevamos el tesoro de la vida en vasijas de barro (cf. 2 Cor 4,7), y el Día Internacional de las Personas con Discapacidad nos invita a comprender que nuestra fragilidad no ofusca de ningún modo el resplandor del «Evangelio de la gloria de Cristo», más bien revela «que este poder extraordinario no procede de nosotros, sino de Dios» (2 Cor 4,4.7). A cada uno, sin méritos ni distinciones, se nos ha dado el evangelio íntegro y, con él, la gozosa misión de anunciarlo. «Todos somos llamados a ofrecer a los demás el testimonio explícito del amor salvífico del Señor, que más allá de nuestras imperfecciones nos ofrece su cercanía, su Palabra, su fuerza, y le da un sentido a nuestra vida» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 121). Por eso, comunicar el evangelio no es una tarea reservada sólo a algunos, sino que es una necesidad imprescindible de cualquier persona que haya experimentado el encuentro y la amistad con Jesús [1].

La confianza en el Señor, la experiencia de su ternura, el consuelo de su compañía no son privilegios reservados a unos pocos, ni prerrogativas de quienes han recibido una formación cuidadosa y prolongada. Por el contrario, su misericordia se deja conocer y encontrar de manera muy particular a quienes no se fían de sí mismos y sienten la necesidad de abandonarse en el Señor y de compartir con los hermanos. Se trata de una sabiduría que crece a medida que aumenta la conciencia del propio límite, y que permite valorar aún más la decisión de amor del Omnipotente de abajarse hacia nuestra debilidad. Es una conciencia que nos libera de la tristeza de la queja —incluso cuando hay motivos— y permite al corazón abrirse a la alabanza. La alegría que llena el rostro de los que encuentran a Jesús y le confían la propia existencia no es una ilusión o fruto de la ingenuidad, sino la irrupción de la fuerza de su Resurrección en una vida marcada por la fragilidad.

Continuar leyendo «Mensaje para el Día Internacional de las Personas con Discapacidad»

Mensaje a Su Santidad Bartolomé I, Patriarca Ecuménico, con ocasión de la fiesta de san Andrés

A Su Santidad Bartolomé
Arzobispo de Constantinopla
Patriarca ecuménico

Con ocasión, este año, de la conmemoración litúrgica del apóstol Andrés, el primero llamado, hermano de Pedro, me alegra ser representado una vez más por una delegación de la Iglesia de Roma al Fanar, en las celebraciones del santo patrón de la Iglesia de Constantinopla y del Patriarcado ecuménico. Le he pedido a la delegación que le lleve, Santidad, la seguridad de mi afecto fraterno y de mi sentida oración por usted y por la Iglesia encomendada a su cuidado. También envío cordiales saludos y buenos deseos a los miembros del Santo Sínodo, así como al clero y a los fieles laicos que participan en la Divina Liturgia en la iglesia patriarcal de San Jorge.

El encuentro de la Iglesia de Roma con la Iglesia de Constantinopla con ocasión de sus respectivas fiestas patronales es una expresión de la profundidad de los vínculos que nos unen y un signo visible de la esperanza querida por nosotros de una comunión cada vez más profunda. El pleno restablecimiento de la comunión entre todos aquellos que creen en Jesucristo es un compromiso irrevocable para todo cristiano, ya que la “unidad de todos” (cf. Liturgia de san Juan Crisóstomo) no es solo voluntad de Dios, sino también una prioridad urgente en el mundo actual. De hecho, el mundo presente tiene una gran necesidad de reconciliación, fraternidad y unidad. La Iglesia, por tanto, debería resplandecer como «signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano» (Lumen gentium, n. 1).

Continuar leyendo «Mensaje a Su Santidad Bartolomé I, Patriarca Ecuménico, con ocasión de la fiesta de san Andrés»

Mensaje al Forum Internazionale di Azione Cattolica

Ciudad del Vaticano, 27 de noviembre de 2022

Queridos hermanos del FIAC:

Después de la elección de las nuevas autoridades del Forum Internazionale di Azione Cattolica, felicito a quienes han asumido el compromiso de llevar adelante la conducción durante el próximo período, que sigue el camino iniciado hace más de 30 años. En aquel momento, el venerable Cardenal Eduardo Pironio intuyó la necesidad de crear este foro para que la vida de la Acción Católica contribuyera al desafío de la nueva la evangelización, enriquecida con la peculiaridad de cada lugar y cultura. Muchos de ustedes acompañaron decididamente esa intuición y pusieron sus capacidades y el deseo de anunciar el Evangelio en ese servicio, aun con las dificultades propias de la época, ya que no se contaba con los medios de comunicación y de acercamiento entre países que existen en la actualidad.

Ciertamente, el contexto mundial que acompaña a la nueva etapa no es el mismo que el de hace treinta años, ni siquiera al de la conducción anterior. Las secuelas sociales de la pandemia, así como las personales, siguen marcando el ánimo y la mirada frente a la vida y el futuro de muchos. En ciertos ámbitos se ha reavivado el individualismo de una salvación a medida; sin olvidar el azote de la violencia entre países y hermanos que van socavando el deseo de una fraternidad universal. Sin embargo, las épocas difíciles pueden ser desafiantes y convertirse en tiempos de esperanza. Como decía el Cardenal Pironio, hombre de la esperanza: “¡Qué importante en la vida es ser signo! Pero no un signo vacío o de muerte, sino un signo de luz comunicador de esperanza. La esperanza es capaz de superar las dificultades, las desavenencias, las cruces que se presentan en la vida cotidiana”.

Continuar leyendo «Mensaje al Forum Internazionale di Azione Cattolica»

Mensaje con motivo del II Foro Mundial de la Alimentación

A Su Excelencia
el señor Qu Dongyu
Director General de la FAO

Excelencia:

Saludo fraternalmente a todos los que participan en la segunda edición del Foro Mundial de la Alimentación y a quienes se comprometen y esfuerzan cada día por erradicar el hambre y la pobreza en el mundo.

La alimentación es fundamental para la vida humana, de hecho, participa de su sacralidad y no puede ser tratada como cualquier mercancía. Los alimentos son signos concretos de la bondad del Creador y frutos de la tierra. Me vienen a la memoria nuestros abuelos y el respeto que tenían por el pan; lo besaban al traerlo a la mesa y no permitían que nada se desperdiciara. Cristo mismo, en la Eucaristía, se ha hecho pan, pan vivo para la vida del mundo (cf. Jn 6,51).

Continuar leyendo «Mensaje con motivo del II Foro Mundial de la Alimentación»