Deja tu huella, sé testigo

Carta de Mons. D. Jesús Fernández González
Obispo de Astorga

Domingo, 8 de mayo de 2022

A lo largo de nuestra vida, seguro que hemos escuchado muchas anécdotas del mundo escolar. Se dice, por ejemplo, que una vez un profesor mandó a un alumno que dibujara un pollo y lo dibujó asado. A otro le pidió que dibujara un pastor y dibujó un cable que “inexplicablemente” mantenía alejado al ganado. Este domingo, el IV de Pascua, es el Domingo de El Buen Pastor. Para muchos niños y jóvenes que no han nacido en ambiente rural, la figura del pastor es casi desconocida. Por eso, en esta incipiente sociedad de los cuidados, les resultará más familiar la del enfermero o el médico. Y, por supuesto, siempre podremos recurrir a la del padre y de la madre.

La figura del pastor está muy presente en la Biblia, contextualizada sobre todo en una sociedad rural. Hermoso y recurrido es el salmo que proclama: “El Señor es mi pastor, nada me falta. En prados de hierba fresca me hace reposar; me conduce junto a aguas tranquilas y repone mis fuerzas” (Sal 23). El mismo Jesús de Nazaret se apropió de esta figura a la hora de presentarse ante sus discípulos: “Yo soy el Buen Pastor. El Buen Pastor da la vida por las ovejas” (Jn 10, 11).

Continuar leyendo «Deja tu huella, sé testigo»

Sin compromiso no hay trabajo decente

Carta de Mons. D. Jesús Fernández González
Obispo de Astorga

Domingo, 1 de mayo de 2022

Bajo el lema “Sin compromiso no hay trabajo decente”, celebran las instituciones de Iglesia promotoras de la iniciativa Iglesia por un Trabajo Decente (ITD) la jornada del Primero de Mayo, Día del Trabajo y fiesta de s. José Obrero. Nuestra diócesis se suma a la celebración, promovida también por la Delegación de Apostolado Seglar y Pastoral Obrera. Agradecemos su tarea.

Ciertamente, el ser humano es un ser incompleto que está llamado a realizarse integralmente, según el plan de Dios. Una de las principales realidades a través de las cuales se realiza es la del trabajo digno que lo madura en sus dimensiones física, intelectual, moral y espiritual, configura las instituciones básicas de la sociedad, particularmente la familiar, y cuida la creación, el hábitat que nos permite la supervivencia.

Continuar leyendo «Sin compromiso no hay trabajo decente»

Domingo de la Divina Misericordia

Carta de Mons. D. Jesús Fernández González
Obispo de Astorga

Domingo, 24 de abril de 2022

Aún resuenan en nuestro interior las palabras que Jesús le dedicó a Judas cuando, para identificarle ante el pelotón que venía a prenderlo, le dio un beso: “Amigo, ¿con un beso entregas a tu Maestro?”. También las que, ya agonizante, dedicó a aquellos que lo habían crucificado: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. El corazón de Jesús no almacena rencores, es desmemoriado y perdonador frente a los que le ofenden.

Santa Faustina Kowalska tuvo experiencia vital de la misericordia divina y se sintió llamada a anunciarla a los cuatro vientos y a instituir una fiesta capaz de dar aliento y esperanza al ser humano de cara a los difíciles momentos que tendría que afrontar. Finalmente, el 23 de mayo del 2000, y por indicación del Papa San Juan Pablo II, la Sagrada Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos emanaba un decreto por el que instituía la fiesta de la Divina Misericordia haciéndola coincidir con el segundo domingo de Pascua pues Dios se complace especialmente en el alma que confía en su bondad. Se trata también de promover la actitud misericordiosa en cada uno de los creyentes en Jesucristo. Dios quiere que seamos misericordiosos siempre y en todas las partes a través de la acción haciendo cada uno de nosotros al menos una obra de misericordia al día, a través de la palabra, y de la oración.

Continuar leyendo «Domingo de la Divina Misericordia»

«Era verdad, ha resucitado el Señor» (Lc 24, 34)

Carta de Mons. D. Jesús Fernández González
Obispo de Astorga

Domingo, 17 de abril de 2022

La decepción sufrida por los discípulos y los seguidores más cercanos de Jesús había sido total. Sus esperanzas se habían visto frustradas. El sonido ronco de la losa corrida del sepulcro había sellado todas sus expectativas: se habían quedado sin el Maestro y, de paso también, sin oficio ni beneficio. Pronto el grupo, asustado, se encerró en busca de abrigo frente al peligro. Algunos incluso se retiraron a sus casas.

Efectivamente, dos de ellos se pusieron en camino hacia la aldea de Emaús. Iban conversando y discutiendo cuando, de repente, un peregrino de figura extraña, poniéndose a su altura, les preguntó por el tema de su conversación. Ellos quedaron sorprendidos, puesto que la muerte de Jesús el Nazareno era la comidilla en Jerusalén aquellos días, pero se lo presentaron como un profeta poderoso en obras y palabras que había sido entregado por los sumos sacerdotes y los jefes del pueblo para que lo condenaran a muerte; finalmente, había sido crucificado. Además, le confesaron su decepción: esperaban que liberaría a Israel, pero estaba muerto. Le comentaron también que algunas mujeres del grupo habían ido de madrugada al sepulcro y no habían encontrado su cuerpo; incluso comentaban que se les habían aparecido unos ángeles que decían que estaba vivo.

Continuar leyendo ««Era verdad, ha resucitado el Señor» (Lc 24, 34)»

Una semana para estar cerca

Carta de Mons. D. Jesús Fernández González
Obispo de Astorga

Domingo, 10 de abril de 2022

Los análisis vienen dando cuenta de una creciente desvinculación religiosa en el mundo occidental. Lentamente, muchas personas se van desmarcando de la fe en Jesucristo y, a un ritmo más rápido, de la vida comunitaria y eclesial. De igual modo, los análisis sociales están detectando una creciente desvinculación social agravada por el aislamiento y la distancia social impuestos por la pandemia de la Covid-19. Pues bien, en este contexto de alejamiento de Jesucristo y de su Iglesia, en este contexto de desvinculación social, la Semana Santa nos ofrece una oportunidad de acercarnos unos a otros, de entrar en comunión con Dios.

Estos siete días reciben muchos nombres, los nombres que le dan los distintos intereses que los impregnan. Recientemente escuchaba a un joven cofrade decir que la Semana Santa comenzaba para él cuando olía por primera vez el incienso arrojado al aire en la procesión de la Virgen de los Dolores. Así que un nombre es “incienso”. Pero tiene muchos más: la llaman vacaciones, deporte, reunión familiar, juego… La llaman también pasos, flores, procesiones, cofrades, ritos… Pero hay uno que no debería estar ausente en ningún catálogo: Jesucristo. Él es el protagonista de la Semana Santa y, por lo tanto, el primero al que queremos tener cerca.

Continuar leyendo «Una semana para estar cerca»

La objeción de conciencia

Carta de Mons. D. Jesús Fernández González
Obispo de Astorga

Domingo, 3 de abril de 2022

Nunca como en el momento presente el ser humano se ha sentido tan libre y motivado para defender su libertad frente a todo intento de manipulación y opresión pero, como asegura la Nota que acaba de hacer pública la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española, “esta libertad estará siempre amenazada por estados y grupos de poder que no dudan en utilizar cualquier medio para influir en la conciencia de las personas, para difundir determinadas ideologías o para defender los propios intereses”.

Ciertamente, aunque la invasión de Ucrania por parte de Rusia ha vuelto a poner desgraciadamente de moda el intento de arrebatar la libertad a personas y territorios con el uso de la violencia, en realidad la tendencia “civilizada” es procurar el dominio a través de la educación y la seducción de la conciencia. Si el método de la violencia física causa muertes, el de la seducción cultural al que no es ajeno todo tipo de poder, corre el riesgo de cercenar la libertad de las personas y de someterlas a poderes e intereses ocultos.

Continuar leyendo «La objeción de conciencia»

A pie de obra

Carta de Mons. D. Jesús Fernández González
Obispo de Astorga

Domingo, 27 de marzo de 2022

Llevamos recorridos siete meses del presente curso, plagados de sueños, de retos y de trabajos. Pues bien, con el objetivo de valorar lo andado, ofrecer una experiencia de encuentro, de reflexión y de oración, a lo largo de los meses de febrero y marzo, he visitado las once Unidades Pastorales y las cuatro Zonas de la diócesis. Junto a los sacerdotes, los consagrados y los laicos, he vivido momentos muy hermosos que ya nos ayudan a profundizar en la comunión, que nos alientan en la participación y en la misión a la hora de edificar la Iglesia y de tejer el mundo con las mimbres del Reino de Dios.

Urgidos por los últimos Papas, estamos empeñados en una urgente renovación pastoral. Nos anima a ello también el Papa Francisco con su Exhortación Evangelii Gaudium y, últimamente, con la convocatoria del Sínodo universal en el que también ha participado nuestra Diócesis.

Continuar leyendo «A pie de obra»

Día del Seminario

Carta de Mons. D. Jesús Fernández González
Obispo de Astorga

Domingo, 20 de marzo de 2022

Los días 19/20 de marzo, la Iglesia celebra un año más el Día del Seminario, un día especialmente significativo para los sacerdotes y para los seminaristas, pero también para los demás carismas y ministerios. La celebración nos ofrece la oportunidad de dar gracias a Dios por las vocaciones sacerdotales y de pedir al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies.

Desde hace décadas venimos advirtiendo un notable descenso en el número de vocaciones al ministerio presbiteral en todo Occidente. En una entrevista reciente, el cardenal Marc Ouellet, Prefecto de la Congregación de Obispos, lo explicaba por el descenso de nacimientos; aludía también a la cultura secularizada que nos envuelve y a la pérdida de credibilidad que ha sufrido la Iglesia con los escándalos de los abusos. De todas ellas, me quedo con la de la secularización.

Continuar leyendo «Día del Seminario»

Defender la dignidad y la libertad

Carta de Mons. D. Jesús Fernández González
Obispo de Astorga

Domingo, 13 de marzo de 2022

Atravesamos un momento histórico decisivo por el que no podemos pasar de puntillas ni desentendernos como si no fuera con nosotros. A lo largo del presente siglo del que, dentro de tres años, habremos recorrido ya su primer cuarto, han tenido lugar varios acontecimientos trascendentales. El primero, la crisis iniciada en el año 2008 que comenzó siendo financiera y acabó siendo global. Cuando parecía que el mundo se estaba reponiendo, llegó la Covid-19, causante de varios millones de muertos y también de una crisis generalizada. Aún sin lograr la recuperación, se nos presenta la invasión rusa de Ucrania que está regando de destrucción y muerte a este país, poniendo a prueba la democracia tal como se ha venido entendiendo hasta la fecha, y cambiando el orden mundial.

Casi nadie en el mundo occidental y, en concreto, en nuestro país, aprueba la acción militar emprendida por el antiguo jefe de la KGB, Vladimir Putin, pero las divergencias a la hora de afrontar la situación ya creada, son notables. Se advierten sobre todo a la hora de decidir el modo de apoyar al país agredido: una vez descartado el apoyo militar directo por parte de la OTAN, la discusión se centra en el envío de armas que, evidentemente, son herramientas para la disuasión, pero también para la muerte. Y está claro que la primera en hacer uso de ellas, incluso contra la población civil y la seguridad nuclear, ha sido Rusia.

Continuar leyendo «Defender la dignidad y la libertad»

Seguir al que “pasó haciendo el bien”. Cuaresma 2022

Carta de Mons. D. Jesús Fernández González
Obispo de Astorga

Domingo, 6 de marzo de 2022

El libro de los Hechos de los Apóstoles narra un episodio fundamental para el anuncio del Evangelio más allá de los límites del judaísmo. En una ocasión, el centurión romano Cornelio, hombre piadoso y caritativo, recibió una visión en la que el ángel del Señor le pedía que mandara a alguien a la ciudad de Jafa e hiciera venir a un tal Simón. Cuando Pedro entró en la casa de Cornelio, en la ciudad de Cesarea, dirigiéndose a los que, expectantes, deseaban escuchar su mensaje, les presentó a Jesucristo como “el ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él” (Act 10, 38). Con estas breves palabras, resumió el Apóstol la vida de Jesús.

Ciertamente, Jesús no hizo otra cosa en su vida que curar leprosos, paralíticos, sordos… No hizo otra cosa que resucitar muertos como su amigo Lázaro, o el hijo de una viuda en Naín. Se ocupó de dar de comer a los hambrientos, de consolar a los tristes… Y, sobre todo, no escatimó ningún esfuerzo para hacer llegar a todos la buena noticia del amor de Dios y para dar a conocer los caminos de felicidad que se abren como posibilidad ante los ojos de los hombres: las bienaventuranzas. Ciertamente, pues, la definición de Pedro hacía justicia al que “pasó haciendo el bien”.

Continuar leyendo «Seguir al que “pasó haciendo el bien”. Cuaresma 2022»