Recuerdo agradecido del Papa Benedicto

Carta de Mons. D. Joan-Enric Vives Sicilia
Arzobispo-Obispo de Urgel

Domingo, 29 de enero de 2023

Es bueno ser agradecidos al padre y pastor de nuestra Iglesia, que lo fue desde 2005 hasta 2013. El Señor ha llamado al Papa Benedicto a su casa, y por eso escribo estas líneas para compartir algunos pensamientos y vivencias con agradecimiento por la persona y la vida de este Papa bondadoso y fiel. A modo de meditación, fluían con emoción los pensamientos, hechos oración, cuando arrodillado ante su cuerpo ya dispuesto para la sepultura, a los pies del altar de la confesión de S. Pedro del Vaticano, tuve un tiempo largo de oración. Una inesperada multitud de gente del mundo entero, de todas clases y edades, iba pasando ante el Papa y le ofrecía un signo de reverencia, un beso, una sencilla oración, o unas lágrimas de consuelo y de amor agradecido. Yo me unía a ellos, como un hijo más. Un denso silencio lo envolvía todo y la grandeza de la cúpula de Miguel Ángel nos cobijaba y al mismo tiempo nos mostraba la pequeñez de toda vida humana, siempre débil y mortal.

La muerte de un Papa es siempre un hecho histórico. Se ha ido hacia la eternidad de Dios un padre y un hermano mayor de los católicos del mundo entero. Un gran creyente, un teólogo eminente y un pastor bondadoso preocupado por su rebaño, que cuando no ha podido guiarlo porque las fuerzas le habían abandonado, tuvo la humilde osadía de renunciar, y hacer que otro le sucediera. Demostraba su confianza en Dios que es quien conduce a la Iglesia, y todo lo provee con sabiduría y amor.

Continuar leyendo «Recuerdo agradecido del Papa Benedicto»

«¡Señor, te amo!» El testamento del Papa Benedicto

Carta de Mons. D. Joan-Enric Vives Sicilia
Arzobispo-Obispo de Urgel

Domingo, 22 de enero de 2023

Hemos seguido con intensidad la muerte y entierro del Papa Benedicto XVI a principios de año. Él hizo de la búsqueda de la Verdad su gran objetivo vital, y eligió como lema episcopal «Cooperadores de la Verdad». Él es quien a través del diálogo, la investigación y el magisterio intelectuales, nos ha dejado un “Testamento espiritual” muy clarificador sobre lo que ha vivido y quiere legarnos de sus largos y fecundos 95 años. Siempre había deseado «seguir la verdad y ponerse a su servicio». En los días de su muerte y entierro en el Vaticano, donde asistí en representación de Andorra, se destacaron muchos aspectos de su itinerario vital e intelectual, de su trabajo en Doctrina de la Fe, de su pontificado y del silencio de su retiro espiritual, después de su valiente renuncia a ejercer el ministerio petrino, cuando las fuerzas se agotaron. Sin embargo, es en sus últimas palabras “¡Señor, te amo!”, dichas al Amigo que llega, y en su “Testamento espiritual”, donde creo que encontramos la profundidad de lo que nos ha querido compartir de su búsqueda y de su encuentro con Jesucristo, como creyente, como teólogo y como pastor universal.

Continuar leyendo ««¡Señor, te amo!» El testamento del Papa Benedicto»

Juntos, nunca solos, trazar caminos de paz

Carta de Mons. D. Joan-Enric Vives Sicilia
Arzobispo-Obispo de Urgel

Domingo, 15 de enero de 2023

El Papa Francisco nos ha ofrecido su Mensaje de Paz para el nuevo año 2023, que nos quiere despertar a la acción por la paz, con esperanza, después de la tragedia del Covid-19. Nos quiere abiertos a la esperanza, confiados en Dios que se hace presente, nos acompaña con ternura, nos sostiene en la fatiga y, sobre todo, orienta nuestro camino. Debemos ser como centinelas que velan el amanecer para los hermanos, especialmente en las horas más oscuras.

La pandemia que hemos vivido ha herido el tejido social y económico, sacando a la luz contradicciones y desigualdades. Se extiende un sentimiento de derrota y amargura, se debilitan los esfuerzos dedicados a la paz, provocando nuevos conflictos sociales, frustraciones y violencias de todo tipo. Afloran las fragilidades. La mayor lección que nos deja la pandemis es la conciencia de que todos nos necesitamos; que nuestro mayor tesoro, aunque también el más frágil, es la fraternidad humana, fundada en nuestra filiación divina común. Nadie puede salvarse solo. Urge buscar y promover juntos los valores universales, fundamento de la fraternidad humana. Y nos anima a volver a la humildad; a la reducción del consumismo; a una renovada solidaridad que vence el egoísmo, para abrirnos al sufrimiento de los demás y a sus necesidades. ¡Pongamos la palabra “juntos” en el centro de todo! La fraternidad y la solidaridad son las que pueden construir la paz, garantizar la justicia y superar los sucesos más dolorosos. La paz que nace del amor fraterno y desinteresado puede ayudar a superar las crisis personales, sociales y mundiales.

Continuar leyendo «Juntos, nunca solos, trazar caminos de paz»

La paz se aprende en la familia

Carta de Mons. D. Joan-Enric Vives Sicilia
Arzobispo-Obispo de Urgel

Domingo, 8 de enero de 2023

Con la fiesta del Bautismo del Señor, que es la manifestación de Dios y de su Amor en la persona del hombre Jesucristo, Salvador de toda la humanidad, concluimos el gozoso tiempo litúrgico de Navidad y Epifanía. Y Jesús, «el Hijo amado en quien el Padre se complace», nos revela el Evangelio de la familia, que nos hace felices y que queremos testimoniar a nuestro mundo, para que reencuentre la paz.

El Papa Benedicto XVI ponía de relieve en 2008 que es en la familia donde se aprende a vivir la paz. Por tanto, quien debilita la familia debilitará también y dañará la paz. La primera forma de comunión entre las personas es la que el amor suscita entre un hombre y una mujer decididos a unirse establemente para construir juntos una nueva familia. También los pueblos de la tierra están llamados a establecer entre sí relaciones de solidaridad y colaboración, como corresponde a los miembros de la única familia humana. En una vida familiar sana, según el Papa, se experimentan algunos elementos esenciales de la paz: la justicia y el amor entre hermanos, la función de la autoridad y la ternura manifestadas por el padre y la madre, el servicio cariñoso hacia los miembros más débiles y dependientes, porque son pequeños, ancianos o enfermos; la ayuda mutua en las necesidades de la vida, la acogida del otro; perdonar y recomenzar; bienes y talentos puestos en común, y solidariamente compartidos. Todo esto es la paz. Por tanto, hay que valorar la familia como la primera e insustituible educadora de la paz. No debe sorprender, pues, que se considere particularmente intolerable la violencia cometida dentro de la familia, con el ser humano en formación en el nido materno, o con la violencia doméstica o el trato injusto o abusivo entre los miembros de una familia.

Continuar leyendo «La paz se aprende en la familia»

“Enséñanos a calcular nuestros días para que adquiramos un corazón sensato” (Sal 89,12)

Carta de Mons. D. Joan-Enric Vives Sicilia
Arzobispo-Obispo de Urgel

Domingo, 1 de enero de 2023

Hoy iniciamos un nuevo Año, el 2023 «del Nacimiento del Señor». Así contamos numéricamente los años. Sin embargo, el salmista pide a Dios: “Enséñanos a calcular nuestros días, para que adquiramos un corazón sensato” (Sal 89,12). Agradezcamos que nuestra vida es un inmenso don, un regalo recibido sin ningún mérito nuestro, sabiendo que no podemos “perder” el tiempo, sino que debemos vivirlo, no de forma materialista o sin esperanza, sino llenándolo de sentido y de amor, de generosidad, de valores auténticos, de bondad, de fraternidad y de fe. Se trata de ir adquiriendo «un corazón sensato». Porque nuestros días son el tiempo de encontrar a Dios, de vivir en Dios, y tiempo hacia la eternidad.

Seamos agradecidos por la vida recibida. El tiempo nos es dado para buscar a Aquel que es intemporal, el Dueño del tiempo y Señor de la historia, el Padre de todos, «de quien proviene todo don perfecto» (Santiago 1,17). Dios se ha encarnado en Jesús de Nazaret gracias a la obediencia de María, la Madre de Dios, que hoy festejamos litúrgicamente con mucho gozo. Él sigue haciéndose encontradizo en los diversos momentos de nuestra historia personal y en la del mundo. Roguemos que nos haga crecer en la confianza y que sea Él la fuente de nuestra vida. Ésta es la mejor manera de empezar el Año. Ofrecerlo y comprometerse por adelantado, y recomenzar de nuevo, siempre de nuevo.

Continuar leyendo «“Enséñanos a calcular nuestros días para que adquiramos un corazón sensato” (Sal 89,12)»

¡Gozosa fiesta de Navidad!

“Los pastores fueron corriendo y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que se les había dicho de aquel niño. Todos los que lo oían se admiraban de lo que les habían dicho los pastores.” (Lc 2,16-18)

¡Santas fiestas de Navidad!
Dios está con nosotros,
atrayéndonos hacia una vida buena y feliz,
hacia la fe y la confianza en su salvación.

Continuar leyendo «¡Gozosa fiesta de Navidad!»

Vivamos una Navidad solidaria

Carta de Mons. D. Joan-Enric Vives Sicilia
Arzobispo-Obispo de Urgel

Domingo, 11 de diciembre de 2022

Llega la Navidad y debe notarse en nuestra forma de vivir como cristianos. Con el pesebre, el árbol, los relatos evangélicos de la Infancia de Jesús, las misas del tiempo de Navidad… ciertamente podemos aprender a vivir con más fidelidad el amor al Señor, que «se hizo carne (=debilidad) y habitó entre nosotros» (Jn 1,14). Pero igualmente, no podríamos celebrar que llega el autor de la vida sin alegría ni conversión, sin compromiso solidario con las necesidades del prójimo. La fiesta del Nacimiento de Cristo debe significar abrir nuestra vida al Señor que llega, para que renazca en nosotros su salvación; abrir el corazón y el hogar a todos, sin exclusiones, con una reconciliación que debe ser un volver a empezar en las relaciones de familia, amigos, trabajo y pueblo; abrir nuestra economía a los vulnerables y a quienes menos tienen, a los golpeados por la crisis económica y la guerra, con compartir solidario y con austeridad. Es necesario dar de lo que somos y tenemos, para que se realice de nuevo el milagro de la multiplicación del amor, que todo lo rehace y todo lo renueva; es necesario abrir nuestros criterios y juicios cerrados y autorreferenciales al criterio del amor misericordioso de Dios y al servicio preferencial de los pobres, y seguramente que muchas cosas cambiarán. Cuando llega quien es la Luz del mundo, todo se ilumina y se renueva. Dejemos que resuenen las palabras de Isaías, “el pueblo que avanzaba a oscuras ha visto una gran luz...” (Is 9,1).

Continuar leyendo «Vivamos una Navidad solidaria»

La Inmaculada es nuestra esperanza en el Adviento

Carta de Mons. D. Joan-Enric Vives Sicilia
Arzobispo-Obispo de Urgel

Domingo, 4 de diciembre de 2022

El Adviento es tiempo de orar insistentemente a María, la que mejor nos puede enseñar a preparar la venida de Cristo. Ella con su sí a Dios, hizo posible la Encarnación. Acudamos a la Inmaculada Concepción para que nos ayude a vivir con esperanza y a preparar espiritualmente la Navidad que se acerca. Seamos fieles a la oración a María con el rosario, el ángelus, una avemaría dicha con fe, una jaculatoria sencilla lanzada al cielo, que vamos haciendo cada uno en su interior, o ésta que os ofrezco.

Virgen María Inmaculada,
Madre poderosa, adornada de gracia y de dones,
que velas por los hijos pecadores, por las familias y los pueblos,
en nuestra Diócesis y en todo el mundo.

Acércanos siempre a Jesucristo, tu Hijo,
el Salvador del mundo,
y enséñanos a amar a la Iglesia
con amor filial y comunión fraterna.

Continuar leyendo «La Inmaculada es nuestra esperanza en el Adviento»

¡Ven, Señor Jesús, que te necesitamos!

Carta de Mons. D. Joan-Enric Vives Sicilia
Arzobispo-Obispo de Urgel

Domingo, 27 de noviembre de 2022

Ésta es la oración que rezaba hace unos años el Papa Francisco: “Ven, Señor Jesús, que te necesitamos. Acércate a nosotros. Tú eres la luz: despiértanos del sueño de la mediocridad, despiértanos de la oscuridad de la indiferencia. Ven, Señor Jesús, haz que nuestros corazones distraídos estén vigilantes: haznos sentir el deseo de orar y la necesidad de amar”. Necesitamos hacernos nuestra esta oración en tiempos de dificultades económicas, de desánimos, de guerra… cuando vivir es quizás más pesado que antes.

La invocación “¡Maranatha! ¡Ven, Señor Jesús!”, significa “el Señor viene”. Es una constatación, una declaración de fe, un grito de esperanza… El Señor viene, está viniendo. No deja de venir. Podemos decirla al principio de cada día y repetirla a menudo, antes de las reuniones, del estudio, del trabajo y de las decisiones que debamos tomar, en las enfermedades, en los momentos importantes y en los difíciles, cuando intercedemos por nuestros hermanos, cuando gritamos: basta de guerras y que llegue la paz… Clamemos siempre: ¡Ven, Señor Jesús! Una oración breve, un grito de quien se siente absolutamente pobre y espera que le salve Dios, el juez justo y misericordioso. Un clamor que nace del corazón.

Continuar leyendo «¡Ven, Señor Jesús, que te necesitamos!»

La belleza de la transmisión de la vida cristiana

Carta de Mons. D. Joan-Enric Vives Sicilia
Arzobispo-Obispo de Urgel

Domingo, 20 de noviembre de 2022

Tanto en las Jornadas diocesanas de Teología de agosto de este año, como en el encuentro diocesano de Catequistas de hace tres semanas, el Obispado de Urgell ha fijado su reflexión sobre el tema de la belleza, en la perspectiva de la transmisión de nuestra fe y el testimonio que debe acompañarle siempre. El ser es uno, bueno, verdadero y bello, y todos éstos, se encuentran en Dios, la suma unidad, bondad, verdad y belleza. Podemos darnos cuenta de que la transmisión de la fe y los valores comunes a través de la belleza y, en concreto del arte cristiano, ayuda a los católicos a mantenernos unidos, forma parte de nuestra cultura católica. Nos ha ayudado a personas preparadas: los profesores Rosa Ribas, Francesc Torralba y Eloi Aran, que expusieron unas reflexiones interesantes y complementarias.

Continuar leyendo «La belleza de la transmisión de la vida cristiana»