Santa Misa en la solemnidad de san Sebastián, mártir

Homilía de
Mons. D. JOSÉ IGNACIO MUNILLA AGUIRRE
Obispo de San Sebastián

munilla20012019

Basílica de Santa María del Coro, San Sebastián
Domingo, 20 de enero de 2019

MARTIRIO: LUZ EN LAS TINIEBLAS

Queridos sacerdotes concelebrantes, queridos donostiarras y los que habéis llegado de fuera para celebrar este día; queridas autoridades aquí presentes:

En el retablo mayor de esta Basílica de Santa María veneramos la pequeña imagen de nuestra patrona, la Virgen del Coro, y encima de ella, un gran lienzo de nuestro patrono, el mártir San Sebastián.

Me parece especialmente necesario subrayar, en el contexto en que vivimos,  que nuestro patrono –en cierto sentido, nuestro padre espiritual— es un mártir. Y es que, el martirio resulta especialmente luminoso en una sociedad como la nuestra, que parece estar condenada a una permanente lucha de carneros, sin un objetivo concreto. Se trata del mejor antídoto frente a dos tentaciones de nuestros días, que tienen su origen tanto en Oriente como en Occidente: El martirio es totalmente antitético al fundamentalismo, capaz de matar por una ideología; al tiempo que es igualmente contrario al relativismo, que no está dispuesto a mover un dedo para impedir que nuestras raíces cristianas sean aniquiladas.

El martirio no es un fenómeno que se circunscriba a los tiempos del Imperio Romano, como el caso de San Sebastián. El pasado siglo XX ha concentrado a más mártires que los primeros diecinueve siglos de la vida de la Iglesia; sin que en el comienzo del siglo XXI parezca que remita la tendencia, baste recordar el reciente martirio de los cristianos de Medio Oriente.

Me dispongo a compartir con vosotros un testimonio martirial relativamente reciente, de esos que no nos pueden dejar indiferentes.

Dentro de cuatro días, el 24 de enero, celebraremos la fiesta de san Francisco de Sales, fundador de las religiosas contemplativas Visitandinas, popularmente conocidas entre nosotros como “las salesas”. En San Sebastián hemos tenido el privilegio de tenerlas entre nosotros desde 1920 hasta el presente año 2019, en el que se despedirán de nosotros, para congregarse en Santander. Han sido más de 70 mujeres a lo largo de un siglo. Quisiera que mis palabras, en este día de San Sebastián, fueran un reconocimiento a su entrega en la oración y el sacrificio por todos nosotros.

Este contexto es la oportunidad perfecta para compartiros el testimonio de siete mártires salesas, entre las cuales se encuentran tres guipuzcoanas: dos azpeitiarras y una tercera de Oiartzun. Su martirio tuvo lugar en los inicios de la Guerra Civil española, cuando servían a Dios en el Monasterio de la Visitación, en la Calle Santa Engracia de Madrid. El único motivo por el que les quitaron la vida fue el de ser religiosas.

Entre estas mártires, quiero destacar a la religiosa más joven, María Cecilia Cendoya y Araquistain, de 26 años, quien había ingresado en el monasterio, hablando malamente el castellano. Provenía de una familia profundamente católica, y aunque nació en el caserío “Oranda Aundi” de Azpeitia, cuando cumplió los cuatro años marchó vivir a Azkoitia. Se consideraba a sí misma, a todos los efectos, azkoitiarra; hasta el punto de que en el Monasterio de la Visitación de Madrid se guarda memoria de que, en una ocasión, compartiendo anécdotas sobre las consabidas rivalidades entre azpeitiarras y azkoitiarras, llegó a afirmar: “Si a mí me canonizan, no estaré como la estatua de San Ignacio, mirando a Azpeitia, sino a Azkoitia”. En fin, no cabe duda de que era una joven alegre y con sentido del humor…

Cuando arreciaba el ambiente de persecución religiosa, ya antes del estallido de la Guerra Civil, la maestra de novicias le ofreció la oportunidad de marcharse a otro lugar más seguro. En los anales del monasterio se guarda memoria de la singular respuesta, marcada por la fonética y sintaxis vascas: “¡No, no, hermana mía, antes cortar ‘cabesa’!”. Es obvio que, además de alegría y sentido del humor, aquella joven tenía mucha garra…

El 18 de noviembre de 1936, fueron detenidas las siete religiosas que habían decidido permanecer en el monasterio. Antes de subir a la furgoneta donde las llevaban presas, repartieron entre el vecindario los pocos bienes que tenían, conscientes de que no iban a necesitarlos. Fueron trasladadas por los milicianos desde el monasterio directamente al cementerio para ser fusiladas. Y allí aconteció algo inaudito: las religiosas eran fusiladas de una en una, quedando nuestra azpeitiarra-azkoitiarra la última. Aprovechando un momento de confusión, la joven monja huyó, sin que sus verdugos pudiesen alcanzarla…

Corrió sin parar durante mucho tiempo. Su instinto la llevó a escapar de la muerte, pero al mismo tiempo se le clavó en su corazón el pesar por haber abandonado a sus hermanas y por haber huido del martirio. ¡Había desperdiciado la oportunidad de dar su vida por Cristo! Finalmente, se topó con dos milicianos a los que les confesó que era monja y que estaba huyendo. Estos dos milicianos, que eran de buen corazón, se compadecieron de ella e intentaron salvarla. Uno de ellos, incluso, se ofreció para llevarla a su propia casa con su mujer. Pero Cecilia, agradecida, no quiso aceptarlo, prefiriendo entregarse; de forma que fue trasladada a la checa de Hermosilla, donde moriría mártir meses más tarde. Algunas compañeras de la checa dieron testimonio de que, durante su cautiverio, rezaba continuamente, consolaba y ayudaba a los demás, y de que cuando alguien le aconsejaba que ocultase su condición de religiosa, ella manifestaba con mayor determinación: “¡Soy monja, soy monjita!”… No estaba dispuesta a que se le escapase de nuevo la oportunidad de testimoniar su amor a Dios y de cumplir su deseo de entregar la vida por la salvación de todas las almas, empezando por las de sus verdugos.

Os decía al comienzo que me disponía a compartir con vosotros un testimonio martirial, de esos que no nos pueden dejar indiferentes. ¿Entendéis por qué el martirio resulta especialmente luminoso en medio de los fundamentalismos y los relativismos del momento presente?…  Existe una verdad que está por encima de nuestras conveniencias y caprichos, a la cual debemos amar y servir fielmente; pero de la cual no debemos apropiarnos nunca, por la sencilla razón de que no somos sus dueños. Estamos llamados a vivir y a morir por ese ideal supremo, pero nunca a agredir o a matar en su nombre. Por esto los mártires dieron su vida por Cristo, sin responder al mal con el mal, sino venciendo al mal a fuerza de bien.

Y aunque la historia del mártir san Sebastián o de la beata Cecilia nos parezcan un tanto inalcanzables, no olvidemos que existe también el “martirio” en medio de nuestra vida ordinaria; el martirio de la fidelidad cotidiana al Evangelio; el martirio de vivir con gozo y alegría los valores cristianos, sin perder la paz por la hostilidad del ambiente; el martirio de perdonar las injurias y devolver bien por mal.

La hermana Cecilia Cendoya, actualmente beatificada junto con sus compañeras mártires, al igual que nuestro patrono San Sebastián, testimonian que hay cosas que tienen un valor tan grande, que no se les puede regatear el precio… Ellos eran débiles como nosotros, pero confiaron plenamente en la fuerza de Cristo.

Los mártires nos enseñan que si somos fieles a la oración, a la lectura de la Sagrada Escritura y a los sacramentos, Dios nos dará la capacidad y la fuerza para vivir de modo feliz y sereno el testimonio de la fidelidad, allí donde su providencia lo disponga.

¡Feliz día de San Sebastián, nuestro patrono mártir!

Anuncios

Con María de Arantzazu, Iglesia diocesana

Carta de
Mons. D. José Ignacio Munilla Aguirre
Obispo de San Sebastián

2018_munilla_aguirre_jose_ignacio

Con motivo de la celebración del Día de la Iglesia Diocesana, presentamos el resumen de los datos económicos de nuestra diócesis de San Sebastián, correspondiente al año 2017. Agradezco al equipo de economía de nuestro obispado el esfuerzo realizado para elaborar este informe, en medio de tantas otras tareas y ocupaciones. Renovamos nuestro compromiso por una gestión económica con criterios de profesionalidad y transparencia. Continuar leyendo “Con María de Arantzazu, Iglesia diocesana”

Eskerrik asko, aita (Muchas gracias, padre)

Carta de
Mons. D. José Ignacio Munilla Aguirre
Obispo de San Sebastián

2018_munilla_aguirre_jose_ignacio

Esta es la palabra que me brota en el momento del fallecimiento de Don Jose María Setién: eskerrik asko, aita! Ante todo, siento la necesidad de manifestar mi expresión filial de reconocimiento y agradecimiento ante quien ha sido mi padre y pastor.

En estos momentos, el hecho de que yo sea su sucesor, no deja de ser algo anecdótico. Mi relación con él no ha sido tanto la de hermandad entre obispos, cuanto la de filiación de un sacerdote hacia un obispo, de cuyas manos he recibido el mayor tesoro de mi vida: el sacerdocio. Continuar leyendo “Eskerrik asko, aita (Muchas gracias, padre)”

Yo soy yo, pero no soy mío

Carta de
Mons. D. José Ignacio Munilla Aguirre
Obispo de San Sebastián

2018_munilla_aguirre_jose_ignacio

(Este artículo  pretende, tras el debate abierto con mi anterior artículo “Eutanasia o suicidio asistido”, responder al escrito por Dña CONCHA CASTELLS CARRILLO, presidenta de la asociación pro-eutanasia DMD-DHE: En respuesta al obispo de San Sebastián) 

Comprendo perfectamente que las asociaciones pro-eutanasia se hayan sentido molestas e incómodas ante el recordatorio que hice en mi artículo “Eutanasia o suicidio asistido”, en referencia a que el primer estado moderno en legalizar la eutanasia fuese la Alemania nazi, (ley promulgada el 1 de septiembre de 1939). Continuar leyendo “Yo soy yo, pero no soy mío”

Eutanasia o suicidio asistido

Carta de
Mons. D. José Ignacio Munilla Aguirre
Obispo de San Sebastián

munillaaguirrejose

Llama la atención la falta de debate social tras la aceptación a trámite en el Congreso de Diputados de la ley de eutanasia, presentada por el PSOE y aprobada con el apoyo de PNV, Podemos, ERC y PDeCAT.

Lo curioso es que, mientras unos políticos propugnan la legalización de la eutanasia, en respuesta a una supuesta demanda social, los expertos en cuidados paliativos –que son quienes atienden a los pacientes terminales— son los más reacios.  El pronunciamiento de las asociaciones de cuidados paliativos ha sido nítido: su objetivo es ayudar a vivir con dignidad hasta la muerte. Continuar leyendo “Eutanasia o suicidio asistido”

Nota pública de los obispos de Pamplona-Tudela, Bayona, Bilbao, Vitoria y San Sebastián

LOS OBISPOS DE NAVARRA, EL PAÍS VASCO Y BAYONA ANTE LA DECLARACIÓN DE ETA

20 de abril de 2018

1. La Iglesia católica presente en las diócesis de Pamplona-Tudela, Bilbao, Vitoria, San Sebastián y Bayona, valora lo que de positivo tiene la “Declaración sobre el daño causado” de la banda terrorista ETA, después de 60 años de historia de muerte y de sufrimiento. Deseamos de todo corazón que el saludo bíblico “Paz a vosotros” se enraíce en nuestra tierra para siempre. Continuar leyendo “Nota pública de los obispos de Pamplona-Tudela, Bayona, Bilbao, Vitoria y San Sebastián”

Vida resucitada

Carta de
Mons. D. José Ignacio Munilla Aguirre
Obispo de San Sebastián

munillaaguirrejose

Hace diez años la escritora y filósofa Elsa Punset escribía un artículo con un título impactante: “¿Hay vida antes de la muerte?”. Una pregunta ciertamente provocadora, que tiene especial interés y actualidad en el contexto de la celebración cristiana de la Resurrección de Cristo. En efecto, en el momento en que una parte importante de la cultura occidental ha dado la espalda a sus raíces religiosas, al tiempo que se ha entregado al materialismo y al hedonismo, tiene sentido hacerse una pregunta que va mucho más allá de un ingenioso juego de palabras: La cuestión ya no es solo si existe vida después de la muerte, sino si hay vida antes de la muerte. Continuar leyendo “Vida resucitada”

Bajo el signo de la Cruz

Carta de
Mons. D. José Ignacio Munilla Aguirre
Obispo de San Sebastián

munillaaguirrejose

Hoy, Miércoles de Ceniza, nuestra Diócesis se dispone a iniciar la Cuaresma bajo el signo de la Cruz. Por una parte, llega a nuestra Catedral del Buen Pastor la imagen del Santo Cristo de la Agonía, esculpida en 1622 por Juan de Mesa. Se trata de una de las mejores tallas de la imaginería barroca española, que se venera en la Parroquia de San Pedro de Bergara, y que, después de un tiempo de restauración y exposición en Sevilla, retorna a casa. El próximo domingo, día 18, la imagen será acogida en Bergara. Hasta entonces, del 14 al 16, celebraremos un triduo en honor al Santo Cristo de la Agonía en nuestra Catedral de San Sebastián. Continuar leyendo “Bajo el signo de la Cruz”

Santa Misa en la Solemnidad de San Sebastián, mártir

Homilía de
Mons. D. JOSÉ IGNACIO MUNILLA AGUIRRE
Obispo de San Sebastián

munilla20012018

Basílica de Santa María del Coro, San Sebastián
Sábado 20 de enero de 2018

 

Batalla de la perseverancia

Queridos hermanos sacerdotes concelebrantes, queridos donostiarras y los que habéis llegado de fuera para celebrar este día; queridas autoridades presentes: Sed todos bienvenidos a esta Basílica de Santa María, donde la imagen de nuestro patrono San Sebastián preside el retablo mayor.

“A mal tiempo, buena cara”, dice el conocido refrán; y hétenos aquí un año más, celebrando nuestra fiesta patronal de San Sebastián en medio de unas previsiones meteorológicas nada favorables, con la convicción decidida de quien no se arredra ante las adversidades, sino que está dispuesto a vivir la fiesta con entusiasmo, haciendo de la necesidad virtud; e incluso, dispuestos a aderezar nuestro ánimo con un toque de sentido del humor hacia nosotros mismos y hacia nuestras circunstancias. Continuar leyendo “Santa Misa en la Solemnidad de San Sebastián, mártir”

Un pastor de pastores. In memoriam, Cardenal Marcelo González Martin

Carta de
Mons. D. José Ignacio Munilla Aguirre
Obispo de San Sebastián

munillaaguirrejose

Se cumplen ya 12 años del fallecimiento de un “pastor de pastores”, del que me considero “hijo”. Fue en el año 1979 cuando conocí al entonces Cardenal de Toledo, D.  Marcelo González Martín. Al poco tiempo ingresé en el Seminario Conciliar de la Archidiócesis toledana. El año anterior, en noviembre de 1978, nueve obispos españoles, encabezados por D. Marcelo, habían publicado una carta pastoral en la que tuvieron el atrevimiento de señalar la ambigüedad con la que habían sido redactados algunos puntos del texto constitucional que se sometía entonces a referéndum. Continuar leyendo “Un pastor de pastores. In memoriam, Cardenal Marcelo González Martin”