¿Católico?

Carta de Mons. D. José María Yanguas Sanz
Obispo de Cuenca

Domingo, 25 de septiembre de 2022

Queridos diocesanos:

Siempre resulta un útil ejercicio de pensamiento volver a plantearse cuestiones fundamentales, mil veces abordadas, para las que pensamos tener una respuesta satisfactoria. Sin embargo, necesitan ser repensadas a medida que los contestos teológicos, las situaciones culturales, las circunstancias sociales y personales, varían sustancialmente. De repente caemos en la cuenta de que las respuestas antes satisfactorias quizás ya no lo son tanto o, al menos, pueden precisar de matizaciones y distingos, antes tenidos por superfluos. Pasa lo mismo también con conceptos fundamentales cuyo significado, hasta hace muy poco, resultaba claro para todos.

Motivos diversos pueden llevar a analizar de nuevo ideas y conceptos básicos de la f o de la moral que teníamos por bien conocidos y sobre los que no albergábamos ninguna duda ni nos planteaban especial dificultad.

Continuar leyendo «¿Católico?«

De causas, efectos y consecuencias

Carta de Mons. D. José María Yanguas Sanz
Obispo de Cuenca

Domingo, 18 de septiembre de 2022

Queridos diocesanos:

Esta colaboración tiene como título “de Causas, efectos y consecuencias” y está motivada por la tendencia a no reconocer que determinados hechos guardan estrecha relación con otros, de manera que se puede afirmar, sin mayores precisiones, que actúan como verdaderas causas de los mismos. Otras veces esos hechos son consecuencia de un conjunto de fenómenos, de circunstancias o situaciones, sin que ninguna de ellos en particular pueda calificarse como causa de los hechos en cuestión. No me refiero aquí a hechos o fenómenos de mundo de la mecánica o de la física en general, sino a los que podemos calificar, en general, de humanos.

Sucede también con relativa frecuencia que se busquen las causas de ciertos fenómenos donde no se encuentran, y se propongan, en consecuencia, remedios a los mismos que no lo son en absoluto. Errada la causa, errada la solución del problema.

Continuar leyendo «De causas, efectos y consecuencias»

La misión de exponer las verdades de la fe y la moral católica

Carta de Mons. D. José María Yanguas Sanz
Obispo de Cuenca

Domingo, 11 de septiembre de 2022

Queridos diocesanos:

Es bien conocido que, además de la coacción física, es decir, de la violencia o fuerza física que se usa para obligar a alguien a decir o hacer algo contrario a su voluntad, existe también la coacción moral o psicológica con la que se intenta intimidar o acobardar a las personas forzándolas a actuar en un determinado sentido. No faltan en nuestros días ejemplos de uno y otro tipo de violencia, lo cual supone siempre una falta de respeto a la persona y a su libertad.

Los últimos Papas han hablado en no pocas ocasiones de la tiranía de las ideologías que buscan imponer un determinado modo de pensar, de juzgar y actuar. Se sirven sobre todo de los medios de comunicación y aseguran ayudas a quienes, personas, grupos o pueblos, se sometan al pensamiento que se pretende imponer; o bien amenazan con negarlas, condenar al olvido mediante una suerte de damnatio memoriae, dificultar o impedir el justo progreso en la carrera profesional, enfangar la fama de las personas “rebeldes”, difundir noticias insidiosas sobre ellas, esparcir rumores mal intencionados, poner bajo sospecha sus actuaciones, distorsionar sus palabras, etc., con el fin de privarlas de su autoridad moral o de desacreditarlas.

Continuar leyendo «La misión de exponer las verdades de la fe y la moral católica«

Reflexiones antes el nuevo curso

Carta de Mons. D. José María Yanguas Sanz
Obispo de Cuenca

Domingo, 4 de septiembre de 2022

Queridos diocesanos:

En la vida de cada cristiano, lo mismo que en la de las instituciones y en la de la Iglesia en general, las dificultades verdaderas, los obstáculos que dificultan mayormente su camino, las adversidades que pueden frenar su desarrollo, no son, por lo general, las que más se ven o las más fáciles de identificar. Los enemigos más insidiosos son los que están ocultos, los que no se hacen presentes a primera vista o aquellos otros que ofrecen un aspecto menos amenazador. Los más peligrosos no son siempre los que se identifican en seguida como tales, ni los que solemos llamar “enemigos declarados”.

Los fieles cristianos nos lamentamos con frecuencia del ambiente secularizado en el que muchos hombres parecen desenvolverse como si Dios no existiera, o de las costumbres que “normalizan” comportamientos ajenos a las exigencias auténticamente cristianas. Otras veces, es el clima hedonista, en ocasiones casi irrespirable, el que es objeto de nuestras quejas, pero también, en ocasiones, disculpa para nuestra pereza, excusa para actitudes renunciatarias y complacientes con ese mismo clima. No se puede negar que las dificultades son reales y que se van difundiendo modos de pensar y modelos de comportamiento abiertamente contrarios a los que proponen la fe y la moral católica. Probablemente lo mismo se podría decir de siglos pasados: basta leer los documentos pontificios de ese tiempo; pero no vale la pena entrar en discusiones sobre este asunto, de muy difícil dilucidación.

Continuar leyendo «Reflexiones antes el nuevo curso«

Santa Misa en el XXV aniversario de la muerte de Mons. D. José Guerra Campos

Homilía en la Misa Funeral del XXV aniversario de la muerte de Mons. José Guerra Campos

Hace 25 años en un día como hoy, 15 de julio, fallecía Mons. José Guerra Campos. Sus restos fueron inhumados en la catedral de Cuenca dos días más tarde, el 17 de julio de 1997. Fue Obispo de esta diócesis de Cuenca a lo largo de 23 años, desde 1973 a 1996. Su dilatado servicio a esta iglesia particular bien merece nuestro recuerdo agradecido y que celebremos con agradecimiento y particular solemnidad estos 25 años transcurridos desde su fallecimiento. Aunque podamos abrigar la convicción personal de que el Señor ya lo ha recibido hace tiempo en su seno, elevamos nuestras plegarias al cielo pidiendo por su eterno descanso. Su memoria sigue viva entre muchos de vosotros y sus restos mortales nos acompañan en la sencilla tumba a los pies de San Julián en la capilla del Trasparente, donde acudiremos al final de la Santa Misa para rezar un responso por su alma.

Nació en un pueblo de La Coruña en septiembre de 1920 y murió en Sentmenat, Barcelona, en una residencia de la Sociedad Misionera de Cristo Rey que había erigido poco años antes como Asociación Pública de Fieles, aprobando también sus Estatutos. Fue ordenado sacerdote en 1944; realizó sus estudios de Bachillerato en Teología en Roma en la prestigiosa Pontificia Universidad Gregoriana, y obtuvo los grados de licenciatura y doctorado en Teología en la no menos famosa Universidad de Salamanca. Fue nombrado Obispo Auxiliar de Madrid en 1964, siendo titular de la Sede Mons. Casimiro Morcillo. Asistió a la tercera y cuarta sesiones del Concilio Vaticano II, en la que destacó por sus brillantes intervenciones sobre el ateísmo marxista. De 1964 a 1972 fue Secretario General de episcopado español. Desempeñó numerosos cargos de responsabilidad a nivel nacional e internacional. Muchos recordamos todavía su participación en el programa de TVE “El octavo día”, que fue seguido por millones de españoles. Gran experto en la cuestión jacobea. Fue uno de los más relevantes Obispos de la Iglesia Española de la segunda mitad del pasado siglo.

Continuar leyendo «Santa Misa en el XXV aniversario de la muerte de Mons. D. José Guerra Campos»

La familia, “habitat” natural para el desarrollo integral de la persona

Carta de Mons. D. José María Yanguas Sanz
Obispo de Cuenca

Domingo, 3 de julio de 2022

El pasado domingo 26 de junio se clausuró el Año de la Familia con la celebración en Roma del X Encuentro Mundial de las Familias. En nuestra diócesis cerramos el Año de la Familia con una Eucaristía en la parroquia de san Fernando. Pocos minutos antes de su inicio pudimos participar on line en el rezo del Ángelus con el Papa Francisco y con los fieles reunidos en la plaza de San Pedro.

El Papa quiso que, durante el pasado año, la Iglesia centrara su atención en la realidad de la familia y del designio divino sobre la misma. El fin es poner más de manifiesto aún la verdad y la belleza del matrimonio y de la familia. La celebración de este Año resultaba muy pertinente, dados los modelos de convivencia, que desde ya años, se van instalando entre nosotros. Los retos que sufre la familia cristiana no son solo los derivados de las dificultades que muchos encuentran para tener su propio hogar; de las estrecheces económicas que padecen; de los problemas de horario de trabajo que hacen difícil su conciliación con los deberes familiares; de las incomprensiones sociales y familiares que encuentran, a veces, quienes desean vivir su matrimonio según el Evangelio. La lógica del amor, de la entrega y del servicio que impregna la visión cristiana de matrimonio y familia chocan frontalmente con la que mira al otro como objeto para la satisfacción de los propios deseos; con la propia del usar y tirar; con la que prima sobre todo la obtención de placer, que rehúye todo sacrificio; con la que lleva a pensar que uno se ha equivocado solo porque han surgido las lógicas dificultades, las desavenencias por motivos fútiles, que parecen justificar la ruptura de los vínculos contraídos…

Continuar leyendo «La familia, “habitat” natural para el desarrollo integral de la persona»

La experiencia sinodal

Carta de Mons. D. José María Yanguas Sanz
Obispo de Cuenca

Domingo, 26 de junio de 2022

Queridos diocesanos:

El domingo 11 de junio tenía lugar en Madrid la jornada conclusiva de la fase nacional de la Asamblea Sinodal de la Iglesia en España. Tomaron parte en la misma más de 600 personas, llegadas de todas las diócesis españolas. La mayor parte de los participantes eran laicos que representaban a las distintas Iglesias particulares. Junto a ellos, estuvo presente un elevado número de Obispos, además de sacerdotes y consagrados. Los actos centrales de la jornada fueron la concelebración de la Eucaristía presidida por el Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Card. Omella, junto con la presentación de la síntesis de los trabajos sinodales.

Algunos días antes de la celebración de Madrid, se hizo llegar al equipo nacional desde nuestra diócesis la síntesis de las conclusiones elaboradas en los meses precedentes por los 60 grupos sinodales diocesanos, que habían trabajado un temario de cuestiones en los meses anteriores. Como es sabido, los objetivos principales de las sesiones de los grupos sinodales encontraron su mejor concreción en tres palabras: encontrarnos, escucharnos, discernir; todo ello en un clima de oración, conscientes de que lo más importante en los trabajos sinodales era discernir la voz del Espíritu en nuestra actual situación eclesial. Para ello resultaba imprescindible que el Pueblo de Dios se “encontrase”, se reuniese en una experiencia viva de comunión, para que sus miembros nos escuchásemos unos a otros en un clima de colaboración respetuosa y sincera, a la búsqueda de lo que el Espíritu sugiere hoy a la Iglesia (cfr. Ap 2, 7) en su tarea evangelizadora, y de los caminos que debe recorrer en este momento de la historia.

Continuar leyendo «La experiencia sinodal»

Santa Misa en la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Homilía en la Solemnidad del Corpus Christi

Queridos hermanos: saludo cordialmente a todos, de manera particular a los miembros de la Hermandad del Santísimo Sacramento, a la Junta de Cofradías, a cuantos llevaréis sobre vuestros hombros al Santísimo Sacramento durante la procesión por las calles de Cuenca y a cuantos habéis engalanado su recorrido con altares y adornos. ¡Que Dios os bendiga!

Solemnidad del Corpus Christi. Día en que la Iglesia fija su mirada en la Sagrada Hostia expuesta a la adoración de los fieles, en la que confiesa estar realmente presente el Hijo del Dios vivo y de la Virgen Santísima con su cuerpo, sangre, alma y divinidad. La Iglesia admira y alaba la misericordia y bondad infinitas de Dios. Y sobre todo adora. Se postra yadora en silencio, aunque este, paradójicamente, se exprese en cánticos de júbilo. A veces comentamos de una persona que ríe por no llorar. Es justamente lo que nos ocurre en este día: cantamos, aunque lo que desearíamos es mantenernos en silencio mostrando nuestro asombro, el pasmo, el desconcierto ante el milagro de la Eucaristía. Es demasiado grande el misterio que celebramos; excede tanto nuestra razón que casi nos aturde. Por eso, a la vez que adoramos cantando, guardamos silencio en nuestro interior sin llegar a comprender que el Hijo de Dios, que con su poder abarca la tierra y el cielo, quede prisionero, permitid la expresión, en un trozo de pan; un Pan que ya no es tal más que en apariencia, porque toda su substancia es ahora la substancia, la carne y la sangre de Cristo. Solo cabe que entre en juego la fe, la virtud de la fe, su fuerza, que supera la duda, el escepticismo, la perplejidad, la vacilación, que provocan los sentidos Confesemos nuestra fe, confiados en la palabra de Dios que es garantía de verdad: “Esto es mi Cuerpo”. Tremendo, inexplicable, misteriosísimo…, pero verdad! Digamos con santo Tomas: No vemos Señor tus llagas como las vio Tomas, pero te confesamos como Dios nuestro; haz que aumente nuestra fe en Ti que en Ti esperemos y te amemos.

Continuar leyendo «Santa Misa en la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo»

Adorable misterio de amor y comunión

Carta de Mons. D. José María Yanguas Sanz
Obispo de Cuenca

Domingo, 19 de junio de 2022

Querido diocesanos:

Los Obispos españoles de la Subcomisión Episcopal para la Acción Caritativa y Social han hecho público el Mensaje para la solemnidad del Corpus Christi, Día de la Caridad, que la Iglesia celebra el domingo 19 de junio. El Mensaje lleva el sugerente título: De la adoración al compromiso, que nos invita a la reflexión.

Cada uno de los términos del citado título tiene grandísima importancia para el cristiano. La adoración, la actitud y los gestos de adoración, pertenecen al núcleo central de la praxis cristiana.  Cuando Dios revela a Moisés su voluntad, y esta queda grabada en las tablas de piedra, la Escritura dice: “Moisés al momento se inclinó y se postró en tierra” (Ex 34, 8); y cuando Dios se manifiesta a Moisés en el monte Horeb y el hombre de Dios se acerca a la zarza que arde sin consumirse, el mismo Señor le ordena quitarse las sandalias en señal de sumo respeto, porque: “el sitio que pisas es sagrado” (Ex 3, 5). El salmista invita a todo el pueblo a reconocer a Dios, diciendo: “Entrad postrémonos por tierra, bendiciendo al Señor creador nuestro” (Sal 95, 6).

Continuar leyendo «Adorable misterio de amor y comunión»

Santa Misa con el Rito de la Ordenación de presbíteros

Homilía en la Ordenación de presbíteros de Francisco y Carlos

Queridos Francisco y Carlos, queridos sacerdotes concelebrantes; un saludo particular para los padres, hermanos, abuelos, tíos, parientes de los ordenandos; para los formadores y compañeros del Seminario; queridos fieles de las parroquias de San Julián y de La Paz.

La ordenación de algunos miembros de nuestra comunidad diocesana es siempre motivo de especial alegría, más que suficiente para cantar con el salmista: “En verdad, Dios ha estado grande con nosotros”. Por eso, el primer sentimiento es de profunda gratitud a Dios Nuestro Señor, que sigue dando a su pueblo nuevos Pastores, que anunciarán su Palabra a todos en tiempo oportuno e importuno, guiarán con su consejo y su ejemplo a los fieles en su peregrinar terreno y celebrarán los sacramentos, fuente inagotable de vida divina. Gratitud a Dios y gratitud a cuantos les habéis acompañado hasta llegar a este momento feliz: padres, familia, catequistas, sacerdotes, formadores del Seminario, párrocos con los que se han iniciado en el ministerio ordenado en los últimos meses. Gracias a todos. Que Dios os lo pague.

Continuar leyendo «Santa Misa con el Rito de la Ordenación de presbíteros»