¡Enhorabuena!

Carta del cardenal D. Ricardo Blázquez Pérez
Administrador apostólico de Valladolid

Julio 2022

El día 17 del pasado mes de junio se hizo público simultáneamente en Roma y Valladolid el nombramiento del Sr. Obispo auxiliar D. Luis Argüello como Arzobispo de Valladolid. Fue una buena noticia por muchos motivos; y nos alegramos profundamente por la decisión del Papa Francisco. Recibimos la designación con gratitud al Señor y con disponibilidad eclesial. También podemos hacer nuestra la aclamación bíblica: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!

¡Enhorabuena a la Archidiócesis de Valladolid! Desde hace bastante tiempo esperábamos un nuevo Pastor. Como en varias ocasiones he dicho, recuerdo también hoy: Agradezco al Papa Benedicto XVI su nombramiento en 2010 para ser arzobispo de Valladolid; una vez cumplida la edad reglamentaria de los 75 años presenté la renuncia por escrito a la Santa Sede cuya respuesta fue que continuara hasta que “se provea de otra manera”; unos años más tarde por segunda vez me dijeron lo mismo adelantando ya que aceptaba la renuncia sin indicar ni aproximadamente una fecha. Si no hubiera tenido buena salud, gracias a Dios, habría solicitado la pronta aceptación aceptación, pero no insistí pues eran conocidas tanto mi edad como la actitud personal. Hasta el final del tiempo decidido por el Papa he presidido la Diócesis, cumpliendo lo que me exigía el ejercicio ministerial. Hoy me alegro porque me ha sido aceptada la renuncia y porque el sucesor sea el Obispo auxiliar.

Continuar leyendo «¡Enhorabuena!»

Mensaje a la Archidiócesis de Valladolid

CARDENAL ADMINISTRADOR APOSTÓLICO DE VALLADOLID

En las últimas semanas algunas personas me han preguntado: ¿ No hay noticias?, refiriéndose al nombramiento del nuevo Arzobispo y por tanto, a la terminación de mi ministerio aquí habiendo cumplido hace algún tiempo ochenta años y más de cinco de haber presentado la renuncia al Papa. Manifiesto que me he encontrado contento y gratificado en la Diócesis, cumpliendo la misión que se me encomendó. Si no hubiera tenido buena salud, hubiera pedido el relevo, ya que a mí modo de ver lo prioritario era que la Diócesis fuera servida lo mejor posible.

Pues bien, hoy puedo responder a aquella pregunta : ¿Hay noticias?  ¡ Sí, hay noticias y estas son buenas ! Por doble motivo estamos contentos. El Papa ha provisto con un nuevo arzobispo al servicio pastoral de la archidiócesis; y ha sido nombrado para esta sede metropolitana Mons. Luis Javier Argüello, hasta ahora Obispo auxiliar y Secretario General de la Conferencia Episcopal Española. ¿Lo conocéis? Yo también.

Continuar leyendo «Mensaje a la Archidiócesis de Valladolid»

Fiesta del “Corpus Christi”

Carta del cardenal D. Ricardo Blázquez Pérez
Arzobispo de Valladolid

Junio 2022

El día 19 celebramos la fiesta del “Corpus Christi” o en castellano la solemnidad del “Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo”. Nos resulta probablemente más familiar la denominación latina que la del calendario litúrgico. Desde hace bastantes años la Conferencia Episcopal Española y el Gobierno acordaron, teniendo en cuenta otras fiestas de carácter civil y el Estatuto de los trabajadores, que se celebrara esta fiesta el domingo siguiente al jueves en que tradicionalmente se celebraba (“el sexagésimo día después del domingo de Pascua”). Aunque hubo inicialmente alguna incomodidad, ya está asimilado el cambio, respetando situaciones particulares. Es verdad que aquellos versos ampliamente conocidos “Tres jueves hay en el año que relumbran más que el sol, Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión”, han sido relegados a la memoria.

El Corpus Christi es una fiesta que debe mantener su rango celebrativo en la conciencia de los fieles y de las comunidades cristianas. La solemnidad de la celebración de la Eucaristía, la procesión con los signos tradicionales, la convocatoria de Congresos Eucarísticos, como en Valladolid celebramos hace algunos años, manifiestan su lugar destacado.

Continuar leyendo «Fiesta del “Corpus Christi”»

Acto de nombramiento como Hijo Predilecto de Valladolid

Intervención del cardenal D. Ricardo Blázquez Pérez
Arzobispo de Valladolid

Valladolid, 7 de mayo de 2022

Señor Alcalde y Corporación municipal, autoridades, amigos y conciudadanos: A todos saludo con respeto y afecto; manifiesto mi gratitud por vuestra presencia y felicitación.

El Excmo. Ayuntamiento de nuestra ciudad adoptó el día 11 de enero último el acuerdo de nombrarme “Hijo Predilecto de Valladolid”. Recibí la noticia con una sorpresa tan grata como inesperada. Al tiempo que expreso mi honda gratitud, quiero manifestar que me siento muy honrado. Este nombramiento me une más entrañablemente a mi querida ciudad de Valladolid. La designación toca fibras muy sensibles de mi espíritu.

Considero la ciudad de Valladolid también mí ciudad por un título nuevo. En adelante mi relación con Valladolid no es sólo de Arzobispo, a quien el Papa encomendó este ministerio pastoral hace doce años, que yo he deseado cumplir con solicitud apostólica, sino también de conciudadano en virtud de la designación de “Hijo Predilecto”. Me recibís como hijo en la ciudad y yo me uno cordialmente a vuestra familia en relación recíproca. Por este motivo podemos llamar “nuestro” a lo que la historia nos ha transmitido; miramos el futuro con la misma esperanza e idéntico empeño. La Semana Santa es “nuestra” con pertenencia singular; esta plaza de Portugalete es “nuestra” por un título peculiar. De cara al futuro compartimos tareas, esperanzas e inquietudes como encomendadas a nuestra ciudad.

Continuar leyendo «Acto de nombramiento como Hijo Predilecto de Valladolid»

¡Verdaderamente ha resucitado!

Carta del cardenal D. Ricardo Blázquez Pérez
Arzobispo de Valladolid

Abril 2022

La palabra “Pascua” es originalmente un vocablo hebreo “Pesaj”, que designa la fiesta principal judía y cristiana. Los judíos en la “pesaj” conmemoran la salida de Egipto, es decir, la liberación de la esclavitud que como pueblo Israel padecía, Jesús la celebró anualmente como israelita fiel. Los cristianos celebramos la resurrección de Jesucristo que es la fiesta suprema y más antigua de la Iglesia. En la última Cena con sus discípulos anticipó Jesús el cambio del contenido nuevo, en el marco de la fiesta de Pascua (cf. Jn. 13, 1; Mt. 26, 17; Mc. 14, 12-16; Lc. 22, 14 ss.). La Iglesia en la fiesta anual de la Pascua y en el Domingo que es la pascua semanal celebra el memorial de la resurrección de Jesucristo, el paso de la muerte a la Vida (cf. Sacrosanctum Concilium 102 y 106). Este año celebramos la Vigilia Pascual la noche del día 16 y el domingo día 17 comienza la cincuentena pascual, hasta la fiesta de Pentecostés, el domingo 5 de junio. Como celebramos a lo largo del año muchas fiestas y, además, en la sociedad se nos proponen sin cesar numerosas jornadas para subrayar la importancia de realidades humanas y sociales básicas, en esta situación es necesario que lo principal no se allane al nivel de otros motivos cristianos y sociales. Lo primordial es fundamental y lo derivado es de menor orden e importancia.

Continuar leyendo «¡Verdaderamente ha resucitado!»

Semana Santa

Carta del cardenal D. Ricardo Blázquez Pérez
Arzobispo de Valladolid

Abril 2022

La Semana Santa está a las puertas. Ya se acercan los días santos de la celebración anual de los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Desde el principio de la Cuaresma, desde el Miércoles de Ceniza, venimos preparándonos con obras de piedad, de reconciliación y de caridad. Confiamos que la celebración de este año pueda transcurrir como ha sido habitualmente, ya que los dos últimos años ha sido limitada a causa de la pandemia. Aunque ésta ha remitido, no ha desaparecido; consiguientemente, debemos actuar con precaución y seguir las recomendaciones de la autoridad sanitaria. Con ilusión especial se vienen preparando las manifestaciones de la piedad popular, que en nuestra Diócesis son relevantes. Necesitamos también prepararnos interiormente las personas, cofradías, comunidades y parroquias. Ya sabemos que en Valladolid la “procesión va por dentro” (Miguel Delibes), pero esa interioridad debe comportar los sentimientos de la fe y de la piedad cristianas.

Continuar leyendo «Semana Santa»

Sevidores de la Iglesia en camino

Carta del cardenal D. Ricardo Blázquez Pérez
Arzobispo de Valladolid

Marzo 2022

En la fiesta de San José celebramos desde hace muchos años la Jornada del Seminario en nuestras diócesis. La conexión entre la memoria litúrgica de San José, esposo de la Virgen María y padre adoptivo de Jesús, y el seminario es la siguiente: Así como en el hogar de Nazaret Jesús creció, fue educado y desde allí salió para cumplir la misión que el Padre le había confiado, de manera semejante en la familia del seminario son formados los seminaristas para el ministerio sacerdotal. Después de haber concluido hace unos meses el año de San José, al que nos convocó el Papa Francisco, con renovada confianza invocamos su custodia sobre nuestros seminarios.

Ante todo quiero dar gracias a Dios porque continúa llamando a jóvenes para el sacerdocio; en situaciones de penuria vocacional, valoramos con particular gratitud este precioso don de Dios, que no es conquista nuestra. Felicito cordialmente a los seminaristas con afecto y esperanza; los acompañamos en su itinerario vocacional hasta su ordenación sacramental y después formamos parte del mismo presbiterio como hermanos. En esta oportunidad quiero manifestar mi agradecimiento a los formadores del Seminario. La Diócesis entera –presbíteros, diáconos, catequistas, parroquias, familias, comunidades cristianas- mostremos nuestro apoyo al Seminario; en la oración y en la fraternidad cristiana ocupará un puesto preferente. Podemos probablemente afirmar que la vitalidad de una Diócesis tiene un test singular en el cuidado de las vocaciones sacerdotales. Recurriendo a un adagio tradicional podemos decir que se trata de lo nuestro, de lo que a todos nos afecta íntimamente.

Continuar leyendo «Sevidores de la Iglesia en camino»

Cuarentenas y Cuaresma

Carta del cardenal D. Ricardo Blázquez Pérez
Arzobispo de Valladolid

Marzo 2022

A medida que va cediendo la pandemia, que durante dos años nos ha amenazado y condicionado en la salud, el trabajo, la movilidad y las actividades, pasan a un mal recuerdo las “cuarentenas”, es decir, el aislamiento preventivo a que se somete a las personas durante un periodo de tiempo por razones sanitarias. Según los expertos, remite la sexta ola de contagios del Covid-19, la pandemia da un respiro y esperamos que no retorne.

Desde un punto de vista lingüístico están emparentadas a través del número cuarenta las palabras cuarentenas y cuaresma, que es un tiempo litúrgico de preparación a la Pascua de Resurrección, y discurre desde el miércoles de Ceniza hasta el Jueves Santo. La Cuaresma está a las puertas; este año comienza el día 2 de marzo. Es un tiempo litúrgico “fuerte” de penitencia y de conversión, de intensificación de la vida espiritual y caritativa. Irrumpe la cuaresma como una especie de aldabonazo que golpea nuestras puertas para despertar de la somnolencia, llamándonos a volver al Señor, Dios de misericordia y de perdón, a entrar en este tiempo especial de gracia y de salvación. La celebración del misterio pascual de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo será tanto más fecunda en la vida de los cristianos y de las comunidades cuanto más auténticas sean las prácticas cuaresmales. Llega la Cuaresma para sacarnos de la rutina, de la superficialidad y de la distracción.

Continuar leyendo «Cuarentenas y Cuaresma»

Visita “ad limina”

Carta del cardenal D. Ricardo Blázquez Pérez
Arzobispo de Valladolid

Febrero 2022

A La semana última del mes de enero hicimos el cuarto grupo de obispos, formado por las provincias eclesiásticas de Toledo, Madrid y Valladolid y el Arzobispado Castrense, la llamada visita “Ad Limina Apostolorum”. Con nuestro grupo concluyó la Conferencia Episcopal Española la visita al Papa y a los Dicasterios de la Curia Romana. En el mismo nombre de la visita aparece claro que en ella ocupa un lugar relevante la celebración de la Eucaristía en las basílicas de San Pedro y de San Pablo, donde se veneran los sepulcros de los Apóstoles que padecieron el martirio, uno en la colina del Vaticano y otro en el comienzo de la Vía Ostiense, fuera de las murallas de la ciudad.

La visita “ad limina” expresa la catolicidad de la Iglesia y la unidad del Colegio de los Obispos, presidido por el sucesor de Pedro. A través de la visita “ad limina” se reconoce la Iglesia Romana como centro y madre de las Iglesias diseminadas por el mundo; con palabras de San Ignacio de Antioquía (martirio, 107), “preside en la caridad universal”; manifiesta la autoridad especial de la “cátedra” de Roma y el “carisma de servicio” que presta a todos los católicos la sede de Pedro.

Continuar leyendo «Visita “ad limina”»

Dos ancianos, testigos de esperanza

Carta del cardenal D. Ricardo Blázquez Pérez
Arzobispo de Valladolid

Febrero 2022

A los cuarenta días de Navidad celebramos el dos de febrero la fiesta de la Presentación del Señor en el Templo. Llevado por José y María fue recibido por el anciano Simeón y la profetisa Ana, también anciana. Navidad y Manifestación (epifanía) son inseparables, ya que el Hijo de Dios nació y se dio a conocer. Dios se ha hecho visible en Jesús por quien nos ha hablado (cf. Jn. 1, 18; Heb. 1, 1-2; 1 Jn. 1, 1-4). Los pastores encontraron al Niño recostado en un pesebre y junto a Él María y José en la noche de Belén; más tarde se manifestó a los magos venidos de Oriente; el tiempo de Navidad termina litúrgicamente con el Bautismo de Jesús en que una voz del cielo proclama: Tú eres mi Hijo; y en la Presentación movidos por el Espíritu Santo los dos ancianos se encuentran con el Señor. Antes de la reforma promovida por el Concilio Vaticano II el tiempo litúrgico de Navidad llegaba hasta esta fiesta; por ello en algunos lugares el “nacimiento” se puede contemplar hasta la Presentación, como en la Plaza de San Pedro en Roma. Navidad y Epifanía son inseparables; en el silencio nace el Señor, se manifiesta y lo recibimos en la fe. Simeón tomando en brazos al Niño, bendijo a Dios porque había visto al Salvador, “luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel” (Lc. 2, 32). Y Ana, avanzada en años “hasta los ochenta y cuatro”, alababa también a Dios y hablaba del Niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén” (Lc. 2, 38). Dios da a conocer a su Hijo por un ángel, por una estrella, por el Espíritu que movió a Simeón y a Ana. Los dos ancianos se alegran en el Señor y como testigos se hacen lenguas del Niño, anunciando el misterio de Jesús.

Continuar leyendo «Dos ancianos, testigos de esperanza»