El Acontecimiento

Carta de Mons. Fr. Jesús Sanz Montes, OFM
Arzobispo de Oviedo

Domingo, 4 de diciembre de 2022

Queridos hermanos y amigos: paz y bien.

Tal vez la vida se deja caer en un vacío que acaba destruyéndonos cuando con una resignación malsana suelta los brazos porque todo ya le da lo mismo. Acaso ha entrado en un bucle de repetitiva inercia en donde se deja convencer de que todo es igual, de que no hay nada nuevo bajo el sol como decía el sabio (cf. Ecles 1, 2), para sumirse en la vanidad de las vanidades cada vez más viejos en todos los sentidos. Y, sin embargo, cuando sin prejuicio nos atrevemos a escuchar de veras el corazón, debemos constatar que el hombre no sabe dejar de esperar, no puede censurar ese grito que pone nombre a nuestra espera. La vida entera nos reclama un cumplimiento que nuestras manos son incapaces de amasar, aunque la insatisfacción nos reproche continuamente el superlativo más allá o el mucho mejor en cuanto tocamos, en lo que alcanza nuestra vista o somos capaces de soñar. Esperamos que suceda algo, que acontezca alguien, que ponga plenitud en el corazón que ha sido creado para un infinito que no sabemos ni colmar ni calmar. Y esta es la historia de los hombres, que describe por doquier en cada época, en cada lugar, el ansia de una plenitud gozosa, humilde, bella y llena de bondad. Otra cosa es el camino que cada generación y cada persona ha recorrido para llegar al encuentro con aquello o aquel que pueda abrazar nuestra humanidad herida por una pregunta que nos reclama una respuesta de verdad. Pero de mil modos y maneras, esperamos siempre que esto siempre acontezca. La palabra acontecimiento indica algo más que un simple suceder. El acontecimiento nos arranca de la rutina cotidiana para gritar­nos que es posible la sorpresa y el estupor. Esto es el adviento. Ven Señor Jesús.

La historia de este tiempo litúrgico habla de los tres advientos: mirando al Señor que ya vino una vez (hace 2000 años), nos preparamos a re­cibirle en su última venida (al final de los tiempos), acogiendo al que in­cesantemente llega a nuestro corazón (en el hoy de cada día). Ahí tenemos la conjugación de los verbos de la vida: el pasado, el presente y el futuro, que se concentran en el reconocimiento del que vino, del que volverá, y del que siempre está a nuestro lado sin marcharse jamás.

Sin duda que necesitamos que acontezca la eterna novedad del Señor en las venas de nuestra vida. Porque hay demasiadas pesadillas en nuestro mundo planetario de las que despertar, demasiadas rutinas que cansan y agotan, demasiadas necesidades en nues­tro corazón y en el corazón social de que Alguien que ya vino y que vendrá, venga ahora también para encendernos la luz, una Luz que no se apague, que nos alumbre sin deslumbrarnos, y para cambiar todas nuestras maldiciones y enconos en ternura y bendición, como quien estrena una nueva vida, esa para la que propiamente nacimos.

A esto se nos llama y para esto se nos quiere preparar en estas semanas que componen el adviento cristiano poniendo en nuestros labios una vez más, pero con sabor a estreno, el canto de los santos que reconocieron el acontecimiento que Dios les ofrecía. Ellos supieron poner nombre a su espera: ¡Ven Señor, ven y no tardes ya! Este sería igualmente nuestro grito, o nuestra plegaria, o las dos cosas. La espera no cambia, el acontecimiento de Dios que se hace hombre tampoco. Sólo cambiamos nosotros que, con el paso de los días y el secreto de cada circunstancia, somos invitados a reestrenar lo que Dios nos dice y lo que nos regala. Este es el Acontecimiento que jamás caduca ni se gasta. Dichoso quien sin censura ninguna se atreve a esperarlo como la vez primera.

El Señor os bendiga y os guarde.

sanzmontes_firma

✠ Fr. Jesús Sanz Montes, ofm
Arzobispo de Oviedo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s